Agrisal Hoteles gradúa a 630 jóvenes en dos diplomados

Desde 2008 hasta la fecha, se han beneficiado a más de 7,500 estudiantes provenientes de instituciones públicas y privadas que imparten el técnico en Hostelería y Turismo.

Con los conocimientos adquiridos gracias a Agrisal Hoteles, los estudiantes graduados aspiran a convertirse en profesionales de la industria hotelera. Foto EDH / Lissette Monterrosa

Por Alejandro Pacas

Feb 18, 2019- 18:08

Katherine Elizabeth Zelayandía cursa el último año de bachillerato en el Instituto Nacional de San Bartolo (Insab). Uno de sus más grandes sueños es poder ser parte de una empresa que se especialice en el área de Hotelería y Turismo para poder estar al servicio de la población.

Ahora, gracias a Agrisal Hoteles, esa visión puede estar mucho más cerca, ya que ella es una de los 540 jóvenes que ayer se graduó del Diplomado en Servicio de Banquetes, aparte de otros 90 estudiantes que se formaron en el Diplomado de Ama de Llaves.

Dichos cursos, cuya duración fue de dos meses, son parte de la iniciativa de Responsabilidad Social Empresarial Sonreírse que la empresa ejecuta a través del programa “Creemos en la Educación”, el cual está enfocado en formar estudiantes en la industria hotelera.

En esta oportunidad, fueron nueve instituciones educativas, entre públicas y privadas, las que fueron beneficiadas con la impartición de ambos diplomados. Se calcula que desde 2008, han sido más de 7,500 jóvenes los que han sido favorecidos con la ejecución de dicha iniciativa.

El director de Agrisal Hoteles, Eduardo Quiñónez, expresó que la industria hotelera “es muy prometedora y capaz de generar oportunidades de crecimiento”, por lo que se vuelve necesario formar al talento joven para que se desenvuelvan mejor en el rubro.

“Estos jóvenes han aprendido, de forma práctica, el apasionante mundo de la hotelería y se han capacitado para obtener mejores oportunidades laborales”, agregó.

Quiñónez sostuvo que desde hace tres años cuentan con el aval del Instituto Salvadoreño de Formación Profesional (Insaforp), que es la entidad encargada de avalar el pensum del Diplomado en Banquetes y a sus instructores.

Para la formación de estos jóvenes, Agrisal Hoteles contó con la colaboración de 12 instructores miembros de la empresa, quienes fueron los encargados de guiar a sus pupilos en las diferentes facetas y exigencias que demanda la industria.

Los graduados del Diplomado en Servicio de Banquetes ahora están capacitados para trabajar en restaurantes locales y extranjeros, como meseros profesionales y normas de etiqueta.

Asimismo, quienes participaron en el Diplomado de Ama de Llaves aprendieron lo necesario para trabajar en áreas de habitaciones y lavandería, entre otros.

El director de Agrisal Hoteles, Eduardo Quiñónez, durante la entrega de diplomas a los beneficiados. Fotos EDH / Lissette Monterrosa.

Quiñónez también ratificó el compromiso que Grupo Agrisal ha adquirido con la formación de estos jóvenes, “para convertirlos en personas capaces para enfrentar los retos del país”.

“Como Agrisal Hoteles reafirmamos nuestro compromiso para con ustedes y todos los jóvenes de El Salvador y seguir dándole esos cimientos necesarios y construir jóvenes para el futuro”, indicó.

Nuevos componentes

El director de Agrisal Hoteles confirmó que para este año, el diplomado contará con otro factor: la incorporación del módulo Valores para la Vida y una bolsa de trabajo.

“Este cambio fortalecerá las competencias de los jóvenes, complementando su formación con valores, además de brindarles las habilidades necesarias para optar a un empleo y les abrirá las puertas a nuevas oportunidades”, manifestó Quiñónez.

Este proyecto será implementado con el apoyo de la Fundación Empresarial para la Acción Social (Fundemas), la Asociación Escalón y otras organizaciones aliadas, según se informó.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Prófugo y corrupto, así retratan a Mauricio Funes en caricaturas
Noticias Pandilleros de la MS afirman que han transformado su vida y están arrepentidos de su pasado violento
Noticias La sala VIP de los García, un espacio relajante y de comodidad antes de volar