NOTICIAS | El Chaparral ESPECIAL | Mes del orgullo LGBTIQ+ NOTICIAS | Megapenal San Vicente EEUU | Prohibición del aborto DEPORTES | Selecta Sub-20
El presidente de la República ha llegado a filtrar imágenes de reuniones privadas con diplomáticos estadounidenses, como esta con el encargado de Negocios, Brendan O'Brien. Foto EDH / Archivo

Sucesos 2021: En 2021, Bukele debilitó la relación con Estados Unidos

El año que va terminando marcó un declive democrático y una tensión nunca antes vista con el principal socio del país y el hogar de millones de salvadoreños.

Por Ricardo Avelar | Dic 29, 2021- 01:00

El año que está por terminar no solo ha marcado una profunda debacle democrática.

Los constantes golpes a la democracia también han repercutido en la relación que el gobierno de El Salvador tiene con su principal socio, Estados Unidos, la cual está en uno de sus puntos más bajos en la época contemporánea.

Recientemente, el presidente de la República, Nayib Bukele, lanzó una batería de tuits en la que señaló, entre otras cosas, que Estados Unidos no busca alianzas, socios o amigos, sino sumisión absoluta. Esto formó parte de una incendiaria retórica del mandatario, quien está cada vez más rivalizando con un país del que depende no solo gran parte del comercio y la cooperación que recibe El Salvador. Estados Unidos es el hogar de millones de salvadoreños, muchos de los cuales siguen pendientes de una regularización de su estatus migratorio.

Lee también: “Me enviaron como un puente y el gobierno decidió no tomarlo”, señaló Jean Manes antes de irse del país

Y si bien el año entero fue marcado por abusos de poder, golpes a la transparencia y una relación tensa con Washington, fue en noviembre y diciembre que este vínculo bilateral parece haberse puesto en una situación de grave riesgo.

A finales de noviembre, la entonces encargada de Negocios de la embajada americana, Jean Manes, anunció su retiro del país. En una entrevista televisiva, reveló que ella fue enviada al país a inicios de junio para intentar tender un puente con el gobierno de Nayib Bukele, el cual parecía alejarse cada vez más de la democracia y la transparencia.

“La Casa Blanca y el Departamento de Estado, con apoyo de los dos partidos, me enviaron como un puente y el gobierno decidió no tomarlo”, destacó en su momento Manes, quien lamentó que lejos de rectificar sus prácticas, Bukele había optado por atacarla a ella, por arremeter contra congresistas y hasta por ir contra el presidente Joe Biden.

En esta entrevista, la diplomática expuso las razones por las que la relación entre ambos países está en un punto tan frágil.

Nota relacionada: Las relaciones entre EE. UU. y El Salvador “no están sólidas”

El principal ha sido el debilitamiento de las instituciones democráticas, el cual se agravó con el golpe a la Constitución que dio la bancada cyan el 1 de mayo, en su primer día de trabajo, cuando removieron ilegalmente a los magistrados de la Sala de lo Constitucional y al fiscal general. A este golpe se le sumó la remoción ilegal de un tercio de jueces de la República, lo que a consolida el control del gobierno sobre el Judicial.

El debilitamiento de la unidad anticorrupción en la Fiscalía General de la República, el debilitamiento del acceso a la información pública y el archivo de más de una decena de posibles casos de corrupción también ha tensado el vínculo con Washington.

Estados Unidos también ha condenado los ataques del gobierno y sus medios de propaganda a sus propios funcionarios, así como a críticos de Bukele en El Salvador. Y en esta misma línea de ataque a la disidencia, han condenado la pretensión de aprobar una Ley de Agentes Extranjeros.

Finalmente, el retraso en la extradición de un líder de la MS-13, requerido por la justicia de Estados Unidos, ha vuelto aún más fría la relación que, en algún momento, el presidente salvadoreño prometió mejorar y priorizar.

Una relación que cambió

Pero esto no siempre ha sido así. Cuando aún era presidente electo, Bukele dijo que su primera promesa cumplida era volver a tender los puentes con Estados Unidos que el FMLN había derribado.

Durante su primer año y medio, sin embargo, pareció claro que la relación cordial no era con Estados Unidos como un país y socio, sino con la administración de Donald Trump, ese presidente que avaló los golpes a la democracia de Bukele con tal que este se sumara sin reservas a las más polémicas medidas migratorias.

Te puede interesar: El gobierno ocupa un “libro de jugadas” que denotan que en El Salvador la “democracia va en declive”, dice Jean Manes

Con la llegada de la administración de Joe Biden, el 20 de enero, el país norteamericano priorizó la democracia y el combate a la corrupción como pilares de la relación bilateral. Y es justo en esas áreas donde el gobierno salvadoreño ha mostrado serias deficiencias.

Al cierre de 2021, esa promesa de Bukele parece haberse esfumado. Mientras él insiste en atacar a Estados Unidos, filtra conversaciones y fotografías de encuentros privados con diplomáticos norteamericanos y en debilitar la democracia, Washington sigue condenando sus golpes a la democracia y sancionando a los funcionarios vinculados a estos.

KEYWORDS

Autoritarismo Estados Unidos Nayib Bukele Política Sucesos 2021 Ver Comentarios

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad