VIDEO: “Mi tío gritaba buscando en los escombros a mis primos”. Tres jóvenes agricultores murieron soterrados en San Juan Opico

Remberto Renderos, de 16 años; Oscar Renderos de 25, y su pareja, Marisel Rodríguez, de 30, murieron soterrados luego que una avalancha de lodo, piedras y escombros arrasara con su hogar en el cantón Las Granadillas, en San Juan Opico, La Libertad.

Por Jonathan Tobías

May 31, 2020- 17:37

El paisaje era desolador: rocas, pedazos de paredes, lodo, una densa neblina y tres ataúdes en una habitación oscura. Eso quedó en el cantón Las Granadillas, del municipio de San Juan Opico, en La Libertad, después que una avalancha de tierra arrasara con todo a su paso, producto de la tormenta tropical Amanda.

Sucedió minutos después de las cinco de la mañana y luego que la lluvia no parara de caer durante toda la noche. Los residentes de esa lejana montaña comenzaron a escuchar “unos estruendos” en medio de la tormenta, pero no fue has que el sol salió que se dieron cuenta de todos los estragos.

“Cuando salí, vi a mi tío que pedía auxilio gritando mientras buscada en los escombros a mis primos”, relata uno de los sobrevivientes. Aquel estruendo no fue otra cosa que el sonido del deslave destruyendo la casa en donde residían Remberto Renderos, de 16 años; Oscar Renderos de 25 y su pareja, Marisel Rodríguez, de 30 años.

TAMBIÉN: Alerta roja por lluvias: 11 muertos y estragos por tormenta tropical Amanda en El Salvador

Los dos jóvenes eran estudiantes y además se dedicaban a la agricultura. Marisel era ama de casa y ayudaba eventualmente a su pareja. Murieron soterrados y no fue hasta en horas de la mañana que sus cuerpos fueron rescatados a una distancia aproximada de dos kilómetros del punto en donde se ubicaba su hogar.

Al deslave sobrevivieron Remberto Rivera García, de 54 años, y María Luz Pérez, padres de dos de las víctimas – Remberto y Óscar – También lograron escapar con vida dos hijos más de la pareja.

Un residente limpia los escombros que dejó el desborde de una quebrada en el cantón Las Granadillas, de Opico. Foto EDH/ Menly Cortez

Relato de los sobrevivientes

Ricardo García, uno de los sobrevivientes de la avalancha, recuerda cómo en la madrugada la lluvia caía sin parar. “Creo que nadie ha dormido toda la noche. Yo tenía presentimiento de que algo podía pasar”, dice.

Fue alrededor de las 5 de la madrugada cuando Ricardo comenzó a escuchar “grandes estruendos”: el sonido de rocas chocando entre sí y la corriente de agua y lodo que se abría pasó con fuerza en la ladera de la montaña, relata.

TAMBIÉN: Impactantes imágenes de vehículos arrastrados por correntada en Brisas de San Francisco

El ruido se hizo cada vez más fuerte y Ricardo no encontró otra alternativa que quedarse dentro de su casa y no abrir la puerta hasta que hiviese algo de luz para investigar de donde procedían los estruendos.

Fue hasta las seis de la mañana que salió de su hogar y se enteró que la casa de sus vecinos ya no existía y que Remberto y María Luz buscaban desesperados a sus hijos entre los escombros.

Fueron los vecinos y familiares de las víctimas quienes realizaron la búsqueda y el rescate. Ellos afirman que, en la zona, nunca había sucedido algo similar.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad