Los reyes de la carcajada festejaron su día

El Día Nacional del Payaso se celebró en Santa Tecla, con un desfile y la entrega de reconocimientos a la trayectoria.

En total participaron más de 150 payasos en la celebración de su día. Foto EDH/Josué Parada

Por Josué Parada

Dic 06, 2018- 18:34

Alegría y muchas caras pintadas es lo que predominó durante el festejo del Día Nacional del Payaso, el cual incluyó un colorido desfile que recorrió las calles de la ciudad de Santa Tecla, en La Libertad.

Entre bromas, actos de magia y acrobacias, los artistas de la sonrisa despertaron la curiosidad de los transeúntes, y a más de alguno le robaron una sonrisa.

Vea Galería de Imágenes

Alegría y muchas caras pintadas en el Día del Payaso salvadoreño

Más de 150 payasos participaron en un desfile en Santa Tecla con motivo de la celebración del Día del Payaso Salvadoreño, los reyes de la risa demostraron que la alegría es la mejor alternativa para vencer los obstáculos.

Payasos de El Salvador, Honduras y Guatemala participaron en la actividad que culminó en la Plaza de la Cultura donde se entregaron reconocimientos a los payasos con más trayectoria.

Por decreto legislativo número 819, la Asamblea Legislativa aprobó en 2014 que cada primer miércoles de diciembre se celebre el Día del Payaso Salvadoreño.

La actividad fue organizada por la Asociación de Payasos de El Salvador, que aglutina a un buen número de artistas de la risa.

En este contexto los miembros de la gremial destacaron que el sector enfrenta grandes retos.

“El principal reto es convertirnos es referente del país. Para el próximo año la meta es crear una cooperativa para los payasos, donde se puedan apoyar económicamente para conseguir accesorios, ya que a veces vamos hasta Guatemala o México a conseguirlos”, manifestó Ronald Chávez, conocido como el payaso Cabalín.

Otro de los retos de la asociación es lograr que el trabajo de payaso se formalice y así los agremiados puedan obtener seguro social, sistema de pensiones y optar a créditos.

En el evento destacó la presencia de María Antonia Vásquez, quien por más de 35 años ha personificado a la payasita “Burbujita” y es considerada en el gremio como una de las primeras mujeres en dedicarse al arte de las sonrisas. Todo un referente.

Durante su trayectoria esta artista ha hecho reír a miles de salvadoreños y ha sido ejemplo para muchos que se dedican a este arte.

Según cuenta, ella se convirtió en payasita “Burbujita” por casualidad, y es que en una ocasión su esposo, quien también fue payaso, se enfermó y no podía asistir a una fiesta infantil. Así que debido a esto y para no quedar mal con la persona que lo había contratado ella decidió cubrirlo.

“No me querían porque nunca habían visto una mujer payasa, y yo le dije a la señora, si no le gusta no me pague”, recuerda Vásquez.

Explica que desde entonces se dedicó a animar fiestas infantiles y shows artísticos.
Con este trabajo sacó adelante a sus cuatro hijos, de los cuales ninguno quiso seguir sus pasos, a pesar de esto todos son profesionales.

“Me siento feliz por ser la primera, por haberle dado estudio a mis hijos, sacarlos adelante que sean alguien en la vida y agradecida con Dios. Si me dieran a elegir nuevamente, sería payasita”, afirma.

Otro de los homenajeados fue Manuel de Jesús Flores, de 79 años, quien personifica al payaso “Platío” desde que tenía diez años de edad.

Criado en una familia de artistas circenses “Platío” decidió comenzar a pintarse a la edad de diez años, y desde entonces sus actos deslumbraron en las fiestas de los diversos lugares a donde el circo en el que trabajaba llegaba.

Al igual que sus colegas, con esta labor “Platío” sacó adelante a sus cinco hijos y mantuvo a su familia. A pesar de que ahora camina con un bastón, el paso del tiempo no ha borrado su sonrisa y su ingenio para hacer reír a chicos y grandes.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad