Robótica y tecnología para reducir la violencia

Estas áreas son parte de un programa que ejecuta la Fundación Salvador del Mundo

Por William Santos

Feb 05, 2018- 22:00

Durante 13 años, la Fundación Salvador del Mundo (Fusalmo) ha ejecutado el Programa Integral Juvenil Don Bosco (PIJDB), con el que buscan reducir los altos índices de violencia en las escuelas de alto riesgo de Soyapango, Santa Ana y San Miguel.

“El proyecto está muy bonito porque nos enseñan nuevas cosas, nos enseñan valores, a convivir con los demás y nos reciben con mucho cariño” expresó Rebeca, una de las estudiantes beneficiadas.

El PIJDB se articula junto al Ministerio de Educación (Mined) y las escuelas beneficiadas, a las cuales por medio de una negociación se les invita a formar parte. Estos centros educativos no poseen espacios recreativos para que los estudiantes practiquen deportes y tampoco cuentan con centros de cómputo.

Los alumnos de las escuelas favorecidas aprenden en las áreas de valores, tecnología, computación, robótica, vídeo juegos, deportes y orientación vocacional a las familias.

Participan estudiantes desde cuarto grado hasta bachillerato. Las clases se imparten una vez a la semana durante cuatro horas, los estudiantes reciben los talleres y al pasar dos años se gradúan.

“Me gusta mucho Tecnología y Educación para la Paz que me ayuda a prevenir la violencia y me ayuda en el desarrollo del lenguaje”, dijo Miguel, un estudiante beneficiado. Agregó que el programa ayuda a que los jóvenes tengan una buena actitud y contribuye al desarrollo integral de sus vidas.

El PIJDB trabaja de la mano con el Centro de Atención Integral a la Familia (CAIF), quienes se encargan de atender de forma completa las necesidades psicológicas de las familias de los niños y jóvenes de los centros escolares; asimismo, apoyan en la formación de líderes en los diferentes centros escolares y sus comunidades aledañas.

Por su parte, el Director Ejecutivo de Fusalmo, Nelson Cruz, informó que al programa asisten jóvenes de diferentes zonas, incluso de aquellas que son muy conflictivas entre ellas. Por se busca que compartan entre ellos y sientan que son jóvenes normales con aspiraciones como cualquier otro.

“Como decía Don Bosco: buscamos que sean buenos cristianos y honrados ciudadanos”, expresó Cruz.

El proyecto se desarrolla en tres importantes zonas geográficas: Complejo Deportivo de Soyapango, Santa Ana y San Miguel. A la sede de Fusalmo, en Soyapango, asisten jóvenes de las escuelas provenientes de colonias como la Cima, Alta Vista, Las Margaritas, Montes, entre otras.

Además, se les imparten valores cristianos sin orientarlos a ninguna religión. A pesar de esto, hay muchos padres de familia que tienen miedo de enviar a sus hijos porque compartirán con jóvenes de otros sectores y de otras escuelas donde normalmente no pueden visitar.

Julio Alberto Fortines, maestro del Centro Escolar Cumbres de San Bartolo, dijo que los jóvenes que asisten han logrado expandirse más allá de sus colonias, ya no son jóvenes apagados, sino proactivos y más seguros.

A los estudiantes que cursan noveno grado y los de bachillerato se les orienta vocacionalmente por medio de psicólogos para que decidan con mayor seguridad qué quieren estudiar.

Los requisitos básicos que deben cumplir los estudiantes son ser estudiantes de una escuela pública y asistir junto a sus profesores al programa de desarrollo.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad