Ventas informales vuelven a la calle Arce en el centro

Exdil Norman Quijano inició en 2011 plan para remozarla.

Calle Arce

Algunas bancas fundidas en España y que datan de 1900 son usadas para sentar a clientes en ventas de comida rápida.

/ Foto Por Menly Cortéz

Por comunidades@eldiariodehoy.com

Jun 30, 2016- 20:00

SAN SALVADOR. Poco a poco las ventas informales han ido recuperando los espacios de los que fueron desalojadas en el 2010 en la calle Arce, generando descontento entre los comerciantes formales y el exalcalde de San Salvador y ahora diputado  Norman Quijano.

Al realizar un recorrido por la referida vía se observan ventas de ropa, calzado, artículos de primera necesidad, relojes, frutas, dulces y diversos productos más en parte de la calle y aceras.

Por ejemplo, algunas bancas que fueron colocadas como nuevo mobiliario urbano son usadas para sentar a clientes en ventas de comida rápida.

Dichas bancas y lámparas decorativas fueron fundidas en España y según los registros datan desde el año 1900.

Incluso las aceras del Ministerio de Salud ya tienen nuevamente ventas informales cerca de su portón de ingreso.

La calle Arce, que también es un eje preferencial es utilizada como estacionamiento para vehículos particulares y de carga.

En algunas zonas se observa que en la vía hay obstáculos como piedras, estantes de metal y lazos para apartar parqueos.

Esto pese a que la alcaldía de San Salvador tiene vigente una ordenanza para prohibir que personas coloquen piedras, conos u otros objetos para reservar parqueos. Incluso el Viceministerio de Transporte (VMT) anunció en su plan “Cero Tolerancia” que está prohibido apartar parqueos en las calles poniendo obstáculos.

En la Plaza de la Salud, frente a los hospitales 1 de Mayo del ISSS y Rosales, también hay vendedores ambulantes que exhiben ropa en carretillas parecidas a las de los supermercados. Algunas bancas son usadas para mantener productos a la venta.

Durante la administración municipal de Norman Quijano, la calle Arce tomó un nuevo rostro.

La Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) hizo una donación de 400,000 euros (unos 530,570 dólares) para remozar la calle Arce.

La municipalidad también hizo un aporte de dinero para completar el proyecto.

Para ello, el 19 de noviembre de 2010  la comuna capitalina inició el desalojo de alrededor de 201 puestos de ventas.

Inicialmente, la calle Arce comenzó a ser renovada construyendo la Plaza de la Salud.

El 21 de junio de 2011, el alcalde Quijano inició la ampliación de las aceras de la referida vía en siete cuadras.

“Es un retroceso”

El ahora diputado Norman Quijano, lamentó que todo el trabajo que realizó en la calle Arce se esté echando a perder.

“Este es un retroceso, eso es jugar con las expectativas, con las personas que resultan afectadas. En general resulta afectado todo el ornato de la ciudad, porque la calle Arce tiene un inmenso valor patrimonial e histórico”, manifestó el exalcalde capitalino.

Agregó que cuando la Junta de Andalucía decidió invertir en la recuperación de la calle Arce lo hizo para que el proyecto no se detuviera.

Quijano dijo que se hizo una inversión considerable de la  comuna porque usó recursos para mano de obra y de contrapartida.

“Me da la impresión en la calle Arce que da un marcado retroceso. He tenido comentarios de cooperantes de otras nacionalidades y de una de las personas que manejó el proyecto de la Junta de Andalucía, que están decepcionados que no haya continuidad de las políticas públicas”, recalcó el exalcalde capitalino.

Quijano explicó que el proyecto para rescatar la calle Arce se ejecutó por etapas.

“Primero se hizo de la 25 a la 23, del Rosales hacia la 23, en la Plaza de la Salud”, detalló.

La primera fase del rescate de la calle Arce consistió en construir la Plaza de la Salud.

La segunda etapa consistió en realizar obras de mejoramiento desde la 23a. a la 19a. avenida Norte.

La tercera fase se hizo desde la 19a. avenida Norte hasta la 9a. avenida Norte. 

Dentro del proyecto estaba la ampliación de las aceras, instalación de mobiliario urbano, instalación de nuevas luminarias, siembra de árboles y colocación de rejillas para proteger a los árboles.

Asimismo se construyeron rampas para personas con discapacidad y de la tercera edad.

“No tengo absolutamente nada contra el comercio informal, pero la calle Arce para nosotros fue un punto vital para la recuperación del centro”, manifestó el exedil.

Agregó que se ha hecho creer que durante su administración no se hizo nada para recuperar los espacios públicos, pero enfatizó que se realizaron 25 procesos de reordenamiento, de los cuales en cuatro se vieron obligados a recurrir a la fuerza.

“Despejamos el Hula Hula, que me cuentan que ahora ha sido invadido. Despejamos todas las zonas de los hospitales de la capital”, afirmó Quijano.

Algunos comerciantes informales de la zona de la calle Arce, consultados por la proliferación de ventas informales en esa vía, dijeron que temen que regrese el desorden y se eche al traste lo hecho por la administración de  Quijano.

Manifestaron que la dicha arteria había quedado con un nuevo rostro con aceras despejadas y limpias.

“Estamos volviendo al desorden, pero nuestra voz no es escuchada”, dijo uno de los comerciantes informales que pidió el anonimato.

Indicaron que ellos invirtieron en remozar las fachadas de sus negocios creyendo que las aceras estarían libres de ventas informales.

Pidieron ayuda

Recientemente la comuna de San Salvador inició un reordenamiento en el Centro Histórico que incluyó trasladar unas ventas informales hacia la calle Arce.

En esa zona, la municipalidad dio el aval para que inicialmente se instalaran canopis para reubicar a los vendedores desalojados.

Sin embargo en esas galeras se edificaron puestos con piso cerámico, hierro y láminas.

Esto trajo el descontento de los comerciantes informales, quienes denunciaron que sus puestos quedaban tapados y con poco espacio en el frente de los mismos.

Incluso, los comerciantes formales enviaron cartas al alcalde capitalino para que les escuchara sus posiciones, pero no fueron atendidos.

Por ello, el 14 de abril de 2016,  contactaron a Quijano para que acudiera a la zona en su calidad de diputado y tratara de mediar en el caso.

Quijano fue a la zona de la calle Arce donde comprobó las denuncias.

Quijano expresó en ese momento que ese hecho generaría que más ventas informales se tomaran otras aceras de la importante vía capitalina.

Las únicas aceras que no han sido tomadas en la calle Arce son de una universidad privada, debido a que los vigilantes evitan que sean usurpadas.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad