150,000 inmigrantes ilegales que son afectados por el coronavirus recibirán ayuda económica en California

Las personas que viven en Estados Unidos de manera irregular no están autorizadas a recibir el cheque de $1,200 que el gobierno de Trump ha otorgado como ayuda para afectados por la pandemia. California es el primer Estado en brindar el soporte financiero a estas familias.

Foto AFP

Por Agencias

Abr 17, 2020- 16:46

California será el primer estado en entregar pagos en efectivo a inmigrantes que viven sin autorización en el paí­s y que han resultado perjudicados por la pandemia de coronavirus, ofreciendo 500 dólares a cada uno de 150,000 adultos que no tienen derecho a recibir una porción del paquete de estí­mulos por 2.2 billones de dólares que aprobó el Congreso de Estados Unidos.

Esta semana, muchos estadounidenses comenzaron a recibir cheques por 1,200 dólares, mientras que otros que están desempleados reciben 600 dólares adicionales a la semana por parte del gobierno, que les ha ordenado quedarse en casa, lo cual ha alterado profundamente lo que era una pujante economí­a.

Sin embargo, las personas que viven en el paí­s de forma ilegal no están autorizadas a recibir una porción de ese dinero, y los activistas han estado presionando para que los estados cubran ese vací­o. El gobernador de California Gavin Newsom anunció el miércoles que asignará 75 millones de dólares del dinero de los contribuyentes para crear un Fondo de Ayuda para Catástrofes para los inmigrantes que viven sin autorización en el paí­s.

“Sentimos una profunda gratitud con las personas que tienen miedo de ser deportadas y de todas formas atienden las necesidades esenciales de decenas de millones de californianos”, dijo el gobernador, quien resaltó que el 10% de la fuerza laboral del estado se compone de inmigrantes no autorizados para estar en el paí­s y que pagaron más de 2,500 millones de dólares en impuestos locales y estatales el año pasado.

Newsom dijo que el dinero no se distribuirá con base en los ingresos. De hecho, el gobierno no lo distribuirá en absoluto, sino que lo entregará a una red de organizaciones sin fines de lucro regionales que son de confianza dentro de la comunidad de inmigrantes y tienen experiencia en apoyarlos.

No se requerirá de su información personal para recibir este apoyo“, afirmó.

Varias organizaciones de ayuda humanitaria se han comprometido a recaudar otros 50 millones de dólares para el fondo, el cual fue iniciado con 5.5 millones de dólares en donativos provenientes de los organismos Emerson Collective, Blue Shield of California Foundation, California Endowment, James Irvine Foundation, Chan Zuckerberg Initiative y un donante anónimo.

California tiene alrededor de 2 millones de inmigrantes que están en el paí­s sin autorización, la mayor cantidad de cualquier estado, de acuerdo con el Centro de Investigaciones Pew.

Jacqueline Martinez, directora general de la Latino Community Foundation, dijo que no está claro qué organizaciones sin fines de lucro recibirán el dinero y cómo lo distribuirán. Pero señaló que es fundamental que California no intente entregar el dinero por su cuenta.

“Necesitas usar organizaciones que tienen relaciones de confianza con estas familias”, comentó. “¿Estas familias saldrán de su casa para obtener acceso a estos recursos?”.

California ha sido el estado que ha tomado medidas más agresivas en el paí­s en lo que respecta a otorgar prestaciones sociales a los inmigrantes que viven en el paí­s sin autorización. El año pasado se convirtió en la primera entidad en otorgar servicios de salud financiados por los contribuyentes a los adultos de 25 años o menores que viven ilegalmente en el paí­s.

Newsom propuso este año expandir dichas prestaciones a los ancianos de 65 años o más.

Los republicanos y grupos conservadores se han opuesto a dichas medidas, alegando que el estado no deberí­a utilizar el dinero público para personas que no son ciudadanos. Pero los defensores de los derechos de los inmigrantes dijeron que California, la quinta economí­a más grande del mundo con una población de casi 40 millones de personas, tiene la responsabilidad de cuidar a todos sus habitantes.

Las medidas anunciadas el miércoles significan que Newsom se ha comprometido a gastar más de 2,000 millones de dólares para enfrentar al coronavirus, una suma extraordinaria en poco más de un mes.

Se tiene previsto que los legisladores estatales realicen el jueves su primera audiencia de supervisión sobre los gastos del gobernador.

En la mayorí­a de la gente, el coronavirus causa sí­ntomas leves o moderados, como fiebre y tos que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunos, sobre todo en adultos mayores y personas con enfermedades preexistentes, puede causar afecciones más graves, incluyendo neumoní­a, y la muerte.

California tiene más de 26.600 casos confirmados de COVID-19 y más de 850 fallecimientos, de acuerdo con información recopilada por la Universidad Johns Hopkins. Esas cifras son mucho menores que las de otros puntos álgidos por el virus en Estados Unidos, como Nueva York y Nueva Jersey, algo que las autoridades de salud pública atribuyen a la agresiva implementación de las autoridades estatales de las órdenes de distanciamiento fí­sico y de permanecer en casa.

Desde mediados de marzo, 2,7 millones de californianos han solicitado los subsidios por desempleo, lo que representa más de la mitad de las solicitudes procesadas por el estado en 2019. El Departamento del Desarrollo del Empleo de la entidad se ha visto abrumado, lo que ha derivado en demoras para muchas personas que buscan la ayuda.

Newsom anunció el miércoles que el centro de atención telefónica ampliará su horario de 8 de la mañana a 8 de la noche, siete dí­as a la semana. Más de 1.300 empleados estatales han sido reasignados para ayudar a procesar las solicitudes. Y el gobernador señaló que el estado empezará a distribuir las prestaciones federales de desempleo para finales del mes a personas que generalmente no están autorizadas para recibirlas, incluidos los trabajadores independientes y de servicios por apps.

Por lo menos otros cinco estados ya están emitiendo esas prestaciones, lo que ha provocado crí­ticas de algunos legisladores estatales.

“La gente de Sacramento está haciendo promesas, y las burocracias y tecnologí­a le están fallando a la gente”, dijo el legislador republicano Jim Patterson.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad