La vida, combate y muerte de “Chorreado” el gallo de pelea

Augusto Ayala ha dedicado 61 de sus 71 años a la crianza de gallos de pelea, él es propietario de un palenque donde se realizan los terribles combates enn el cantón San Francisco Hacienda, de Santiago Nonualco, La Paz.

Por Mauricio Cáceres

Ene 22, 2017- 08:00

Doble asesinato
Doble asesinato

Con mucho orgullo el señor Ayala muestra sus gallos antes de partir a una pelea de gallos.

Pelea de gallos
Pelea de gallos

Chorreado descansa luego de una mañana tranquila en granja.

Pelea de gallos
Pelea de gallos

Las cuchillas utilizadas por los gallos se les amarran en la pata donde tienen las espuelas.

Pelea de gallos
Pelea de gallos

El pesaje es clave para una justa pelea entre gallos.

Pelea de gallos
Pelea de gallos

Hay diferentes razas como la española, Asil, Shamo y mezcla.

Pelea de gallos
Pelea de gallos

Un aficionado cuenta la ganancia de dinero, tras apostar contra Chorreado.

Pelea de gallos
Pelea de gallos

Al final el gallo negro logra arrancarle la vida y obtener la "victoria" a Chorreado.

Pelea de gallos
Pelea de gallos

Chorriado muere en las manos de su propietario que lo cuidó desde que era un polluelo.

Pelea de gallos
Pelea de gallos

El mortal combate inicia y los gallos buscan con sus cuchillas vencer a su oponente.

Peleas de gallos
Peleas de gallos

Augusto a dedicado 61 de sus 71 años a la crianza de los gallos de pelea.

Pelea de gallos
Pelea de gallos

La gente se reune para ver el combate que muchas veces es a muerte.

Doble asesinato
Doble asesinato

Los galleros transportan a sus aves enrolladas en petates para no maltratarlas en el viaje.

Peleas de gallos
Peleas de gallos

Chorreado recibe primeros auxilios durante la pelea de gallos
 

Peleas de gallos
Peleas de gallos

El vuelo de "Chorreado" durante la pelea de gallos en Santiago Nonualco.

Peleas de gallos
Peleas de gallos

La pelea fue pareja durante varios minutos, al final Chorreado no se llevaría la mejor parte.

Peleas de gallos
Peleas de gallos

Navajas que se le colocan en las patas a los gallos para cortar al adversario y ganar el combate.

Comentar