La historia de William, el salvadoreño que cambió el sueño americano por un negocio propio

Este compatriota fue deportado en tres ocasiones, siendo la última la que hizo que se quedarse en el país. Hoy posee su negocio propio. Servitec inició sus operaciones hace casi un año en San Vicente.

Foto EDH / Yessica Hompanera

Por Alejandra García

Dic 12, 2019- 21:00

La historia de William Díaz es una más de muchos migrantes deportados de Estados Unidos debido a su situación ilegal.

Tres veces fueron las que Díaz vivió la “aventura”, como muchos llaman, de atravesar kilómetros caminando bajo el sol y aguantando hambre, con el único objetivo de buscar mejores oportunidades de estudio para que sus hijos se pudieran preparar y salir adelante.

La tercera deportación fue la peor experiencia para él, ya que estuvo en una especie de secuestro que lo obligó a no regresar al extranjero. Eso lo obligó a establecerse nuevamente en El Salvador y empezar su nuevo proyecto.

Durante su estancia en Estados Unidos, Maryland fue su casa, en donde adquirió conocimientos y experiencia como electricista y soldador profesional.

William Trabajó en una empresa de fabricación de paredes para edificios, siendo su primer función jalar materiales; luego ascendió a jefe de grupo porque tenía el título de bachiller industrial en electrónica.

“Como todos, queremos llegar a Estados Unidos para cambiar nuestra historia de vida y es muy duro regresar sin nada. Hay mucha frustración y desmotivación”, expresó el emprendedor.

Hace casi un año que William decidió emprender su negocio en su especialidad, fundó en San Vicente Servitec Electrónica y Electricidad.

“Mi empresa nació por la oportunidad que se daba en la zona paracentral de San Vicente de que necesitaban técnicos calificados, y las personas debían emigrar a San Salvador para buscar ayuda”, explicó Díaz.

El negocio ofrece servicios de reparación, mantenimiento, instalación y remodelación de sistemas eléctricos, línea blanca y venta de repuestos o accesorios para procesadores de alimentos.

Actualmente posee un taller, sala de ventas y asistencia hasta las viviendas de los clientes.

Foto EDH / Yessica Hompanera

William tiene a cuatro empleados de manera informal: un técnico en reparación de pantallas LCD, un encargado en rebobinado de motores, un eléctrico para reparación de placas de televisores convencionales y una persona en la sala de ventas, a quienes acude de manera eventual cuando él está muy cargado de trabajo.

El dueño de Servitec aseguró que a pesar de no tenerlos bajo una planilla, estos empleados al mes ganan un salario de 300 a 400 dólares.

“Espero éxitos, deseo crecer y llegar a ser más grande, contratar personas, ya sea retornados o personas que han sacado su bachillerato industrial o en electrónica , y que no se encuentran empleados por la empresa pública o privada sino que yo poderlos emplear para que ellos ofrezcan sus servicios”, expresó con optimismo Díaz.

Proyecto Nuevas Oportunidades.

Swisscontact en el marco del proyecto Nuevas Oportunidades, el cual busca la reinserción económica de personas migrantes, realizó el concurso 1st Challenge: Seed Capital ‘19, en el que participaron 21 emprendedores, de los cuales se eligieron a cuatro ganadores.

La empresa entregó $12,000 para capital semilla para los emprendedores. Los premios se dividían en dos categorías, Rookie, emprendimientos que no han iniciado o tienen menos de seis meses de estar operando; y Professional, negocios que ya iniciaron o tienen más de seis meses operando.

En la categoría Rookie el primer lugar se lo llevó Rafael Salazar; el segundo fuer para Douglas Aguilar con su emprendimiento “Aún hay esperanzas”; llevándose $3,000 y $2,000 respectivamente.

En Professional el ganador del primer lugar fue Javier Olmedo, creador de Olmedo’s Food Company; y en segundo lugar William Díaz, dueño de Servitec Electrónica y Electricidad, quienes recibieron 4,000 y 3,000 dólares.

El capital será administrado por Swisscontact y se podrá utilizar para la compra de equipo y herramientas, así como gestión del conocimiento: contratación de servicios, elaboración de procesos, marketing digital, capacitaciones y/o acreditaciones.

El proyecto Nuevas Oportunidades está en vigencia desde el año 2016 y busca la obtención de un empleo o generación de un negocio propio, luego de que ha logrado certificar sus competencias adquiridas en el extranjero, en diferentes sectores.

“El propósito del 1st Challenge: Seed Capital ‘19, es que los participantes demuestren cómo su emprendimiento resolverá los diversos problemas que se presentan en el mercado y, sobre todo, cómo hacer que su modelo de negocios sea funcional y les ayude a incrementar sus ingresos constantemente”, explicó Saúl Díaz, co-director regional para Centroamérica y Director País El Salvador de Swisscontact.

Durante el proceso, los participantes inscritos obtuvieron retroalimentación para mejorar su modelo de negocio, participación en ponencias y sesiones con especialistas, asesorías especializadas y vinculación con otros actores relacionados a su modelo de negocio.

Los resultados del programa son satisfactorio, Díaz.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad