Tribunal ambiental ordena detener vertido de agua sucia en laguna El Espino

La decisión del tribunal ocurrió tras conocer, a través de una publicación de El Diario de Hoy, el problema ambiental que afecta a la laguna, ubicada en el municipio de Ahuachapán.

Según un estudio de la municipalidad de Ahuachapán, en la laguna se descargan 37,000 metros cúbicos de aguas grises al año, lo que equivale a 4,625 cisternas. Foto EDH / Cristian Diaz

Por Cristian Díaz

Dic 29, 2019- 06:00

El Juzgado Ambiental, con sede en Santa Ana, “ordenó a la alcaldía de Ahuachapán suspender de forma inmediata el vertimiento de aguas grises de tipo ordinario, sin previo tratamiento, a la laguna El Espino, debiendo remitir a sede judicial evidencia de tal cumplimiento, concediéndole para ello un plazo de 20 días hábiles”.

Estas son las medidas dictadas por el juzgado ambiental

A la municipalidad:


Suspender en forma inmediata el vertimiento de aguas grises de tipo ordinario, sin previo tratamiento a la laguna El Espino, debiendo remitir a esta sede judicial evidencia de tal cumplimiento, concediendo para ello un plazo de veinte días hábiles.


Colocar en el plazo de veinte días hábiles, depósitos para recolectar desechos sólidos en las áreas de afluencia de personas que visitan la laguna, debiendo presentar evidencia fotográfica del cumplimiento de la misma.


Presentar un plan de restauración, aprovechamiento y preservación del humedal de la laguna El Espino, concediéndole para ello un plazo de noventa días calendario, en cumplimiento a lo establecido en el artículo 4 del Código Municipal.


Alrededor de la laguna hay alrededor de 3,126 viviendas donde conviven unos 15,630 habitantes. El principal problema es el vertedero de desechos y aguas servidas.  Foto EDH / Archivo. 


Desarrollar un plan de acción para sensibilizar a la población de las comunidades ubicadas alrededor de la laguna, para no tirar los desechos y entregarlos al camión recolector; así como la separación en el origen, debiendo presentar evidencia del cumplimiento del plan, concediéndole para ello un plazo de veinte días hábiles.


Medidas cautelares que deben 


Realizarse en forma conjunta con el Ministerio de Salud


- Realizar un censo con los habitantes que viven alrededor de la laguna El Espino, con el objeto de conocer el número de viviendas que cuentan con fosa séptica más pozo de absorción o letrina seca, y una vez se cuente con dicha información se proceda a:


1.1) Garantizar que las viviendas que cuentan con fosa séptica y pozo resumidero conecten las aguas grises al sistema


1.2 ) Elaborar una propuesta para las viviendas que cuentan con letrina seca, que conlleve alguna solución sanitaria acorde a lo establecido en la guía técnica sanitaria para la instalación y funcionamiento de sistema de tratamiento individual de agua negras y grises, el cual se adapte a las condiciones de cada vivienda, concediéndole para ellos el plazo de sesenta días hábiles.


Dicha orden es parte de un pliego de seis medidas cautelares que le fueron notificadas a la municipalidad el 5 de diciembre luego que el juzgado realizó el 29 de julio, junto a otras entidades, una inspección al cuerpo de agua tras conocer sobre la contaminación al que es sometido, mediante un reportaje que publicó en mayo, El Diario de Hoy.

La publicación tomó como base un estudio que realizó la alcaldía denominado “La contaminación de los asentamientos urbanos precarios”, donde consignó que la laguna tiene a su alrededor 3,126 viviendas con un estimado de 15,630 habitantes, que descargan 37,000 metros cúbicos de aguas grises al año. Dicha cifra equivale a 4,625 cisternas.

Para Daysi Deras, quien reside desde hace 12 años a menos de 100 metros de la laguna, la medida es atinada porque la contaminación provoca enfermedades de la piel a las personas que hacen uso de su agua.

Sin embargo, pidió apoyo a las entidades correspondientes para construir, por ejemplo, fosas de absorción para que las aguas grises queden en los terrenos de los residentes y no lleguen a la laguna, luego de que son lanzadas en plena calle sin ningún tratamiento. Los líquidos corren superficialmente.

Por ser de escasos recursos económicos, la ahuachapaneca señaló que no pueden realizar una inversión para contar con ese tipo de infraestructura, sin embargo es consciente de que sería la solución al problema de contaminación.

“Todos necesitamos ayuda acá”, expresó Deras.

El coordinador de la Unidad Ambiental municipal, Marlon Brito, señaló que cumplir con la orden de “suspender de forma inmediata el vertimiento de aguas grises de tipo ordinario, sin previo tratamiento a la laguna” es “un tanto difícil” debido a que los volúmenes de agua que están ingresando, los cuales han estimado en 15 galones por segundo.

Añadió que la alcaldía adjudicó en la primera semana de diciembre, a una empresa para que realice un estudio y el diseño técnico para corregir el problema de las aguas servidas, como también son llamadas.

La empresa deberá analizar y proponer tres medidas para evitar que se continúen echando las aguas sucias al cuerpo de agua; por ejemplo la colocación de tuberías para aguas grises y negras; la instalación de fosas sépticas que se vaciarían dos veces al año o la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales.

“Son los estudios técnicos, principalmente hidrológicos, los que nos deben de indicar cuál de las tres opciones es la más óptima o la que tiene más factibilidad técnica y económica. La mayoría de medidas cautelares que nos están pidiendo, le damos cumplimiento con la elaboración de esta consultoría”, explicó Brito, quien es especialista en medio ambiente.

La empresa, contratada por $35,000, tiene 90 días para realizar los estudios y presentar las propuestas. Además de identificar las fuentes de contaminación en la laguna.

Brito señaló que la laguna tiene un proceso de contaminación de 25 años y para descontaminarla se requiere de una década.

Sandra Reynosa vive a la orilla de la laguna desde hace nueve años, por lo que con propiedad señaló que otro de los problemas que afecta es la cantidad de desechos sólidos que llegan desde la parte alta de la zona.

Botellas, plástico, pañales desechables y animales muertos están esparcidos por las calles y son arrastrados hasta la laguna.

Algunos quedan en trampas que ha colocado la municipalidad y que luego son retirados.

Botellas, plástico, pañales que se usan para bebés y hasta animales muertos, son algunos de los desechos que corren por las calles hasta terminar en la laguna.

Los desechos que quedan en las trampas colocadas por la municipalidad son retirados por el personal de desechos sólidos.

“La gente de allá arriba tira toda la basura a las cunetas y después a ¿quién le echamos la culpa?”, contó la afectada.

Sobre el problema de la basura, el juzgado ordenó a la alcaldía “colocar en el plazo de 20 días hábiles, depósitos para recolectar desechos sólidos en las áreas de afluencia de personas que visitan la laguna, debiendo presentar evidencia fotográfica del cumplimiento de la misma”.

Servicio de recolección de basura

La alcaldía realiza una vez al mes, campañas de limpieza en la zona. Además el sistema de recolección con camiones es de lunes a sábado. Sin embargo, hay personas que tiran sus desechos en las canaletas. La alcaldía también propone que se le dé vida a una fundación pro laguna donde haya participación de la población debido a que son ellos los que deben de tomar conciencia para evitar el problema.

Falta de educación ambiental

“La gente saca a la calle la basura y ahí la deja tirada, eso no tiene que ser así. Antes (la laguna) era más visitada para Semana Santa, después del 31 (de diciembre) venía la gente a poner hamacas y yo ponía venta, ahora ya no”. Sandra Reynosa,

Residente de zona de La Laguna,

El tribunal pidió presentar un plan de restauración, aprovechamiento y preservación del humedal en un plazo de 90 días; reorganizar un plan de recolección de desechos sólidos, prestando el servicio tres veces por semana, debiendo mostrar evidencia de la creación del plan en 20 días hábiles y desarrollar un plan de acción para sensibilizar a la población de las comunidades ubicadas alrededor de la laguna para no tirar los desechos y entregarlos al camión recolector, así como la separación en el origen.

El alcalde, Abilio Flores pidió a la población evitar la contaminación de la laguna, que ha sido un lugar emblemático para el municipio.

Señaló que como municipalidad han realizado campañas de limpieza y la construcción de trampas para evitar que los desechos lleguen a la laguna.

Sobre el estudio que hará la empresa advirtió que arrojará datos sobre inversión y dónde se tienen que ejecutar los proyectos.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad