Siluetas arriesgadas inauguran la MBFW Madrid

Esta edición de la Mercedes-Benz Fashion Week madrileña estará orientada a la sostenibilidad. contará con nuevos diseñadores, pero también con la ausencia de grandes creativos.

La diseñadora Pilar Dalbat fue la encargada de abrir la pasarela madrileña.

Por EFE

Ene 29, 2020- 03:59

La 71 edición de la MBFW Madrid arrancó ayer martes con la participación de reconocidas firmas, a las que se sumaron desfiles del Off, que sirvieron como un preámbulo de la pasarela madrileña.

La primera jornada del calendario oficial fue inaugurada por la diseñadora granadina Pilar Dalbat, que eligió como escenario la sala de bóvedas de la Casa de la Panadería.

Con un deseo de sostenibilidad, Dalbat ha recuperado algunos patrones de colecciones anteriores, que ha adaptado y “rediseñado” en algunas piezas para reforzar su empeño de imprimir “intemporalidad en prendas que resistan el paso del tiempo”.

La costura artesana forma parte de la esencia de la firma, que ha utilizado técnicas de bordado a mano sobre bastidor que combinan pelo de mutón y apliques de cristales y cuarzos.

En esta colección prima la variedad de tejidos y colores, que aúna siluetas ‘oversize’ y otras muy femeninas con tejidos pintados a mano en seda.

En las prendas, Dalbat traslada el barómetro de color de la fachada del edificio de la Plaza Mayor de Madrid, donde abundan los frescos en tonos caldera, morado y blanco, colores que vienen siendo insignia de la marca.

En los patrones ha dado énfasis a las capas, mientras que en los vestidos de una mujer Dalbat no faltan el cuello alto, la manga larga y las siluetas en A.

Los volúmenes se manifiestan en mangas globo y tampoco faltan en las prendas de abrigo, en las que el paño de cashmere, la lana cocida, el paño texturizado y de doble faz con borrego vegano funcionan muy bien, patrones en los que conviven el punto de seda y el neopreno.

En una clase de arte
El diseñador jienense Moisés Nieto cerró los desfiles matutinos con su propuesta para el otoño-invierno 2020-2021, la cual presentó en un aula de dibujo de la Facultad de Bellas Artes.

Una vez más, el creador se distinguió por la manera de presentar su colección, al utilizar un espacio en el que una única modelo giraba sobre una plataforma —como en una clase de pintura—, mostrando las prendas con el deseo de “involucrar al espectador”.

En esta le dio mucha importancia a las piezas exteriores, como un trench bicolor en gris y azul tornasolado, abrigos en camel y verde agua, y blazers con excelentes acabados en siluetas masculinas “muy oversize”.

Los vestidos elaborados de gran volumen conviven con otros ceñidos a la silueta, que permiten superposiciones para transformarlos de una prenda de día a otra de coctel, un acierto para construir una colección elegante, muy bien cosida, en la que abundan los vestidos que “caen como si fueran túnicas” para envolver el cuerpo de la mujer.

Predominan los colores “vibrantes, electrónicos”, como una capa vaporosa en rojo intenso, aunque no faltan los tonos más apagados, como el rosa “dulzón” que deja para terciopelos.
Por la tarde, la firma Maison Mesa presentó su nuevo trabajo, “Viva Bau”, con un espectáculo que mezclaba a bailarines con modelos.

Así desfilaron patrones geométricos en colores y siluetas básicas, que recuerdan a los elementos de la arquitectura de la escuela alemana Bauhaus, jugando con colores puros que han dado forma a “una colección retrovanguardista”, de acuerdo con el director creativo de la firma, Juan Carlos Mesa.

La colección fue evolucionando desde trajes fluidos de dos piezas y algodón hasta vestidos asimétricos de una sola manga y colores básicos, para finalizar en piezas de lentejuelas.
Las jornadas de desfiles continúan hoy y hasta el domingo 2 de febrero, con la participación de Custo Barcelona, Hannibal Laguna y Agatha Ruiz de la Prada, entre otros diseñadores.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad