El vapeo: la tendencia “cool” del cigarrillo electrónico que ha matado a 9 personas en EE.UU.

Al menos nueve personas han muerto en los Estados Unidos a consecuencia del uso del cigarrillo electrónico. El dispositivo, popular entre los jóvenes, es calificado por la OMS como “indudablemente dañino”.

Por Mireya Amaya

Sep 25, 2019- 21:00

Las alarmas se dispararon hace unos días, cuando se informó que al menos 530 personas en EE.UU. desarrollaron una misteriosa enfermedad pulmonar vinculada al uso de los cigarrillos electrónicos, de acuerdo con una investigación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

Según The Washington Post, la FDA comenzó una investigación sobre el uso de los cigarros electrónicos paralela a la de salud pública, liderada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés).

De momento se desconoce la causa de la enfermedad, de la cual se tienen registros en 38 estados de esa nación. Sin embargo, los funcionarios destacaron que los casos reportados tenían como antecedente el uso de cigarrillo electrónico o de vapeo con productos como el tetrahidrocannabinol (THC), el principal componente psicoactivo de la marihuana.

Otras personas, añadió el Post, dijeron haber usado tanto nicotina como THC, unas solo nicotina, mientras que algunas admitieron haber recurrido al mercado negro o a productos ilícitos del THC.
De acuerdo con el diario, expertos de la industria de la marihuana advirtieron que en el mercado negro se emplean sustancias para espesar el aceite de THC, entre ellas un derivado conocido como acetato de vitamina E.

Aunque no se ha identificado una sustancia o producto como responsable, los investigadores sospechan de alguna forma de exposición química.

Por si fuera poco, un estudio publicado en la revista JAMA Internal Medicine aseguró que los cigarrillos electrónicos contienen un compuesto químico que puede causar cáncer y que se ha prohibido como aditivo de los alimentos.

El ingrediente, llamado pulegona, “está presente en extractos de aceite preparados de menta y sus variedades como hierbabuena y menta poleo”, señaló el investigador Sairam Jabba, del Departamento de anestesiología en la Facultad de Medicina Duke, en Carolina del Norte (EE.UU.).

“La pulegona es un carcinógeno que causa cáncer hepático, metaplasia pulmonar y otros neoplasmas en los roedores que reciben administración oral”, añadió el artículo.

Pérdidas humanas
A principios de septiembre, las autoridades en EE.UU. informaron de la muerte de cinco personas -tres de ellas en un mismo día- como consecuencia de los cigarrillos electrónicos. El lunes pasado, la gobernadora de Kansas Laura Kelly anunció, por medio de un comunicado, que las muertes aumentaron a nueve.

Sobre esta problemática, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió a finales de julio que los cigarrillos electrónicos son “indudablemente dañinos” e instó a que los gobiernos los traten y regulen como productos de tabaco.

La institución hizo hincapié en que estos se han convertido en una puerta de entrada del tabaco para la gente joven.

A lo anterior, contribuye el hecho de que el vapeo se está apropiando también de esa imagen de estar a la moda o de ser “cool” que han perdido los cigarrillos tradicionales, sobre todo entre los jóvenes.

Esta es otra situación que preocupa a los especialistas de la OMS, quienes piden a los gobiernos “evitar la normalización del uso de estos dispositivos”.
Además, la institución aclaró que al igual que el tabaco tradicional, el humo de segunda mano de estos dispositivos es perjudicial para los no fumadores.

Popularidad en aumento
Los cigarrillos electrónicos llegaron al mercado estadounidense en 2007, y su uso se ha extendido por el mundo, al ser promovidos como una manera sana de fumar.

Por otro lado, también se mencionan como una alternativa a las personas mayores que desean dejar el cigarrillo tradicional. Esto último no está aprobado por la FDA.

Hoy en día son populares entre personas de todas las edades, pero sin duda, han captado una especial atención entre los jóvenes, y El Salvador no se escapa de esta tendencia dañina.

En el país, de acuerdo con una publicación de El Diario de Hoy de mayo, el uso del dispositivo se ha incrementado en los estudiantes de séptimo, noveno y segundo año de bachillerato.

De hecho, la Cuarta Encuesta Nacional sobre el Consumo de Sustancias Psicoactivas en Población Escolar de El Salvador 2018 arrojó que 8,770 de los jóvenes afirmaron haber usado ese tipo de cigarro.

Además, la misma investigación reveló que el consumo del cigarrillo electrónico ha superado al convencional en un 20%.

Los jóvenes admiten que el vapeo causa daños a la salud al igual que el cigarro convencional. Sin embargo, reconocieron que es parte de la moda y su aparente sofisticación lo vuelve atractivo para ellos.

¿Por qué dejar el tabaco?
Abandonar el vicio de fumar tiene beneficios tanto inmediatos como a largo plazo sobre la salud: en 20 minutos el ritmo cardiaco y la presión sanguínea caen, en 12 horas los niveles de monóxido de carbono bajan a lo normal y entre dos y 12 semanas mejoran las funciones circulatoria y respiratoria.

Un año después, el riesgo coronario del exfumador es la mitad del que presenta un fumador, igual que el riesgo de muerte entre uno y cuatro años después.

“Nunca es tarde para dejar de fumar”, dijeron los científicos de la OMS, quienes han corroborado que si una persona lo consigue a los 30 años añadirá 10 a su esperanza de vida, mientras que si lo hace a los 50 añadirá al menos seis.

 

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad