El Salvador tiene el observatorio astronómico con mayor alcance en Centroamérica

La Universidad Don Bosco inaugura este jueves el Observatorio Micro Macro para investigación y formación en Biología y Astronomía. Es único de su tipo en Centroamérica, y cuenta también con un telescopio RC 20 de más capacidad en la región.

Foto EDH / David Martínez

Por Susana Joma

Ago 15, 2019- 06:30

El telescopio de mayor capacidad en la región centroamericana se encuentra en El Salvador y estará a disposición de investigadores, estudiantes, docentes, y a futuro también para el público en general.

El potente telescopio RC 20 es parte del Observatorio Micro Macro (MMO, por sus siglas en alemán), de la Universidad Don Bosco (UDB), y en cuyas instalaciones, también, hay microscopios de alta precisión, entre otras herramientas tecnológicas.

El observatorio, que será inaugurado este jueves, fue edificado en el campus que este centro universitario tiene en el municipio de Soyapango, gracias al apoyo tanto técnico como financiero de la Fundación Karlheinz Wolfgang para la Salud y la Educación.

 

 

El doctor Mario Rafael Olmos Argueta, rector de la UDB, explicó que solo en la infraestructura y el equipo se invirtió alrededor de $700,000 dólares. “Sobre el valor final del proyecto realmente dos tercios (los da) la fundación y un tercio lo pone la universidad”.

Según dijo, la idea de este proyecto nació en 2016 durante un diálogo que representantes de la universidad sostuvieron con miembros de la fundación, y en el que analizaban la forma de contribuir a generar un país más pacífico, en donde sea posible desarrollarse. En 2017 comenzaron a darle forma y en 2018 arrancaron con las obras.

Hay una sala de proyección de las imágenes que capta el telescopio. Foto EDH/ David Francisco

Olmos Argueta, quien es doctor en sociología, precisó que el nombre del observatorio viene precisamente de la doble dimensión de observación que este tendrá. Y eso ha sido concebido así con el objetivo de que las personas, especialmente niños y jóvenes, amplíen su capacidad de percibir la realidad, de imaginar, de pensar, de construir un mundo diverso.

“El observatorio tiene un fuerte componente científico, pero también una visión profundamente humana que es ayudar a quienes lo visiten a descubrirse a si mismos, a descubrir su lugar en el mundo… y que esa posición le da también una responsabilidad con el mundo”, dijo.

Según expuso, este no es el primer esfuerzo que esta universidad salesiana realiza en materia de astronomía, porque desde hace veinte años han desarrollado actividades vinculadas con esto, por ejemplo su evento la Noche de Estrellas, y otros eventos en los que han contado con la participación de la Asociación Salvadoreña de Astronomía (ASTRO) que reúne a personas aficionadas y amantes de la observación del universo.

En las instalaciones del observatorio, también, hay microscopios de alta precisión, entre otras herramientas tecnológicas. Foto EDH / David Martínez

Largo alcance

Brisa Terezón, docente de Física de la UDB y quien tiene una maestría en astronomía, expuso que el MMO cuenta con una torre de observación en donde está el telescopio RC de 20 pulgadas de diámetro (o 50 centímetros), sala de procesamiento de datos astronómicos, terraza de observación, salas de proyección de las imágenes que capta el telescopio, dos salas con microscopios y un moderno planetario.

En cuanto a los equipos se conoce que el telescopio principal fue fabricado por Alluna Optics en Alemania y tiene un diseño óptico que fue realizado por los astrónomos George Willis Ritchey y Henri Chrétien, que lo convierte en un telescopio profesional de alta calidad para hacer observación astrofísica, investigación y astrofotografía.

Terezón, como encargada del proyecto, señaló que el telescopio tiene la característica de que se pueden observar objetos muy pálidos, que no se podrían visualizar con los de 8 pulgadas de diámetro que también van a tener a disposición en la terraza de observación.

“A nivel de Centroamérica somos el único observatorio que tiene estas componentes (de observación de doble dimensión: micro y macro), y el único que tenemos un telescopio de ese tamaño. El más grande que se tiene hasta ahora es el de Honduras que es de 16 pulgadas. De ahí en los otros países hay de 8 pulgadas, de 12 pulgadas”, aseveró.

Con este telescopio pueden observar objetos de campo profundo como la galaxia, cúmulos abiertos de estrellas, cúmulos globulares, entre otros, y como está equipado con cámaras CCD las imágenes que capte podrán ser transmitidas y vistas en tiempo real por otras personas, dentro del mismo observatorio, y a través de las redes sociales en otros puntos del país y del mundo.

Según lo expuesto por el rector , y la especialista Terezón, en lo que resta de este año llevarán a cabo el proceso de validación de los programas de formación de estudiantes que tiene el laboratorio, también desarrollarán capacitaciones, con miras a operar de lleno a principios de 2020.

El lugar cuenta con una sala de procesamientos de datos astronómicos, según explicó Brisa Terezón, docente de Física de la UDB. Foto EDH / David Martínez

El mundo micro

Además del telescopio principal, el observatorio cuenta con otro de 90 milímetros de diámetro, que tiene 2 filtros especiales, y es exclusivo para observar el Sol, al punto que permite por ejemplo ver a detalle las manchas solares y eclipses parciales; también tiene otros 3 telescopios de 8 pulgadas de diámetro propicios para la observación nocturna.

Terezón indicó que para visualizar el mundo microscópico disponen de 11 microscopios de 5 diferentes tipos, uno de ellos es especial para investigación, y otros que podrán ser utilizados por los estudiantes de acuerdo a su nivel educativo.

“Hemos adquirido cámaras y accesorios que se les va a poder adaptar a cada uno (de los microscopios) para que las personas puedan visualizar en la computadora, o una pantalla de televisión lo que se está observando a través del microscopio”, citó.

Los escolares que los visiten también podrán tomarle una foto a la primera imagen que miren a través del microscopio y llevársela en una USB como recuerdo.

El planetario que tiene el Observatorio Micro Macro también es de alto nivel y funciona los 365 días del año. “No importa si tenemos época de lluvia porque ahí podemos simular la esfera celeste, cómo se mueven las estrellas, dar la sensación de que es de noche aunque estemos en plenas diez de la mañana, viajará a través de la Vía Láctea”, afirmó la catedrática de Física.

El planetario que tiene el Observatorio dispone de una amplia variedad de videos sobre los fenómenos del universo, y tiene capacidad para 25 niños. Foto EDH/ David Martínez

El rector, así como Terezón, comentan que más allá del trabajo fuerte de divulgación que realizarán para que los escolares vean que hay otros aspectos de la vida y cómo se aplican la Matemática, la Física, la Biología y la Química en el diario vivir, también tienen la misión de capacitar a docentes, formar a los futuros astrónomos, astrofotógrafos, desarrollar investigación y estar en línea con otros observatorios de la región, de Europa y la NASA en Estados Unidos.

“Nosotros estamos ofreciéndolo al país y a la región, porque la idea es que el telescopio (CR 20) se pueda manejar remotamente, por ejemplo si en Honduras dicen queremos tiempo de telescopio, entonces ellos hacen una solicitud y podrán estarlo controlando desde allá. Nosotros podríamos trabajar a través de una red de observatorios astronómicos. De hecho con Alemania también se va a hacer eso”, precisó Terezón.

Agregó que el OMM cuenta con una certificación de la Unión Astronómica Internacional para poder impartir el taller en donde se ofrecen los conocimientos básicos sobre Astronomía que todo ciudadano debería saber, y también con los planes que este organismo tiene para ver esta área como herramienta de desarrollo del país.

Este es el telescopio con mayor capacidad en Centroamérica y está en El Salvador

El telescopio de mayor capacidad en la región centroamericana se encuentra en El Salvador y estará a disposición de investigadores, estudiantes, docentes, y a futuro también para el público en general. Se trata del potente telescopio RC 20 que es parte del Observatorio Micro Macro (MMO, por sus siglas en inglés), de la Universidad Don Bosco (UDB).

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad