INFOGRAFÍA: Solo el 14 % de ríos están calificados con buena calidad del agua

El estudio de Calidad del Agua 2019 de la cartera de Medio Ambiente devela el aumento de sitios con pésima calidad de agua, no hay ningún río que cumpla los requisitos para uso de agua cruda a potabilizar por métodos convencionales.

Foto EDH / Archivo

Por Evelia Hernández

Feb 17, 2020- 20:00

El incremento en los ríos de fosfatos, coliformes fecales, nitratos, sólidos disueltos totales y arsénico es parte de lo que ha contribuido al deterioro de la calidad de agua en los ríos, según el Informe de Calidad del Agua 2019 que presentó el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) al Juzgado Ambiental de San Salvador, como parte del proceso judicial abierto por la crisis de agua en el Área Metropolitana de San Salvador, ocurrida el mes pasado.

El Juzgado Ambiental inició un oficio de medidas cautelares contra la Administración de Acueductos y Alcantarillados (Anda), por irregularidad en la calidad de agua (mal olor, color y sabor) suministrada por la autónoma, relacionado con el derecho humano al agua y las probables afectaciones que la población podría sufrir tanto en su calidad de vida como en la salud.

El estudio presentado por el Medio Ambiente fue hecho en 121 ríos a nivel nacional, del 8 de enero al 5 de marzo del 2019.

El documento revela que los sitios con aguas superficiales, de calidad buena, muestran una disminución del 7 % con relación al registro del 2018. Es decir que solo 17 de 121 sitios tienen calidad buena.

Y los sitios con calidad regular tuvieron una reducción del 5 %, lo que significa que de los 121 solo 75 tienen calidad regular.

El informe llevado al juzgado también evidencia un incremento de los sitios con calidad de agua mala y sitios con calidad pésima. Hubo 20 sitios con calidad mala y 4 con pésima.

En el informe se explica que investigaron cuatro usos: el primero agua cruda para potabilizar por métodos convencionales, el segundo agua para riego sin restricciones, el tercero agua para consumo animal y el último para uso de actividades recreativas.

Las muestras fueron tomadas en las regiones hidrográficas del río Lempa, Paz, Cara Sucia-San Pedro, río Grande de Sonsonate, Comalapa-Mandinga, río Jiboa-Estero de Jaltepeque, bahía de Jiquilisco, río Grande de San Miguel, río Sirama y Goascorán.

Las conclusiones de la evaluación de calidad de agua expone que “no existe ningún sitio que cumpla con las guías de calidad de agua, debido a valores fuera de norma para los parámetros de: coliformes fecales, demanda bioquímica de oxígeno a los cinco días (DBO5), oxígeno disuelto, fenoles, fósforo total, boro, arsénico, nitrógeno amoniacal, cloruros, mercurio, plomo, hierro, manganeso, cadmio, cianuro, sodio y sólidos disueltos totales”.

Esto significa que ninguna de estas aguas podría potabilizarse de forma convencional (solo ponerle cloro), sino que necesitan otros procesos.

Según el Reglamento Técnico Salvadoreño, Agua de Consumo Humano. Requisitos de Calidad e inocuidad, los coliformes fecales son indicadores de contaminación fecal proveniente de los humanos y otros animales de sangre caliente. Y la presencia de bacterias de heces en el suministro de agua es un claro indicador de que las aguas negras lo han contaminado.

Los resultados de la calidad de agua muestran que solo 3 de los 121 ríos evaluados, a escala nacional, cuentan con la calidad de agua para ser utilizada en actividades de riego sin restricciones, lo que equivale a menos del 3 % de los sitios evaluados.

Y el 97 % de los sitios no cumple con las características necesarias debido a valores fuera de los parámetros guías de calidad de agua para Boro, Manganeso, Cloruros, Bicarbonatos, coliformes fecales, Nitratos, Conductividad eléctrica, pH, Relación de Adsorción de Sodio y Sólidos Totales Disueltos, dice el informe.

Solo 17 ríos con agua buena

De los 121 muestras realizadas, solo 17 han sido catalogadas con el rango de agua buena. En es ese grupo están ocho afluentes ubicados de la región hidrográfica del río Lempa, siete en el Jiboa-Estero de Jaltepeque y dos en el Goascorán.

El Lempa, el afluente más contaminado del país, cruza la mayor parte del territorio y este alberga ocho zonas donde su calidad de agua está clasificada como buena, de esa cantidad cinco están en la zona de Chalatenango, las tres restantes en el río Torola en Morazán.

El informe determina que las aguas superficiales del río Lempa no cumplen con las características de calidad de agua para potabilizar de manera tradicional, debido a que los valores de coliformes fecales, están fuera del rango establecido, que va de los 2,200 a los 130 millones de bacterias por 100 mililitros, cuando el valor normal es de 2,000 Número más probable (NPM) por 100 mililitros.

Mientras que el fósforo total es en el rango de 0.53 a 45.95 miligramos por litro y el parámetro normal es menor a 0.15 miligramo por litro; en Fenoles el rango encontrado es 0.02 a 3.39 miligramo por litro, cuando el valor guía es menor 0.01 miligramo por litro.

Los valores para demanda Bioquímica de oxígeno son a los cinco días en el rango de 4.53 a 217.5, y el valor normal menor o igual a 4 miligramo por litro; el mercurio en el rango de 0.0012 a 0.038, siendo el valor guía menor a 0.001 miligramo por litro.

Y por último el arsénico, el rango de 0.011 a 0.034, cuando el valor guía es menor a 0.01 miligramo por litro. Según el documento, el arsénico se utiliza como conservante de la madera y pesticidas.

La exposición al arsénico produce efectos adversos en la piel, sistema nervioso o el hígado. Además es considerado como precedente en cáncer de piel, pulmón, linfoma, leucemia, hemangiosarcoma hepático y cáncer de la vejiga urinaria.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad