Alcaldías inspeccionan los puestos de pólvora en el país

En San Salvador, la comuna ha autorizado 8 puntos de venta, en donde están ubicados 199 puestos.

FOTO EDH

Por Violeta Rivas

Dic 24, 2019- 04:30

La alcaldía de San Salvador inspeccionó 8 puntos de venta de pólvora en la capital, donde están establecidos 199 puestos, para verificar si contaban con los requerimientos establecidos para evitar que ocurran accidentes.

Los puntos de venta autorizados son Parque Centenario, con 110 puestos de venta; costado poniente de la 11a. Avenida Norte, entre la 27a. y 29a. Calle Poniente, donde se encuentran 11 puestos.

También están autorizados 9 ventas de pólvora ubicadas en el redondel Baden Powell, 12 puestos en el triángulo ubicado en la Calle Motocross, en la colonia Miralvalle; 34 locales en el Redondel Masferrer; 7 ventas de pólvora en la Calle a Huizúcar y el bulevar Rodríguez Porth; 7 puestos en la calle Ramón Belloso, en el barrio San Jacinto; y 9 puestos ubicados en la 17a. Avenida Sur, del barrio Santa Anita.

“Las inspecciones a cada uno de estos lugares nos permiten verificar las medidas y requerimientos de protección y seguridad para los comerciantes y el consumidor”, expresó Javier Tejada, de la Unidad de Protección Civil Municipal.

En el caso del Parque Centenario, la municipalidad ha instalado un tanque con 10,000 litros de agua para cualquier emergencia. En el resto de puntos de venta han colocado barriles de agua.

En cada uno de los puestos de venta de pirotécnicos, la municipalidad informó que hay un despliegue de miembros del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) para brindar seguridad a clientes y vendedores.

Supervisan puestos en San Miguel

En el municipio de San Miguel se encuentran 36 puestos temporales en la Plaza de Toros y 11 puestos ubicados en diferentes puntos de la ciudad.

Reyes Crespos Medina, de 60 años, tiene 16 años de vender pólvora para la temporada navideña en un pequeño cuarto ubicado sobre la 3a. Calle Poniente, entre la 14a. Avenida Sur y 3a. Avenida Sur, del centro de San Miguel.

La mañana del lunes, la comerciante y otras tres vendedoras de pólvora del centro de la ciudad, recibieron la visita de la Unidad de Armas y Explosivos de la delegación policial de San Miguel, acompañados por el comisionado de Protección Civil Municipal y el Cuerpo de Agentes Municipales (CAM).

“Lo que se anda realizando son inspecciones rutinarias, donde el objetivo es supervisar las ilegalidades que se puedan encontrar, como material prohibido”, explicó José Batres, encargado de la Sección de Armas y Explosivos de la Policía Nacional Civil (PNC).

Otra de las finalidades de esta unidad es ver que se cumpla la Ley para el Control y Regulación de Artículos Similares a Explosivos, Sustancias Químicas y Productos Pirotécnicos, que fue aprobada en 2014, donde la sanción va de 1 a 10 salarios mínimos.

Según la ley, algunas faltas son vender pólvora de forma ambulante o en lugares no autorizados y que tengan licencia o permiso de venta vencido, cuya multa será de un salario mínimo.

“Todos los papeles los tengo en regla, solo me falta el de la alcaldía porque no lo han traído, ya vino Bomberos a hacer la inspección. Se debe de tener cuidado e ir mermando esto, ya mucho problema, se gasta en tantos papeles y cuesta que los den, yo he gastado casi 200 dólares”, aseguró Crespo Medina.

A pocos metros del negocio de la vendedora se encuentra otra venta de pólvora, donde al momento de la inspección se encontraban atendiendo a una mujer que buscaba comprar pólvora para revender en un cantón de San Miguel, venta que fue frustrada por los agentes cuando le solicitaron su licencia de venta.

“Yo para que voy a tener licencia si es un poquito lo que vendo, además en esos cantones y caseríos refundidos ningún policía llega y los que andan por ahí no dicen nada, ni sabía yo que se necesitaba eso”, se quejó la cliente.

“Si una mayorista autorizada vende a alguien que no tiene licencia para revender, la sanción le cae a la dueña del local porque ella sabe lo que está vendiendo. Nosotros lo hemos hecho de su conocimiento porque ella desconocía de la normativa”, explicó el sargento Batres.

El encargado de Protección Civil Municipal de San Miguel, Óscar Portillo, manifestó que el artículo 39 del reglamento de la ley establece que la alcaldía autoriza los lugares donde se pueden comercializar pólvora, previa inspección y autorización de Bomberos.

“El procedimiento es que las personas interesadas en comercializar pólvora se aboquen a Bomberos, ellos hacen la inspección, le extienden una certificación que explica que reúne los requisitos para que el negocio pueda funcionar como venta de pólvora, para luego ir a la alcaldía y ellos pagan el impuesto para poder comercializarla” dijo Portillo.

Según las autoridades responsables, todos cuentan con los permisos correspondientes y a la fecha no ha impuesto ninguna esquela, ya que según la Policía, la finalidad es informar a los vendedores y la población.

Manifestaron que consideran que muchos de los vendedores ambulantes pagarán más de multa en relación a lo que han invertido en sus ventas y, recalcaron, que de no imponer una esquela las personas seguirán sin acatar la ley.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad