Voleibol de Playa

El motivo por el cual El Salvador se queda sin pareja femenina de voleibol de playa

María Fernanda Vargas confirmó que no jugará más voleibol de playa como seleccionada, ni su compañera Kathya Vásquez. Ambas pasaron diez años representando al país

María Fernanda Vargas (izq.) y Kathya Vásquez. Foto EDH/Archivo

Por Varinia Escalante | Twitter: @VSkalanT | Jun 29, 2020- 05:35

El deporte no es para siempre. Y la voleibolista de playa, María Fernanda Vargas, lo sabe. La atleta anunció el jueves, en el programa El Banquillo de Vive FM, que dejará el deporte. Además, mencionó que su compañera de fórmula, Kathya Vásquez, tampoco seguirá.

Las seleccionadas nacionales, quienes han ganado un histórico bronce en el Tour Norceca y participaron de los últimos Juegos Panamericanos de Lima 2019, han estado jugando juntas durante 10 años, pero requieren tiempo para continuar con sus actividades personales y profesionales.

“Ya no. La verdad que se nos está haciendo bien difícil. Esto no tiene nada que ver con la pandemia (del Covid19). Pero, realmente, el trabajo nos está exigiendo bastante y siempre en la vida hemos tenido que dejar de lado muchas oportunidades por el deporte, por tener esa satisfacción y felicidad”, dijo Vargas.

Probablemente se limiten a practicar el deporte a nivel de voleibol de sala. Foto EDH / Archivo

Querer no siempre es poder

“Uno lo hace por pasión. Pero llega un momento en el que uno no rinde igual en el trabajo. Yo siempre he estado con la ‘U’, Kathya ya está casada, tiene su familia, quiere seguir adelante, así que ya estuvo. A lo mejor, nos vamos a quedar jugando en la Liga Nacional de Voleibol Sala”, manifestó.

Según Vargas, mucho incide el no poder entrenar adecuadamente y los horarios de sus facetas laborales. “Kathya es arquitecta, en La Geo; yo soy egresada de veterinaria y trabajo en la unidad ambiental de La Geo. Hago estudios de impacto ambiental, monitoreando la calidad del agua, del aire, viendo que no haya impactos negativos tanto en el medio ambiente como en comunidades aledañas a los diferentes proyectos que tiene la empresa”.

“Mi trabajo es, básicamente, de campo, y sí se me hace complicado”, añadió la voleibolista, reiterando que siempre podrían tener el patrocinio y apoyo pero quizás “no al cien”, porque sí “se hace muy difícil el entrenar”.

Vargas lamenta que no haya relevo para ellas en este deporte. Foto EDH / Archivo

“Yo trabajo mucho en campo, a veces no llegaba a los entrenos, a veces entrenábamos una vez a la semana, súper cansada, eso era no aprovecharlo bien. Así que no queríamos estar recibiendo tanto apoyo y no utilizarlo de la mejor manera”, expresó la atleta, quien dijo además que le preocupa que no hay relevo generacional hacia los Juegos C. A. de Santa Tecla 2021, pues hay poco apoyo de la federación en cuanto a la rama del voleibol de playa.

Además, otro de los impedimentos para continuar con los remates es el poco apoyo que tenían de la Federación. Siempre se les complicó entrenar y nunca hubo un entrenador específico para esta modalidad. Así mismo, le preocupa que a la fecha no ve un recambio de otra pareja para que compita en eventos internacionales.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad