Opinión

OPINIÓN: Gestión dirigencial eficiente, la clave del éxito

La solvencia con la que equipos como Águila y Alianza encararon el 2019 los llevó al éxito deseado

Se vivió un final duro entre Alianza y FAS. Esta fue la quinta final que disputaban juntos estos equipos. Foto EDH/ David Martínez

Por Diego Guzmán - Periodista salvadoreño | Dic 27, 2019- 04:30

Águila y Alianza, principalmente, saborearon el éxito en el 2019 gracias a la gestión dirigencial, que fue clave para la parte deportiva. Emplumados y paquidermos se vieron beneficiados por la liquidez económica para fichar jugadores y cancelar salarios. Esos aspectos son primordiales para que los jugadores y cuerpo técnico estén enfocados en dar su mejor esfuerzo en la cancha y no divagar en problemas financieros personales.

Para muestra un botón: Águila, bajo la conducción del entrenador nacional Carlos Romero, tuvo un desempeño aceptable en el torneo Clausura 2019, que lo llevó a coronarse monarca ante Alianza. En el Apertura 2019, los negronaranjas no tuvieron la misma solidez deportiva para revalidar el título, pero les alcanzó para poder llegar a los cuartos de final. Los migueleños, con el argentino Daniel Messina en el banquillo en el tramo final del torneo, lucharon mano a mano con Sonsonate en semifinales.

Alianza, por su parte, ya venía siendo protagonista desde hace varios torneos, donde tuvo una serie de duelos en la final contra Santa Tecla. En la primera parte de este año, los paquidermos no pudieron quedarse con la corona en la catalogada “final soñada” contra Águila. Sin embargo, los albos mantuvieron el protagonismo en el Apertura 2019, y llegaron a su séptima final consecutiva en la que vencieron a FAS.

De hecho, los capitalinos terminaron en el primer lugar al cierre de la fase regular de clasificación, y aseguraron su boleto a semifinales con varias jornadas de anticipación.

Eso sí, Águila y Alianza no son los únicos ejemplos de administraciones que se esforzaron por mantener estabilidad económica y elegir adecuadamente los refuerzos para su plantel.

FAS, Municipal Limeño, Santa Tecla, entre otros equipos, trataron de tomar decisiones adecuadas en la parte dirigencial y llegaron a poder disputar las instancias finales.

Brayan Gil Hurtado de CD FAS y Roberto Domínguez de Santa Tecla FC, luchan por el balón. Foto EDH / Archivo

Los tigrillos, que se ubicaron en el segundo lugar al cierre de la fase regular, jugaron la final del torneo Apertura 2019, que terminaron perdiendo contra Alianza. Los santarroseños, por su parte, estuvieron en el segundo lugar durante varias jornadas, y avanzaron a cuartos de final, donde cayeron ante Santa Tecla. En tanto, los tecleños, vinieron de menos a más en el certamen y llegaron hasta semifinales, instancia en la que fueron superados precisamente por FAS.

Es importante destacar que dichos equipos tuvieron un mérito extra, ya que la ausencia de la afición en varios tramos del torneo los obligó a ser más eficientes en el manejo de sus finanzas. No se puede olvidar que muchos equipos dependen, en gran medida, del ingreso de afición a sus juegos como locales, lo cual no es lo ideal por la realidad del balompié cuscatleco.

Y es que la asistencia a los escenarios de los equipos de Primera División es poca en algunas jornadas del torneo, aunque aumenta en las instancias decisivas tales como cuartos de final, semifinales y final.

El reto para los equipos, en especial a los que no tienen aficiones numerosas, es diseñar un modelo de gestión dirigencial y comunicacional que les permita generar nuevas fuentes de ingresos, para tener equipos más competitivos.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad