Opinión

Opinión: Mágico González, un legado inoxidable

El constante recuerdo de los españoles resurge para el símbolo del cadismo y del fútbol salvadoreño

Una portada con el salvadoreño como referencia. Foto / Tomada de @RevistaPanenka

Por Gustavo Flores | Twitter: @Gusflores21 | Jul 22, 2020- 19:07

Con el ascenso del Cádiz en el fútbol español, la emblemática figura del Mágico González ha resurgido en medio de la pandemia. Su legendaria bohemia, su forma particular de vivir el fútbol -y la vida- y su carisma -inoxidable a través de los años-, se apoderó de los medios españoles y rebotó en varios costados del mundo.

En el resurgir mediático del jugador más preponderante de la historia de El Salvador empezó en El Chiringuito. El programa de TV,que mixtura gritos y fútbol, lo entrevistó tras el logro y sus frases se multiplicaron en ambos lados del océano. Todas, con su sello.

Desde el “positivismo” hasta “nos han vuelto a ser lo que nos merecemos: una afición de Primera”. Su sencillez se tradujo en sentencia cuando dijo: “vamos a querer salir ahí, de abanderados, muchos. Pero no”. Después fue una portada de Marca, el diario español de mayor tirada, donde le dedicaron el título principal: “El regreso de un equipo MÁGICO”. Hermosa tapa.

La portada que sacó el Diario Marca sobre el ascenso del Cádiz. Foto tomada de Twitter @marca

Las revistas españolas deportivas “de culto”, Panenka y Líbero, también lo tuvieron presente. La primera sorteó un cuadro de pura cepa cadista con el Mágico en primer plano. La segunda lo incluyó en su portada junto a otros bohemios del fútbol como el “Trinche”, Ronaldinho y George Best. Mágico, único e irrepetible.

Tanto que 30 años después de haber vestido la inconfundible camiseta amarilla más famosa en el país, el recuerdo de este salvadoreño errante sigue tan latente en España como sus goles, amagues y culebritas macheteadas hubiesen sido ayer.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad