Alianza bicampeón del fútbol salvadoreño

Los albos ganaron en la final a Santa Tecla por 1-0 y consiguieron así su título #13 en Primera División

Por Mauricio Martínez

May 20, 2018- 17:00

Los paquidermos lograron su segunda corona del año deportivo y se ponen como el tercer club salvadoreño más ganador del fútbol salvadoreño al vencer 1-0 a Santa Tecla.

¡Bicampeones! Alianza obtuvo ayer su segunda corona de la temporada al vencer a Santa Tecla por la mínima de 1-0 en un partido que no gozó de la intensidad de los tres antecedentes, pero los paquidermos volvieron a tener en Marvin Monterrosa un jugador clave que fue el encargado de poner la única anotación, pero que vale oro para los intereses blancos.

 

 

Los dos equipos que han dominado con creces los últimos dos años en el fútbol nacional se volvían a encontrar en el Cuscatlán. No habían más estadísticas que valieran, eso quedaba de lado y se enfocaban en ganar para sumar un trofeo más a sus vitrinas.

Lo que más temía el equipo tecleño se reconfirmó cuando se conocieron las alineaciones: Bryan Tamacas y el capitán Juan Barahona no estaban ni en la lista de suplentes y le tocaba al técnico Rubén da Silva improvisar en la zona defensiva. Con esas ausencias perdían mucho, son dos jugadores que desde sus respectivas bandas generan mucho fútbol ofensivo.

FINALIZADO | Alianza bicampeón de la Liga Mayor

Sigue la definición del Clausura 2018 desde el estadio Cuscatlán entre albos y periquitos. ¿Quién será el campeón?

Sin ningún drama, Santa Tecla no se escondió, no renunció a su idea de proponer y hasta salieron con Ricardo Ferreira y Harold Alas en el ataque. El medio campo con un Fernando Quintanilla para hacer la bites de marca y desde los primeros minutos se hizo sentir con duras entradas sobre Herbert Sosa y así detener los primeros intentos de Alianza.

Era un partido trabado, ya que Alianza también había enfocado su juego en tratar de tener el balón en su poder. Se llenaron de faltas temprano, y en media hora los dos equipos tenían amarrados a a hombres con tarjetas amarillas.

Narciso Orellana, de Alianza, trata de cubrir el balón ante la marca. Foto/ Lissette Monterrosa

 

Los albos parecían iniciar el partido mas completos. Solo tenían la baja de Rubén Marroquín, pero Rudy Clavel siempre ha sido un recambio importante y en la clase de partidos como el de ayer siempre le responde a Jorge Rodríguez.

La incógnita era si Rodolfo Zelaya, quien tuvo un accidente hace una semana pero que había trabajado normal toda la semana, iba a ser titular. Sin embargo se quedó en el banquillo y sólo saltó al minuto 22 para saludar a la afición que le rindió un homenaje con aplausos y coreaban su nombre.

Muchas interrupciones por faltas, sobre todo en lo ancho del medio campo. Fue hasta el minuto 14 que los capitalinos se fueron al ataque, habían tenido bien cerrados los espacios pero con la velocidad de Óscar Cerén, quien comandó un contragolpe se logró meter al área y estuvieron cerca de anotar el primero se la tarde.

Los elefantes blancos también tenían in no me cerrojo en los primeros minutos, sólo Kevin Reyes empezó a meterlos en apuros y de ahí vino la primera tarjeta amarilla porque tuvo que detenerlo a la fuerza. Joel Aguilar Chicas, réferi central de la final, ya lo tenía advertido y no lo perdonó.

El juego no crecía, se estaba desarrollando de una manera muy táctica donde pocos espacios para los dos, con más interrupciones que jugadas de peligro en los arcos.

La última final que jugaron tecleños y años fue llena de goles, cinco en total, pero después de 35 minutos no había mayores opciones para que marcarán. Pero lo que sí se volvió a repetir es que el protagonista del primer tanto en la gran fiesta del Apertura 2017 apareció otra vez. Marvin Monterrosa se encargó de destrabar el marcador al 39′ tras un gran pase de Herbert Sosa a las espaldas de los defensas y el capitán blanco se la levantó a Joel Almeida.

Fiesta en la grada por esa anotación que los ponía más cerca de la corona 13 y el primer bicampeonato paquidermo en la historia de los torneos cortos.

Después de ese gol Alianza se encontró con un buen momento, corto, pero se adueñó del balón hasta el final del primer tiempo. Santa Tecla semana contra la corriente, se equivocaba poco pero les costaba ir al frente.

Ricardo Ferreira había jugado lejísimos del área rival y Harold Alas tampoco podía hacer mucho para lidiar con la buena marca que hacían los capitalinos con Narciso Orellana y con Isaac Portillo, la pareja de contenciones que habían jugado los últimos partidos y tenían la confianza del “Zarco”.

Se fue el primer tiempo y la escuadra tecleña seguía lamentando la ausencia de Barahona y Tamacas. “Polillita” tenía 15 minutos para pensar en cómo volver a poner la balanza pareja. Eran pocas las opciones en el banquillo, y el único cantado era el de Gerson Mayén .

De dientes apretados

Con el partido incómodo que tenían y viendo que necesitaban generar llegadas para encontrar el empate, Mayén llegó al juego, sin embargo no había sido su mejor torneo por las lesiones, algo con lo que siempre ha tenido que pelear Santa Tecla. El 10 colinero tenía la misión de ordenar la casa, estaban con una mínima diferencia en el marcador.

Alianza seguía bien ordenado, también empezaron a mover sus piezas y se dio la llegada de Rodolfo Zelaya al juego. Recibió su segundo homenaje de la tarde. Llegó en lugar de Gustavo Guerreño, que también todo apuntaba a que era su último juego con la camisa blanca.

El paraguayo batalló en los 61 minutos que estuvo en el campo, pero no sé le dio el gol para irse a lo grande, pero si estadía en el equipo dio buenos resultados.

Rodríguez no se conformaba con el 1-0, estudió al rival y encontró una fórmula para hacer más daño. Llegaron más jugadores con idea ofensiva. Primero Alex Larín en lugar de Clavel. Pero al desarrollar la idea era para tener más a raya a los rivales y evitar sorpresas.

Los capitalinos, con un Tecla volcado y con algunos intentos sobre el arco de Víctor García, dejaba la zona media descuidada. Desde ahí se empezaron a gestar algunos contragolpes, pero los verdolagas se replegaban rápido e impedían la segunda caída en su arco.

La dinámica varió poco y el gol de Monterrosa seguía pesando. El reloj no se detenía, eran momentos tensos dentro del campo y en la grada, el menor descuido podía sentenciar el duelo o poner todo como al inicio.

La reacción tecleña no se concretó, los jugadores que estaban en el banquillo blanco ya estaban de pie como es costumbre. Solo esperaban la hora y casi vuelven a gritar otro gol cuando Herbert Sosa movió la cabaña de Almeida con in derechazo que se estrelló en el poste horizontal.

La victoria estaba consumada, Aguilar Chicas se acercó a un jugador blanco para pedirle el balón y decretar el final del juego para que las miles de gargantas de hinchas blancos empezaran la segunda parte de la fiesta para celebrar la corona número 13 que significaba el bicampeonato.

Y al 87′ los aficionados se quedaron con el corazón en la mano cuando Sosa volvió a animarse con un tiro desde el borde del área, y estrelló el balón en el travesaño. Tras llegar al 90’se agregaron tres minutos, pero el marcador no se movió y los pupilos del Zarco Rodríguez acabaron celebrando un título más.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las escuelas deben comenzar a enseñar las materias del futuro
Noticias Conoce la historia de algunos de los colegios más antiguos de El Salvador
Noticias Chef crea marca de café para ayudar a jóvenes y familias
Aqui estamos: futbol