×

Síguenos en

Otro policía asesinado en una emboscada de pandillas

La familia del agente muerto queda en el desamparo. Ojalá que le paguen a tiempo su seguro, pues los encargados “se olvidan” de pagar oportunamente las primas de los seguros que protegen a las familias de policías y soldados, lo cual condena a esas personas a la pobreza además de perder a quien les proveía de pan.

Por .

Feb 05, 2018- 06:00

En una emboscada que sacudió al Gran San Salvador y al país murió un agente policial que participaba en un operativo para capturar a un cabecilla pandillero, el pasado viernes.

En el enfrentamiento, el cabecilla y otro cómplice perecieron, al mismo tiempo que ocho policías más resultaron lesionados.

Pero adicionalmente la familia del agente muerto —asesinado cuando se trata de una emboscada— queda en el desamparo. Ojalá que le paguen a tiempo su seguro, pues los encargados “se olvidan” de pagar oportunamente las primas de los seguros que protegen a las familias de policías y soldados, lo cual condena a esas personas a la pobreza además de perder a quien les proveía de pan.

Anteriormente se ha denunciado que no les entregan el dinero del seguro a las familias porque no se han pagado las pólizas, mientras los funcionarios y activistas del oficialismo reciben a tiempo su paga y beneficios.

Sólo hay que ver cómo los de CEPA están gastando en mil plazas adicionales, en un momento en que el gobierno ha prometido “austeridad”, las actividades portuarias y aéreas se han reducido y es imposible albergar y sentar a tanta gente de un día a otro.

Ojalá que no se trate de personas que sólo llegan a recoger cheques o que mandan a otros iguales que ellos como mensajeros a traerlos.

La gente de trabajo en nuestro país puede comparar lo que los efemelenistas se recetan, sus abusos, con lo que a ellos les toca padecer en incontables campos tales como:
— la clase de servicios públicos que reciben en comparación de lo que antes era usual;
—la inseguridad en sus colonias, caseríos o poblaciones aledañas a San Salvador como Mejicanos y Soyapango;
—el desabastecimiento de agua, estado de las calles y caminos, señales de tránsito, reparación de vías;
—a esto se suma el abuso de los interminables viajes de diputados y diversos funcionarios sin beneficio para el país.

¿En algún momento han sabido los salvadoreños que se incorpore como resultado de esos viajes nuevo saber a la enseñanza, al manejo de las entidades oficiales, a lo que contribuya a mejorar relaciones con nuestros vecinos o la comunidad internacional lo que en otras partes se experimenta y se conoce?
Pero nada; no pasan de emular lo malo y repugnante de lo que se sufre en Cuba y Venezuela y lo que era moneda de cambio en la despanchurrada Unión Soviética.

Pueden detectar fugas de aguas, pero no hay dinero para corregirlas

Para colmo un hecho: España ha donado a nuestro país los medios para detectar fugas de aguas, toda clase de aguas, en el subsuelo, pero eso de nada sirve pues no hay dinero para reparar esos daños.

De nuevo, sobra para que dupliquen la empleomanía de CEPA, pero no para algo tan esencial como reparar las fugas de aguas en toda la ciudad y evitar futuras epidemias y formación de cárcavas.

En este triste cuadro de torpezas y abusos, lo primero es asegurarse de que estén al día los seguros de las familias de policías y militares…