×

Síguenos en

Señor Bukele: Yo sí voy a votar

Por Rafael Palomo*

Feb 06, 2018- 19:42

En los últimos días ha circulado una oscura campaña, que consiste en incentivar a la población a anular su voto en estas elecciones para alcaldes y diputados del 4 de marzo. Cansados de muchos políticos, grupos desconocidos de la “sociedad civil” se han lanzado a promover que nuestro voto debe ser anulado. Con esto coincide que el famoso alcalde de San Salvador ha estado compartiendo un mensaje similar, en los eventos de su movimiento con el cuál anunció que buscará la Presidencia de la República en 2019. No me parece coincidencia, y este tema es demasiado delicado para una democracia agonizante, que viene de vivir 2 elecciones presuntamente fraudulentas, en 2014 y 2015, en las cuales: si bien no se pudo comprobar nada, las anomalías y la ineficiencia del Tribunal Supremo Electoral dejaron mucha desconfianza en los votantes.

Es preocupante ver la falta de compromiso de la sociedad. Es imposible exigir buenos gobernantes si no se vota por ellos. Nayib Bukele es a todas luces una figura polémica, y aunque aquellos que se han dejado engañar por su imagen fresca, poco seria y moderna, existimos algunos más escépticos que no hemos decidido creer en su producto de mercadeo. Se sabe que la izquierda radical de este país conforma casi un 40 % de las personas que atienden a votar y no dejarán de marcar la bandera del FMLN. Si bien el alcalde ya no es un militante activo de ese partido, me resulta curioso que después de que el FMLN lo expulsó, el edil capitalino siga velando por los intereses de ellos.

Entrando ya en profundidad, me tomo la libertad de hablarle claro a mis lectores: si ustedes no votan, no se quejen. Al ejercer nuestro voto, hacemos constar nuestra voluntad y gozamos del derecho por el cual tanta gente ha luchado; el sufragio, nuestra única expresión de poder en una débil democracia representativa. Como ciudadano no pienso sentarme y entregar el destino de mi país a un grupo de personas que subsisten de nuestros impuestos. No me parece casualidad que Nayib replique un mensaje que solo le favorece a su ex partido. Aquellos que piensan que el FMLN y Nayib Bukele ya no trabajan juntos, viven sumergidos en una mentira que pretende llevarlos como ovejas al matadero; para que se mantengan en el poder aquellos que tanto han dañado nuestro país en los últimos 10 años.

Somos todos ciudadanos del mismo país, somos todos hijos de la misma nación y tenemos el mismo interés: poder dejar un mejor El Salvador para futuras generaciones. Cuando digo esto no me refiero a los políticos; me refiero a los votantes, a los ciudadanos que luchamos por mejorar. No pretendo cargar con el peso de saber que fue mi decisión de delegar el poder sobre el rumbo que quiero para mi país, en manos de unos pocos, y dejarme a mí mismo y a mi descendencia, un país esclavo y quebrado. No podría soportar el dolor de vernos caer a un barranco por seguir a un demagogo, con nuestros ojos cerrados, como ya nos pasó en 2004 y 2009, por culpa de aquellos que se abstuvieron de votar y elegir sabiamente.

Todos aquellos que amamos a El Salvador, este 4 de marzo tenemos una cita con nuestra Patria, un deber ciudadano que cumplir, y que, si no lo cumplimos, nos estaríamos defraudando a nosotros mismos. Pretendo cruzar fronteras y viajar, con tal de ir a mi país y expresar mi voluntad, y que la decisión sea mía, y no de aquellos que viven de lo que el gobierno le roba a sus ciudadanos. Si somos salvadoreños y nos beneficiamos del país en el que vivimos, tenemos que irnos olvidando de que votar es un privilegio; votar es un deber, y aquel que no lo cumple, debe atenerse a sufrir las consecuencias, y perjudicarnos a todos los que si luchamos por un mejor país.

Esto se trata de levantarse por nuestra Patria, y demostrar que somos los jóvenes, ese 67 % del padrón electoral, quienes vamos a empezar un cambio en nuestro país, y la única forma de hacerlo, es votando, independientemente de por quién decidamos hacerlo. La única manera de que los políticos absurdos y corruptos sean elegidos nuevamente es si nosotros decidimos no salir a votar por candidatos mejores, con mentalidad diferente.

Me dirijo a mi generación y a todos los jóvenes: no pueden quejarse de los políticos viejos, cuando ustedes se niegan en ir a votar por otros. No se dejen engañar, no se dejen amedrentar, su voto sí cuenta. Si ustedes no se quedan en sus casas, sentirán el orgullo y la satisfacción en su pecho de haberle servido a su Patria, y de construir un mejor El Salvador.

Al señor Bukele quiero hacerle saber, que podrá engañar a muchos, pero al final seremos más los que vayamos a darle un mensaje en las urnas: con la democracia de este país no se juega. Un político salvadoreño muy sabio una vez dijo que el arma más poderosa de los hombres libres es el voto, y este mismo hombre nos dejó claro que al votar la culpa no es de los que se equivocan, la culpa es de los ausentes. No me quedaré de brazos cruzados al verlo a usted abrir nuevamente las heridas que tanto nos han costado sanar a los salvadoreños.

Nayib: mi voto sí cuenta. Por eso este 4 de marzo yo sí voy a votar y espero que quienes lean esto también lo hagan. Aunque usted quiera silenciarnos, los salvadoreños sí tenemos voz y somos más los que sí amamos nuestra Patria y lucharemos siempre por ella.

El voto es la voz de todos los salvadoreños que amamos a nuestro país, y si mis padres votaron bajo las balas, yo no dejaré que nada me impida luchar por la democracia otra vez.

“El que no ama a su Patria, no ama a su madre”.

*Colaborador de El Diario de Hoy