Secciones
×

Síguenos en

EE. UU. pide mejorar inversión y seguridad

El Asocio para el Crecimiento prepara 14 medidas para fortalecer la lucha contra el narcotráfico, las pandillas y extorsiones

Las constantes expresiones de violencia e inseguridad frenan el desarrollo de las inversiones. Foto EDH / salomón Vásquez
Las constantes expresiones de violencia e inseguridad frenan el desarrollo de las inversiones. Foto EDH / salomón Vásquez

Por Juan José Morales negocios@eldiariodehoy.com

Jul 30, 2013- 20:00

Estados Unidos llamó a El Salvador a fortalecer su clima de inversiones, mejorar su seguridad pública e involucrar a la sociedad civil en el desarrollo del plan de Asocio para el Crecimiento y un posible segundo compacto de los Fondos del Milenio (Fomilenio) para la zona costera del país.

La Embajadora de EE. UU., Mari Carmen Aponte, declaró ayer que su gobierno aspira a que El Salvador salga de un periodo de poco desarrollo con el impacto significativo que lleva la inversión extranjera directa en la generación de empleos, el uso racional de los recursos del Estado y el ataque al narcotráfico, las pandillas y las extorsiones, entre otros ilícitos.

Recordó que el próximo Presidente de la República encontrará un país afectado por altos niveles de criminalidad, una economía en dificultades, incertidumbre fiscal e incluso insuficiencias institucionales, aunque dejó claro que continuarán con una relación productiva y de colaboración con el gobierno que iniciará sus funciones en junio de 2014.

“El Salvador fuerte y democrático tendrá más capacidad de contribuir a la prosperidad y la seguridad regional, y se beneficiará de ella en el corto plazo. Este es el momento ideal para que los salvadoreños reflexionen sobre una visión económica y social de país”, analizó la diplomática, en el marco de un foro sobre temas económicos realizado ayer en San Salvador.

En este sentido, Aponte enlazó la necesidad del Fomilenio II para que el clima de negocios e inversiones mejore con los actuales indicadores económicos que indican que solo se crecerá en un 1.9 % en relación con el Producto Interno Bruto (PIB), según reportes del Banco Central de Reserva (BCR).

El año pasado el país fue el que menos Inversión Extranjera Directa (IED) atrajo en la región: $518 millones, en tanto el mayor receptor fue Panamá con $3,020 millones, y Costa Rica con $2,265 millones.

“Fomilenio II busca en última instancia mejorar todos esos elementos de la productividad del país y eso se hará con proyectos de gran envergadura y de mediano plazo que deben de ser sostenibles en el tiempo y no ser abandonados con los cambios de gobierno”, detalló Aponte.

Así, la jefa de la representación de Estados Unidos en el país dijo que como parte del Asocio se están discutiendo dentro del Consejo para el Crecimiento (integrado además por grandes empresarios nacionales) 14 medidas en el ámbito de seguridad enfocadas en fortalecer las instituciones del ramo, profesionalizar a los agentes de los organismos policiales y en varias reformas para volver el sector judicial más efectivo y eficiente.

También apuntó que desde la sede diplomática que preside se han creado lineamientos para los bienes transables, es decir todos aquello relacionados con la capacidad nacional de producir bienes y servicios con programas que incluso la embajada apoya en educación, productividad y competitividad.

“El Tratado de Libre Comercio y otros mecanismos entre Estados Unidos y El Salvador deben de aprovecharse si el país desea tener más peso en la balanza comercial mundial. Todo esto permitirá invertir en la fuerza laboral del país y hacer negocios en un entorno local y regional competitivo”, visualizó Aponte.

Infraestructura, clave

Como parte del Asocio, el actual gobierno cita varios proyectos para lograr ‘despegar’ la economía: el Puerto de La Unión, la ampliación del Aeropuerto Internacional e incluso el mismo Fomilenio II, del cual ya se aprobó la cartera de proyectos por parte de la Corporación del Milenio (MCC, por sus siglas en inglés).

Pero la embajadora reconoce que la concesión y la puesta en marcha de estas megaobras llevará varios meses, incluso un mínimo de dos años para su implementación, por lo que la generación de resultados macro “deberá de esperar”.

“Con toda honestidad, no podemos esperar mejoras hasta que estos grandes proyectos estén en plena ejecución y, en muchos casos, hasta que estos estén finalizados”, puntualizó.

Por ende, el gobierno debe de enlazar su estrategia de seguridad, sobre todo porque múltiples organismos internacionales indicaron que se necesitan “buenas condiciones” para que los capitales foráneos aterricen en el país y no emigren al resto del Istmo, que ofrece menores tasas impositivas y más incentivos en función de la productividad.

De este modo Aponte subrayó que el gobierno debe de ser eficiente y eficaz en asegurar las condiciones regulatorias para el crecimiento, ya que es el sector privado el que asegura casi un 70 % del PIB nacional.

Articulos Relacionados

  • 10000
    b Esto permitirá darle más impulso a proyecto que costó $461 Mlls., producto del último desembolso que realizó EE. UU.
  • 10000
    La embajadora de Estados Unidos en el país, Mari Carmen Aponte, llamó a viabilizar las extradiciones entre aquel país y El Salvador como un mecanismo para mejorar el combate contra la delincuencia, el crimen organizado y el narcotráfico."Estamos trabajando con las instituciones salvadoreñas en el tema porque creemos que la…

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios