Secciones
×

Síguenos en

Cel: El Chaparral no está “engavetado”, pero no hay rediseño

Leopoldo Samour, presidente de la autónoma, pidió "más tiempo" para informar sobre las próximas fases del proyecto

Más de tres años en abandono tiene la construcción de la planta El Chaparral, la cual ya le ha costado a la Cel $110 Mlls. con posibilidades de que vuelva a pedir otro crédito. foto EDH / archivo
Más de tres años en abandono tiene la construcción de la planta El Chaparral, la cual ya le ha costado a la Cel $110 Mlls. con posibilidades de que vuelva a pedir otro crédito. foto EDH / archivo

Por Juan José Morales negocios@eldiariodehoy.com

May 30, 2013- 20:00

Para las autoridades de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (Cel), la continuación de la construcción de la presa El Chaparral es una cuestión de documentos donde aún no se conocen las decisiones técnicas y financieras que permitirían la conclusión de un proyecto que lleva más de tres años en abandono.

Se trata de un proyecto millonario que apunta a costarle al Estado más de $219 millones, que se traducirán en mayor deuda pública.

La base de esta posición es que Cel sigue sin confirmar cuándo se tendrá listo el rediseño de la cuestionada obra, a pesar de que en enero se concluyó el pago de $108.5 millones a la constructora Astaldi para evitar un arbitraje internacional a raíz de las nuevas condiciones geotécnicas que la empresa italiana encontró en los terrenos.

El presidente de la institución, Leopoldo Samour, no respondió ayer cuando se le interrogó sobre cuándo se licitará el nuevo diseño de la obra y afirmó desconocer cuándo podría reiniciarse la ejecución de la central eléctrica, la cual generará 66.1 megavatios (MW) de potencia. “No estoy interesado en hablar de otros proyectos de Cel. Hoy hemos venido a hablar de inversiones geotérmicas (ver nota aparte) y en su momento se les informará lo que se hará en El Chaparral”, evadió el funcionario.

Samour pidió “varios días” para dar una respuesta definitiva sobre si está administración de Cel dejará en edificación la presa o si se suspenderá “indefinidamente”.

Sin embargo una fuente cercana a Cel confirmó que el anteproyecto del nuevo diseño “sigue sin estar listo” y que no se conoce cuándo se convocará al concurso público.

En ese sentido al revisar el listado de licitaciones y contrataciones de Cel en su portal de transparencia y en el sitio web comprasal.gob.sv no aparece ningún proceso de adjudicación relacionado con El Chaparral.

Lo que sorprende al respecto es que Samour hizo énfasis en que el proyecto “no está engavetado y se está analizando”, sin entrar en mayores detalles. “Yo le hablo con certeza, con transparencia. El proyecto no está archivado, pero no puedo decir qué pasos vamos a dar”, condensó el presidente de la autónoma.

Hay que recordar que de los $165 millones que el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) le prestó al país, Cel solo cuenta con $56.5 millones, monto que podría ser insuficiente para concluir la presa, que debía de comenzar a operar el próximo año.

Cel desconoce además si será necesario tramitar otro préstamo con la banca multilateral. Pero Samour reconoció que hay que hacer obras diferentes a las presupuestadas en el contrato anterior.

“Tendría que costar más. El cauce (del río Torola) y las cuestiones geológicas e hídricas del proyecto son determinantes, pero no hay certeza sin el rediseño”, justificó.

Desde hace más de un año Samour prolonga el reinicio de las obras argumentando falta de estudios para demostrar la factibilidad de continuar con la obra, cuando investigaciones de firmas como Novotec El Salvador han demostrado que no hay ningún inconveniente.

Cel tiene otras prioridades

Bajo el argumento de que “es necesario diversificar la matriz energética, Samour prefirió hablar sobre la construcción de un parque eólico en el municipio de Metapán donde se instalarán 30 aerogeneradores que producirán 42 MW.

“Es un proyecto posible. No se ha logrado concretizar nada, pero podría ser una realidad con la nueva ley de Asocios Público-Privados”, detalló.

Inclusive dejó abierta la posibilidad de que la construcción de El Chaparral pueda realizarse de esta manera. Pero no profundizó en detalles.

El costoso retraso de la hidroeléctrica, que con el paso de los días encarecerá más la obra final, lo minimiza Cel cuando considera que entre 2016 o 2017 “comenzaría a operar”, sin tomar en cuenta que se ha dejado de crear energía para un equivalente de 200 mil familias o generar empleos en la zona norte de San Miguel.

Mientras tanto Samour aseguró que para la próxima semana informará sobre las decisiones a tomar para terminar el embalse, lo que incluye la posibilidad de que después de tener el documento del rediseño haya más endeudamiento. “No puedo adelantar más por respeto al evento en el que estamos. Se les informará en su momento”, puntualizó el presidente de Cel.

Articulos Relacionados

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios