Secciones
×

Síguenos en

El balance trabajo- familia, la nueva cultura empresarial

Los empleados deben ser el centro de la dinámica empresarial

Patricia Debeljuh, conferencista y asesora experta en RSE y Ética Empresarial. foto edh / omar carbonero
Patricia Debeljuh, conferencista y asesora experta en RSE y Ética Empresarial. foto edh / omar carbonero

Por Guadalupe Hernández negocios@eldiariodehoy.com

Feb 07, 2013- 20:00

Solamente las empresas que se atrevan a dar un giro, innovar y apostar por el balance entre trabajo y familia son las que serán más productivas y, por ende, más competitivas, aseguró ayer la investigadora y escritora Patricia Debeljuh.

El balance trabajo-familia se ha convertido en una cultura empresarial adoptada en países como España, Argentina y Chile, los cuales han buscado adaptarse y sensibilizarse a los cambios del mundo moderno laboral y familiar.

El concepto se abrió camino de la mano de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), que ahora practican muchas empresas en el mundo, incluyendo El Salvador, explicó la especialista, que ayer dictó una conferencia sobre el Valor Compartido: Competitividad más humana en el balance de vida y trabajo.

“Sin duda la RSE abrió el camino para que las organizaciones comenzaran a adoptar una cultura más amplia para convertirse en empresas familiarmente responsables… Hay que recordar que la familia es la base de la sociedad y la clave del desarrollo sostenible”, dijo Debeljuh, durante el evento, organizado por la Fundación Empresarias por las Responsabilidad Social (Emprepas).

Destacó además, que en esta visión innovadora, el primer ‘stakeholder’ de las organizaciones debe ser el empleado y su grupo familiar, pues no basta ayudar a la comunidad, al medio ambiente y apoyar las grandes causas que le dan reputación e imagen.

“Si no se tienen cubiertas las responsabilidades hacia adentro, las acciones hacia afuera se quedarán cortas”, remarcó, durante el evento que busca sensibilizar y motivar a los empresarios sobre las nuevas herramientas de gestión laboral y competitividad. Así como también fomentar una relación de mayor calidad entre empleados y empleadores.

¿Pero, qué ganan los organismos que adoptan esta cultura? Según Patricia Debeljuh, las empresas que adoptan esta nueva orientación dentro de la RSE, que pone en el centro de la escena a la familia como creadora de capital humano y social, ganará mayor productividad y rendimiento, pues sus empleados estarán más felices y motivados.

El resto se quedará pagando el costo en términos de ausentismo y menor productividad, porque están dejando fuera a la familia, la cual es indispensable para generar un desarrollo social equilibrado, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y disminuir la pobreza.

La prueba piloto

El concepto de empresas familiarmente responsables ha sido impulsado en los últimos años por Emprepas, que justo ayer lanzó una experiencia piloto para Centroamérica y El Caribe.

Carmen Elena de Velado, presidenta de Emprepas, explicó que en la iniciativa piloto participan dos empresas que fueron seleccionadas de un total de 15.

Se trata de Almacenes Simán y Transactel-Telus, las cuales completaron un autodiagnóstico on line sobre la cultura que ponen en práctica con sus empleados, elaborado por la Escuela de Negocios de Argentina (IAE).

El ejercicio, que concluirá en abril, permitirá a las empresas realizar una medición sobre cuánto ganan al tratar a sus empleados no como un recurso, sino como una madre con hijos, como un padre soltero, como una viuda o un viudo, como seres humanos con problemas cotidianos.

Al final de la experiencia, Emprepas dará a conocer los resultados no sólo de la mejor gestión humana, sino de aquella que agregue valor al entorno de negocios de El Salvador.

Los indicadores y metodologías que se trabajarán durante la prueba son parte del modelo de Empresas Familiarmente Responsables (RSF), que impulsa en diferentes países el Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE Business School de la Universidad de Navarra, España desde 1999.

El organismo ha hecho investigaciones que descubrieron que las empresas que aplican este tipo de prácticas no sólo conservarán durante más tiempo a sus empleados, fortaleciendo la lealtad, sino también dispondrán de una fuerza laboral más comprometida con la visión y misión de la compañía.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios