Secciones
×

Síguenos en

La presencia de mujeres en carreras tecnológicas es muy reducida

Predomina la idea de que son carreras para hombres y que ellas no las buscan por las matemáticas

Un grupo de alumnas interactúa con los robots que forman parte del Laboratorio de Manufactura de la Universidad Don Bosco (UDB). FOTOS EDH/ Cortesía
Un grupo de alumnas interactúa con los robots que forman parte del Laboratorio de Manufactura de la Universidad Don Bosco (UDB). FOTOS EDH/ Cortesía

Por Susana Joma nacional@eldiariodehoy.com

Ene 14, 2013- 20:00

La participación de mujeres en carreras tecnológicas y vinculadas con las ciencias puras, como las ingenierías Civil, Eléctrica, Mecánica, Automotriz, Biomédica, entre otras, sigue muy limitada, lo cual plantea el reto de establecer estrategias fuertes para motivar a las nuevas generaciones a cursar estos estudios que favorecen el desarrollo productivo.

Si bien la apertura de nuevos institutos tecnológicos en distintos puntos del país (Megatec), trajo nuevas opciones de carreras tecnológicas, estas aún no resultan atractivas para la mayoría de mujeres. Eso pone en evidencia las estadísticas sobre las instituciones de educación superior que el Ministerio de Educación (Mined) publicó el año pasado.

Entre 2007 y 2011, la cifra de mujeres que estudiaban ingeniería eléctrica nivel nacional se movió entre 55 y 89, mientras el número de hombres varió entre mil 167 y mil 481. En ese mismo periodo las mujeres que se graduaron de dicha carrera pasaron de 20 a 4, mientras los hombres pasaron de 71 a 79.

En el caso de la ingeniería en automatización, esta recibió, entre 2007 y 2011, de 10 a 5 mujeres. Y la cantidad de hombres pasó de 90 a 62. Las mujeres que se graduaron variaron por año de cero, uno, uno, dos y cero, pero en el caso de los hombres se graduaron 4, 7, 11, 13 y 6.

Queda claro que, en general, este tipo de estudio aún tiene poca demanda y, por el momento, hay más hombres estudiándola. También está presente el problema de deserción que suele darse también en la educación superior.

El panorama es similar con la Ingeniería en Biomédica y Mecatrónica, así como otras carreras y sus respectivos niveles técnicos.

El especialista en educación Oscar Picardo Joao reconoce que en las ingenierías tiende a haber más hombres que mujeres, incluso dentro de la planta docente.

Sin embargo, expone que esa situación tiene que ver más con las percepciones de las personas sobre el tema de las oportunidades de empleo que tendrán, que con el hecho de que las mujeres tengan temor a enfrentarse con la matemática, como muchos suelen pensar.

“Una cosa es lo que uno quiere estudiar, pero otra cosa es quién me va a contratar a la hora de que me gradúe. Igual, cuando usted imagina un docente de parvularia. Usted imagina a mujeres, no a hombres atendiendo niños. Hay casos de hombres que son docentes de parvularia, pero son rarísimos esos casos”, dice Picardo.

Con ello ilustra que, por cuestión cultural, las posibilidades del docente hombre se reducen, tal como puede pasarle aún a las mujeres que llegan a solicitar un empleo que usualmente han demandado los hombres.

Donde Picardo sí ve mayor participación de mujeres es en los estudios técnicos relacionados con la salud y más recientemente el turismo, acuicultura, que brindan los institutos tecnológicos estatales.

Carlos Canjura, director del Programa Talentos Matemáticos de la Universidad de El Salvador (UES), comparte la idea de que la poca presencia de las mujeres en estas carreras es cuestión cultural.

“En el mundo de la ciencia el reinado ha sido prácticamente de los hombres, pero eso en la última mitad del siglo XX empezó a modificarse. Ahora en carreras normalmente identificadas con hombres, ya empieza a aparecer un porcentaje relativamente alto de mujeres”, explica Canjura, aunque reconoce que todavía falta avanzar más.

De hecho, el programa que él dirige puede considerarse como uno de los esfuerzos que ha permitido empezar a romper patrones. Esto es porque participan niños y jóvenes de escasos recursos que provienen de escuelas públicas e instituciones privadas. Sin dudarlo, también hay niñas y niños trabajando duro por mejorar sus habilidades con la matemática, la ciencia, física y química.

“En el programa Jóvenes Talento, que es dedicado a las ciencias, la participación de mujeres anda por el 46 ó 48 por ciento. Eso hace 50 años era impensable”, manifiesta el matemático, para quien lo ideal es llegar a la paridad en la participación de los géneros.

Para Reina Alvarado, vicerrectora de Ciencia y Tecnología de la Universidad Don Bosco (UDB), es necesario que las instituciones educativas trabajen en proyectos que busquen lograr la igualdad de género en estas carreras.

“Se requiere que haya más acceso para las mujeres”, precisa Alvarado. Esto es en alusión a que las personas que se convierten en profesionales en cualquier área de la ciencia y tecnología tienen más oportunidad de mejorar sus condiciones de vida.

En el caso de la mujer, que en este país tiende a ser cabeza de hogar, el impacto de ese avance sería mayor a nivel familiar y de la sociedad.

De allí que el esfuerzo que Canjura desarrolla con los chicos ya no tiene que ser el único.

La vicerrectora de Ciencia y Tecnología expresó que la misma UDB ha empezado a hacer lo propio para que las nuevas generaciones de mujeres triunfen en este campo.

Según explicó, este centro universitario impulsa un programa innovador en el país, el cual ha denominado Mujeres en Ciencia e Ingeniería. Con este buscan aumentar el número de mujeres en las carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Detalló que este programa está dirigido a alumnas que estudian bachillerato, sea técnico o vocacional, en instituciones de enseñanza ubicadas en el sector de influencia de la UDB, es decir Soyapango. También abarca a las jóvenes que ya están llevando estas carreras en ese centro de educación superior.

Tal como explicó Alvarado, la finalidad es la de despertar el interés de las jóvenes de educación media en los conocimientos relacionados con la ciencia y la tecnología, así como mantener la atención y mejorar el rendimiento de las que ya están estudiando carreras a nivel de técnico, licenciatura e ingeniería vinculadas con esos campos. El programa que está desarrollando el centro universitario salesiano preparará a las alumnas para afrontar y superar los prejuicios y obstáculos que existen en el trabajo y en la sociedad en general para las mujeres, con charlas, conferencias motivacionales e informativas, talleres, entre otras actividades.

Articulos Relacionados

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios