×

Síguenos en

Mascotas son abandonadas en el Zoológico

Un mono cara blanca, rescatado recientemente, se recupera de la herida de dardo y otra lesión en un costado. Con frecuencia, el zoológico recibe especies silvestres que fueron mantenidas en cautiverio como mascotas.

Por Violeta Rivas

Feb 12, 2018- 07:29

Un mono Cara Blanca fue encontrado en una escuela del barrio San Jacinto, al sur de la capital; luego de que personas alertaron a las autoridades de haberlo visto en los alrededores de una gasolinera, cerca del mercado Modelo.

En redes sociales, muchas personas comentaron sobre el animal que rondaba el sector del Zoológico Nacional, por lo que pensaron que se había escapado de ese lugar; pero eso era falso, explicaron las autoridades del Zoológico Nacional.

Actualmente, el primate se encuentra en el Zoológico, en el área del refugio de animales silvestres.

Virna Ortiz, coordinadora del área veterinaria, expuso que el mono cara blanca encontrado es un adulto, ya que tiene unas manchas en su rostro, además de colmillos gastados, característicos de esa edad.

 

 

Puedes ver

¿Qué pasaría si se cierra el Zoológico? Una experta lo explica

Una bióloga del Zoológico Nacional explica qué sería de los 600 animales si se cerrase el parque

El director del Zoológico Nacional, Vladlen Henríquez, comentó que por la forma de comportarse, el animal ha estado en cautiverio como mascota, pues se acerca a las personas sin temor.

“Cuando lo encontraron en la escuela, los niños intentaron darle comida, y el mono se les acercó sin temor, es evidente que estuvo como mascota en una casa, además no es una especie nativa de este país, lo han traído de contrabando”, dijo el director .

El animal presenta dos heridas, una hecha con un dardo al momento de su captura para poder adormecerlo y trasladarlo al recinto del Zoológico Nacional, y otra que pudo haberse hecho con alambre razor, explicó Henríquez.

Según el director, es común que personas lleguen a dejar animales silvestres a sus instalaciones, ya sea que fueron encontrados por las personas o que lo tuvieron como mascota y que ya no puedan tenerlo en sus casas.

“Hubo una ocasión en que vinieron a tirar una serpiente, ni siquiera entraron a dejarla acá en la oficina, solo la tiraron. No era agresiva, entonces era evidente que fue mascota, porque no se mostró a la defensiva cuando nos acercamos”, narró el director.

Así como esta serpiente son muchos los animales que llegan al Zoológico, para permancer en el refugio; entre ellos aves como loros, pericos, guacamayas, cocotilos, periquitos australianos, los cuales fueron decomisados o fueron mascotas y sus dueños ya no los quisieron.

“Otro de los casos fue el de una familia que vino a dejar una iguana que tenían de mascota, era grande, pero tenían el problema que los vecinos se la querían comer, por eso la vinieron a dejar acá. El caso de este animal fue muy particular, la familia completa vino a dejarla, pero la querían tanto que lloraban por que no querían separarse de ella. Permaneció dos días acá y luego vinieron a traerla de nuevo”, contó Henríquez.

Podrías leer

Ministra Lina Pohl: “Gustavito no murió por las heridas, murió por el estrés”

Autoridades explicaron que la agresión que sufrió le causó problemas gastrointestinales, sin embargo, sindicalistas exponen otra versión

Son muchos los casos en que son los mismos dueños que llegan a entregarlos, así fue el caso de dos pezotes que fueron llevados al zoológico.

Según cuenta Henríquez uno de ellos llegó en muy mal estado, ya que le habían puesto una pechera cuando era pequeño, pero al crecer no se la quitaron y se le fue pegando a la piel, tanto así que tuvo que serle retirada por medio de cirugía.

Ahora ambos animales permanecen en el zoológico, en el refugio.

Así como estos animales permanecen en el refugio, hay otros que están a la espera de que les encuentren un espacio dónde vivir, ya que para estos animales, que han vivido en cautiverio, lo importante es tener comida, agua y un espacio que le brinde seguridad.

“La relación de la población con la fauna silvestre se ha vuelto compleja, ya que el avance de las fronteras agrícolas como las urbanas se han acercado a las pocas zonas boscosas del país, lo que ha ocasionado que los animales silvestres se han adaptado a estos nuevos cambios en su hábitat natural”, comentó el director del Zoológico.

Este es el caso de muchos animales que las personas encuentran heridas, entre estas aves como auroras, que la gente golpea por sus creencias que son anunciadoras del mal, otras quedan pegadas en trampas para ratones.

Hay especies que se han adaptado a este cambio y otras que lastimosamente desaparecen, manifestó Henríquez. Así es el caso de las ardillas, que antes eran vistas en muy pocas ocasiones y hoy se ven mucho en el área urbana, al igual que gavilanes que viven ahora en la ciudad, o gatos zontos.

Otro de los problemas que manifestó el director del Zoológico Nacional es que los animales que estuvieron en cautiverio no pueden ser liberados en un área silvestre porque morirían, ya que han dependido de que las personas los alimenten y les den un espacio dónde vivir.

Te puede interesar

Las carencias del Zoológico Nacional

Únicamente cuenta con cinco veterinarios y cinco biólogos para dar atención a 630 animales.

Por esta razón, cuando los animales son llevados al zoológico tienen que permanecer en cautiverio hasta que se les encuentre un espacio en el mismo recinto para que pueda vivir con otros animales de su misma especie.

¿Qué hacer al encontrar un animal silvestre?
Las autoridades recomiendan que al encontrar un animal silvestre, y se desconoce si estuvo en cautiverio, es mejor no molestarlo porque no se sabe cómo va a reaccionar.

En el caso de una animal que se considera que puede ser peligroso es mejor dar aviso a la Policía Nacional Civil (PNC) para que ellos puedan llegar a rescatarlo.

Otra de las recomendaciones de las autoridades es evitar cualquier contacto con ellos, porque la conducta de los animales silvestres es muy diferente a la de los animales domésticos, ya que no han tenido acercamiento con humanos.

“Se podrán ver graciosos o agradables pero su conducta no es de contacto con el humano, entonces ellos van a tratar de buscar defenderse, y su forma de defensa es arañar, morder”, dijo Henríquez.

El director manifestó que lo mejor es observar al animal, no perderlo de vista y avisar a las autoridades, ya sea a la PNC, al 911, o al Ministerio de Medio Ambiente.

Tags Mascotas Zoológico

Abrir Comentarios

Abrir Comentarios