Secciones
×

Síguenos en

Exnovio de Helene, tía y madrastra a juicio por homicidio

El Juez de Primera Instancia de San Juan Opico argumentó que los tres imputados "actuaron con dolo y contubernio"

Juan José Bobadilla (derecha), exonerado por el juez por falta de pruebas en su contra, consuela a su hijo José Alejandro, quien sí enfrentará un juicio por complicidad en el crimen. Foto EDH / Omar Carbonero
Juan José Bobadilla (derecha), exonerado por el juez por falta de pruebas en su contra, consuela a su hijo José Alejandro, quien sí enfrentará un juicio por complicidad en el crimen. Foto EDH / Omar Carbonero

Por Diana Escalante sucesos@eldiariodehoy.com

Ago 15, 2013- 20:00

El exnovio de Helene Stefany Arias, José Alejandro Bobadilla, no logró convencer ayer al juez de Primera Instancia de San Juan Opico de: que amaba a la joven, que tenían planes de casarse, que él colaboró con las autoridades con la investigación y que por eso no pudo haber participado en un plan para quitarle la vida a la universitaria.

El juez David Morán ordenó que el joven junto a su tía, Andrea Alexandra Bobadilla, y a su madrastra, Claudia Patricia de Bobadilla, fueran enviados a juicio en el Tribunal de Sentencia de Santa Tecla.

Al hombre se le acusa de complicidad en el asesinato de Helene y a las mujeres se les atribuye la autoría del hecho, ocurrido el 30 de octubre de 2012 en una casa de la residencial Quintas de Gratamira, en La Libertad.

Junto a los imputados estaba siendo procesado el padre del joven, Juan José Bobadilla, a quien el juez sobreseyó provisionalmente por considerar que la Fiscalía no demostró su participación en el crimen (ver nota aparte).

Las investigaciones arrojan que el 30 de octubre la estudiante universitaria acordó con su hermano Bryan Arias y con su novio José Alejandro reunirse para almorzar en una casa de Ciudad Merliot.

La víctima no se presentó a la reunión, según el expediente judicial, y con el paso de las horas su pariente empezó a preocuparse.

José Alejandro declaró a las autoridades que llamó varias veces por teléfono a su novia para saber dónde estaba, pero que ella nunca respondió.

No obstante, el juez Morán, durante la lectura del fallo, dijo que las pruebas presentadas por la Fiscalía indicaban que el imputado “de manera cínica” fingió que había llamado a la víctima cuando en realidad se ponía en contacto con su tía y madrastra.

El funcionario agregó que José Alejandro “actuó con dolo y contubernio” con las mujeres para ejecutar el brutal asesinato.

De acuerdo con las autoridades, José Alejandro sabía que ese 30 de octubre su novia fue citada bajo mentiras por su tía y madrastra en un centro comercial de Antiguo Cuscatlán para supuestamente pagarle una deuda de mil dólares que tenían con la veinteañera.

Según el juez, el imputado le “ocultó en todo momento” a su cuñado Bryan que Helene había quedado de reunirse con las parientes Bobadilla. Por esta razón, el funcionario cree que José Alejandro “de manera maliciosa engañaba con sus acciones”.

Consta en el expediente judicial que las dos mujeres se llevaron de ese establecimiento a la joven en un vehículo a nombre del papá de José Alejandro.

En el trayecto a la casa, Andrea Alexandra la habría asfixiado con un cincho y rematado con un martillo, mientras Claudia Patricia manejaba.

El juez dio credibilidad al relato de dos testigos que vinculan a las imputadas en la muerte de la estudiante de Administración de Empresas.

Uno de ellos ha manifestado que vio a la madrastra del exnovio de Helene bajar del vehículo un “bulto”, que sería el cadáver de la joven, y meterlo a su casa en Quintas de Gratamira, Lourdes, Colón, donde vivía su cuñada.

Un testigo señaló que Andrea Alexandra le prohibió abrir el baño de la vivienda, donde posteriormente las autoridades detectaron que ahí estuvo oculto por una noche el cadáver de Arias antes de que lo enterraran en el jardín.

“Móvil de homicidio no fue económico”

En la diligencia de ayer, el juez Morán refutó la tesis que la Fiscalía ha sostenido durante el proceso que establece que los Bobadilla plagiaron a Helene con la intención de pedir le a su familia un rescate económico, debido a que atraviesan una crisis financiera, pero que al haber salido mal el plan decidieron quitarle la vida.

Para el juzgador, desde semanas previas al rapto y posteriores al asesinato de la joven hubo “actos preparatorios” para cometer el hecho.

Como ejemplo citó que la tía y madrastra del exnovio de la víctima cavaron un hoyo en el jardín de la casa de Quintas de Gratamira con la supuesta intención de sembrar una palmera. No obstante, ahí es donde sepultaron el cadáver de la víctima.

Esto le hace creer a Morán que la deuda contraída por los Bobadilla con la familia Arias “no fue el móvil del hecho. Eso, lo económico, vino como ganancia, pero la intención era matar a Helene”.

El juez Morán dijo que aún no se ha logrado determinar cuál fue el móvil real del asesinato de Arias.

Durante la audiencia preliminar, que inició el miércoles y terminó ayer, se explicó que Juan José trabajó como gerente para una compañía internacional; tenía ingresos mensuales de $4,000 que les permitía llevar una vida con lujos. Sin embrago, fue cesado de la empresa.

Articulos Relacionados

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios