Secciones
×

Síguenos en

Cárcel para exasesor legislativo

El imputado fue juzgado por un jurado de conciencia y un Tribunal de Sentencia

Por este caso Luis Edgardo Arévalo Villatoro perdió su trabajo como asesor de la Asamblea Legislativa, su visa estadounidense y, finalmente, su libertad. Fotos EDH / Jaime Anaya
Por este caso Luis Edgardo Arévalo Villatoro perdió su trabajo como asesor de la Asamblea Legislativa, su visa estadounidense y, finalmente, su libertad. Fotos EDH / Jaime Anaya

Por Jaime López Jenny Ventura nacional@eldiariodehoy.com

May 25, 2013- 19:00

El exasesor de la Asamblea Legislativa Luis Edgardo Arévalo Villatoro fue condenado a seis años de prisión tras ser encontrado culpable por los delitos de lesiones agravadas en perjuicio de su expareja Gabriela Quintanilla.

Un jurado de Conciencia, integrado por cinco ciudadanos, tres mujeres y dos hombres, seleccionados por el Tribunal Primero de Sentencia de San Salvador, encontró culpable a Arévalo.

El fallo fue dictado luego de un maratónico juicio que inició el jueves, siguió el viernes y finalizó a las 9:00 de la mañana de ayer con un veredicto condenatorio. Aunque el jurado de Conciencia halló culpable a Arévalo Villatoro no le impuso la pena que purgará en la cárcel, sino el Tribunal Primero de Sentencia, compuesto por un juez.

La fiscal asignada al caso, Claudia Lara, dijo sentirse satisfecha con el resultado del juicio. Explicó que las diferentes pruebas tuvieron su recompensa al final del proceso. Lo mismo afirmó la víctima quien aseguró haber convivido con el agresor un año y siete meses. Agregó que desde que tenían cuatro meses de relación sufrió maltratos físicos, verbales y psicológicos por parte de Arévalo Villatoro. La mujer asegura haber sido objeto de empujones, gritos y golpes, por lo que decidió denunciarlo.

Durante todo el juicio, el imputado negó que haya existido la relación aludida por Quintanilla. Incluso afirmó que los golpes que mostró ella y de los cuales lo responsabilizó, le habían sido infligidos por otra persona, no por él.

Quintanilla agradeció a todas las personas, movimientos y abogados que la representaron en todo el proceso.

Siete testigos, dictámenes forense que indicaban que las lesiones sufridas por Gabriela tardaron 21 días en sanar, así como informe psicológico y de Trabajo Social fueron las pruebas en que tanto el jurado de conciencia como el juez del tribunal de Sentencia fundamentaron el fallo.

“En total había más de 20 pruebas que orientaban al jurado y al juez sobre la culpabilidad del Luis Edgardo Arévalo Villatoro. Con esa valoración, el tribunal dio su fallo”, afirmó Omar Flores de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (Fespad). Agregó que la pena impuesta a Arévalo Villatoro sienta un precedente para las mujeres de El Salvador y les envía el mensaje de que denuncien estos hechos. “Que tomen ese valor y que salgan de ese círculo de la violencia en que se encuentran”, subrayó Flores.

Para los abogados acusadores, Gabriela es una mujer sobreviviente de la violencia. Aseguraron que la joven estuvo sometida a un proceso revictimizante casi por un año.

“En este juicio tan grande se le denigró, se le trató de mentirosa, se le insinuó que era una mujer incorrecta y se le quiso atribuir que estaba alcoholizada. Es un buen mensaje para las mujeres salvadoreñas, para que denuncien y que crean en la administración de justicia”, concluyó Erika Recinos, abogada del Instituto de Estudios de la Mujer Norma Virginia Guirola de Herrera (Cemujer).

De enero a mayo, en 22 casos de 27 casos de violencia intrafamiliar las mujeres han sido las víctimas. Esto es así según los registros de la Unidad de Prevención Familiar de la Policía Nacional Civil (PNC).

Luis Pineda, jefe de esa unidad, aseguró que las mujeres sufren maltrato psicológico y amenazas. Añadió que las denuncias por esta causa han aumentado este año.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios