Secciones
×

Síguenos en

Catedrático condenado por intercambiar pornografía infantil

Un pedófilo condenado a tres años, pero no de prisión, sino para recibir asistencia psicológica y realizar trabajo de utilidad pública. El sujeto fue interceptado por Interpol.

Conectarse con pedófilos puede significar que se abra una investigación en su contra. Foto EDH
Conectarse con pedófilos puede significar que se abra una investigación en su contra. Foto EDH

Por

Abr 06, 2013- 19:00

Intercambiar pornografía infantil por Internet es un delito y cualquiera puede ser detectado por Microsoft o la Policía Internacional (Interpol).

Estos casos son reportados de inmediato a la Fiscalía y Policía para su investigación y su procesamiento. En uno de los casos un catedrático universitario de 52 años con varios títulos de maestría y diplomados en economía fue detectado por Interpol, en momentos que compartía videos de pornografía infantil por Internet.

El fiscal Amílcar Tamayo explicó que la casa del profesional fue allanada y se decomisó una laptop con la que cometía el ilícito.

El sujeto compartía videos en los que participaban menores de cinco, seis y siete años. Por esa razón el profesional fue enviado a prisión por cuatro meses.

Consciente del daño ocasionado y el ilícito cometido, el profesional manifestó al juez que estaba arrepentido de los ilícitos y pedía perdón a la sociedad. Además solicitó al juez una oportunidad para rehabilitarse y reinsertarse a la sociedad.

Por tratarse de un delito que es sancionado con penas de dos a cuatro años, el imputado luego de reconocer su culpabilidad fue condenado a tres años de prisión en un proceso abreviado. Solo que el condenado no fue enviado a la cárcel, sino a cumplir reglas de conductas en libertad, además a someterse durante el lapso de la condena a asistencia psicológica de la Corte Suprema de justicia para superar el mal hábito.

También se le condenó a realizar trabajo de utilidad pública. Por su parte, el profesional en señal de arrepentimiento donó su laptop a una unidad policial para que con ella se combata la pornografía infantil.

En otros detenidos, el juez les impone penas no de prisión sino de recibir cursos vocacionales o terminar estudios de bachillerato para que, en vez de vender ilícitos, se ganen la vida con lo aprendido en un curso u otros estudios.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios