Secciones
×

Síguenos en

Edil admite hurto de osamentas en el cementerio

Justifica que por eso la gerencia del camposanto decidió destruir nichos centenarios que ya estaban "entre abiertos", para evitar saqueos.

La protección de los nichos no es prioridad de la alcaldía.
La protección de los nichos no es prioridad de la alcaldía.

Por Francisco Torres comunidades@eldiariodehoy.com

Mar 06, 2013- 20:00

SAN MIGUEL. Lo que se ha escuchado solo a nivel de rumor en la ciudad fue confirmado por el alcalde Wilfredo Salgado: “Se están llevando los huesos del cementerio, no sé para qué los usan pero se los están llevando”, argumentó.

Con esa aseveración Salgado justifica la destrucción de nichos aéreos centenarios que realizaron empleados de la gerencia del cementerio general de San Miguel.

Su argumento coincide con el del gerente del camposanto, Mauricio Chávez: “Esas tumbas estaban semiabiertas y para evitar que se robaran los huesos fue que decidieron sacarlos, y los huesos los tenemos guardados con sus respectivas lápidas”, dijo el edil.

Sin embargo, Chávez le detalló a El Diario de Hoy hace unas semanas que la mayoría de lápidas a penas trataban de retirarlas, se quebraron, porque la mayoría son muy antiguas.

El edil explica que el Cuerpo de Agentes Municipales (CAM) patrullan en el cementerio de vez en cuando y que no es posible dejar vigilancia permanente por la escasez de personal del CAM.

Salgado presume que la mayoría de saqueos de tumbas ocurre por las noches cuando el cementerio queda cerrado y sin vigilancia.

La única utilidad que Salgado le ve a los restos humanos que son profanados de sus tumbas por vándalos es “para hacer cosas raras; seguramente es para hacer brujerías o para curar maridos, porque hay muchas mujeres que hacen eso en San Miguel”.

El saqueo de tumbas no es algo nuevo en el cementerio de San Miguel. Hace algunos años desconocidos pusieron fuego al osario general para reducir todo a cenizas, pero siempre se sospecho que antes de darle fuego habían hurtado la mayoría de los huesos.

Empero, según el jefe municipal, la práctica de hurtar restos humanos es algo que se ha venido agudizando en los últimos meses.

Hace unas semanas El Diario de Hoy publicó tanto la destrucción de nichos, como el hurto de obras esculpidas en mármol, que según el historiador Carlos Cañas Dinarte, constituyen parte del patrimonio cultural y artístico de la ciudad.

Hasta ahora la Secretaría de Cultura de la Presidencia no se ha pronunciado respecto a esta destrucción.

De hecho, en su momento se buscó saber si tenían algún registro o protección sobre las piezas de este cementerio, y aunque la unidad de comunicaciones se comprometió a brindar una declaración, nunca la realizaron.

Salgado dice que como municipalidad es muy poco lo que pueden hacer porque deben priorizar los recursos, y el cementerio y sus obras de mármol no están en el listado de sitios importantes.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios