Secciones
×

Síguenos en

Mareros se hacen pasar por cortadores para extorsionar

Por primera vez, Antipandillas apoya plan de seguridad agropecuario por presencia de maras

Un oficial de la Policía verifica que el cargamento de café que transporta este pick up no sea robado en la zona de El Boquerón, en el volcán de San Salvador. Fotos EDH / Marlon Hernández.
Un oficial de la Policía verifica que el cargamento de café que transporta este pick up no sea robado en la zona de El Boquerón, en el volcán de San Salvador. Fotos EDH / Marlon Hernández.

Por David Marroquín sucesos@eldiariodehoy.com

Ene 13, 2013- 19:00

Una nueva forma de extorsionar por parte de las pandillas fue descubierta por la Policía Nacional Civil (PNC) durante la recién pasada temporada de recolección del café.

Los pandilleros, para evadir a las autoridades policiales que buscan el control de las extorsiones que anteriormente hacían directamente a los cafetaleros, ahora se hicieron pasar por cortadores del grano para extorsionar a las fincas y sus empleados.

Los agentes se encontraron en sus investigaciones con que los delincuentes llegaban a algunas fincas para obligar a los administradores a que los afiliaran en las planillas de cortadores, pero ellos en ningún momento pretendían dedicarse a trabajar en las cortas, según reveló la Policía.

La práctica que los pandilleros habían impulsado sobre todo en las propiedades cafetaleras del Occidente del país es que ellos ya inscritos en las planillas, se presentaban el día que los finqueros pagaban a sus cortadores para recibir su “salario” por la jornada laboral semanal, sin haber cortado ni un tan solo grano de café.

Los expedientes policiales señalan que los mareros estaban obligando a los administradores a entregarles la cantidad de dinero que ellos les imponen como si hubiesen trabajado.

El subdirector Antipandillas de la Policía, Pedro González, confirmó que esta nueva estrategia criminal de las pandillas para chantajear pudo ser detectada a raíz de las denuncias que la corporación policial recibió a través de la línea telefónica 133, que está destinado para recibir información sobre las actividades delictivas de las maras.

En la verificación que hicieran los investigadores antipandillas en los listados de los trabajadores de algunas fincas en la zona occidental, pudieron identificar a varios cabecillas pandilleros que cobraban “salario semanal”.

“En la época de la cosecha, las pandillas tienden a irse a cometer ciertos tipos de delitos en contra del gremio. En las planillas de los cortadores que estaban siendo contratados, los pandilleros estaban obligando a los administradores a que los inscribieran sin estar cortando, sin estar trabajando prácticamente eso es una extorsión”, señaló el comisionado González.

También los investigadores antipandillas lograron localizar y arrestar a un pandillero que tenía tres órdenes de captura en su contra por el delito de homicidio, y que aparecía afiliado como cortador en una de las tantas fincas cafetaleras.

“A raíz de chequear alguna información relacionada al sector cafetalero, se pudo hacer esta detención en la zona de Santa Ana”, dijo el jefe policial, quien agregó que la Policía también detuvo recientemente a otro pandillero que era reclamado por el homicidio de un integrante de la pandilla rival.

Por primera vez, los planes de seguridad agropecuaria tuvieron como nuevo ingrediente la incorporación de la Unidad Antipandillas de la Policía para investigar y combatir las acciones criminales de estos grupos delictivos en contra del sector cafetalero.

González explicó que se decidió incorporar a los policías antipandillas, porque existían muchas denuncias de la presencia de pandillas por parte del gremio cafetalero.

Los hechos delictivos no solo estaban afectando a los propietarios de las fincas, explicó González, sino que también a los recolectores , a quienes les robaban sus pertenencias y el poco dinero producto de lo que ganaban por las cortas del grano.

“El fenómeno de las pandillas se ha generalizado a nivel nacional, y no solo afecta al sector cafetalero, afecta a otros sectores y por eso se puede ver la presencia de policías antipandillas en los diferentes planes de la PNC”, anotó González, quien además que una de las responsabilidades de la subdirección a su cargo es la coordinación, supervisión y evaluación de los planes en contra de esos grupos criminales.

La presencia de los policías antipandillas ha llevado seguridad y tranquilidad a las fincas cafetaleras, reconocen dirigentes del gremio caficultor, quienes añaden que los oficiales especializados han contribuido con la Policía Rural a contrarrestar el robo y hurto del café.

“Hay una reducción fuerte de los hechos delictivos, lo cual implica que definitivamente la seguridad ha funcionado este año”, dijo Marcelino Samayoa, gerente de Abecafe.

El empresario indicó que en la pasada cosecha del café fueron evidentes los resultados.

“Se han visto disminuidos los robos del café. Se han visto disminuidos otros delitos aparejados en el área cafetalera y también la incidencia de las pandillas la hemos visto disminuida en el área cafetalera”, apuntó.

Otro de los dirigentes agropecuarios que tienen palabras de elogio hacia el despliegue de los policías antipandillas en las zonas cafetaleras es Luis Felipe Trigueros, dirigente de la Cámara Agropecuaria (Camagro).

Trigueros aseguró que desde la presencia de los policías antipandillas en las zonas cafetaleras se ha tenido una baja en las extorsiones en contra del sector y eso ha permitido que los caficultores recuperen la confianza para denunciar a los extorsionistas para “controlar y meter presa a esta gente, dando una señal de que no vamos a ser presa de ellos así de fácil, si ellos cambian de su forma de operar nosotros también vamos a cambiar nuestra forma de operar”.

Trigueros espera que los planes de seguridad agropecuaria no sean temporales solo por la recolección de las cosechas sino que sean de forma permanente.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios