Secciones
×

Síguenos en

Caos en México por protestas contra reforma educativa

Unos 10,000 integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) paralizan algunos sectores de la capital del país

Miles de maestros con carteles en contra del Gobierno de Enrique Peña Nieto en una nueva jornada de protestas. foto edh / efe
Miles de maestros con carteles en contra del Gobierno de Enrique Peña Nieto en una nueva jornada de protestas. foto edh / efe

Por

Ago 29, 2013- 19:00

MÉXICO. Desde el 19 de agosto, miles de profesores mantienen un pulso contra la Reforma Educativa del Gobierno de Enrique Peña Nieto que contempla, entre otras cosas, un sistema de evaluación como condición para que los profesores mantengan sus puestos de trabajo.

También anuncia la creación de un censo de escuelas y maestros.

Profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) de los estados de Oaxaca, Michoacán, Veracruz y Guerrero han bloqueado puntos clave en la capital del país.

Las movilizaciones del magisterio en contra de las leyes secundarias de la reforma educativa llevaron al Congreso la semana pasada a sesionar en una sede alterna, en un centro de convenciones, durante dos días, con costo de cuatro millones 500 mil pesos ($338,081.82).

Además paralizaron las principales vialidades que conectan a la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. El martes protestaron frente las instalaciones de Televisa y de TV Azteca en el DF, y el miércoles marcharon del Zócalo a la residencia oficial de Los Pinos para exigir una reunión con el presidente, Enrique Peña Nieto, y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Las manifestaciones convocadas para este domingo 1 de sptiembre ha llevado ya a tomar una decisión drástica: no habrá partidos de la liga de fútbol mexicana en la capital del país. El deporte nacional por excelencia tendrá que esperar a que los profesores terminen la protesta o a que las fuerzas de seguridad sean suficientes para proteger a los asistentes a los encuentros.

También han afectado el primer informe de Gobierno que iba a dar Peña Nieto. En un principio estaba previsto que fuera el domingo, pero el miércoles el mandatario anunció una modificación del día, la hora y el lugar de su mensaje, así como la suspendisón de su viaje a Turquía.

Después de aprobar las reformas de la Ley General de Educación y del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, los legisladores han sostenido reuniones con una comisión de los integrantes de la CNTE al menos en tres ocasiones; sin embargo, no han alcanzado acuerdos.

Una de las iniciativas es la relativa a la Ley del Servicio Profesional Docente, que establece la evaluación como en el principal instrumento para el ingreso, permanencia y promoción laboral de los maestros, y contra la que se han centrado las protestas de la CNTE, quienes consideran que las evaluaciones a las que se busca someterlos son un pretexto para despedirlos

Los profesores se manifiestan además porque consideran que el sistema de evaluación magisterial no toma en cuenta las condiciones que presentan estados con mayor pobreza, como Guerrero, Oaxaca y Chiapas.

Los maestros piden la revocación de la reforma y tratan de evitar al menos que la evaluación sea plasmada en una ley. También afirman que la reforma tiene como fin privatizar la educación y reprochan que no se escuchó su opinión en la redacción de la iniciativa.

Los contingentes que han marchado en cada una de las manifestaciones son numerosos —se calculan entre 3,000 y 11,000 personas— porque en ellos no sólo van profesores sino también sus familias —hay algunos niños—, así como miembros del sindicato y algún que otro adepto a la causa.

Desde abril, la CNTE mantiene un campamento en el Zócalo, la plaza central de la Ciudad de México, que ha crecido exponencialmente y se ha extendido más allá de su perímetro. La acampada alimenta de profesores cada una de las manifestaciones que llegan con docentes de Estados como Oaxaca, Michoacán y Chiapas, donde al menos un millón de niños sigue sin clases desde hace dos semanas, cuando comenzó el curso escolar.

En tanto, el presidente, Enrique Peña Nieto, dijo que no claudicará en su esfuerzo para que sean aprobadas.

Afirma que con la reforma educativa se busca dar educación de calidad, pues “el mundo demanda mayores habilidades y preparación” para que los jóvenes logren en el futuro un trabajo bien remunerado. —AGENCIAS

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios