Secciones
×

Síguenos en

Empleados del Vaticano juran confidencialidad antes del cónclave

Los cardenales sostienen hoy sus últimas reuniones previo al cónclave que inicia el martes para elegir al nuevo Papa

Foto/ Archivo
Foto/ Archivo

Por Reuters - Agencias

Mar 11, 2013- 10:00

Los cardenales mantuvieron sus últimas discusiones sobre el atribulado estado de la Iglesia Católica Romana el lunes, el día previo a que se recluyan para elegir un nuevo pontífice, sin ningún favorito a la vista.

Sorprendidos por la renuncia del Papa Benedicto XVI el mes pasado, los cardenales se han reunido varias veces la semana pasada para esbozar las cualidades necesarias de una persona que enfrente el enorme desafío de liderar una Iglesia plagada de escándalos.

“Las expectativas sobre el nuevo Papa y su perfil fueron el tema recurrente en las intervenciones de los cardenales esta mañana”, dijo el sacerdote Tom Rosica, portavoz del Vaticano para medios de habla inglesa.

“La última vez hubo un hombre con estatura, tres o cuatro veces más que cualquier otro cardenal”, declaró a periodistas el cardenal francés Philippe Barbarin, en referencia a la elección de Joseph Ratzinger en apenas 24 horas en el 2005.

“Esta vez no es el caso. Por consiguiente, la elección debe hacerse entre uno, dos, tres (…) una decena de candidatos. Aún no sabemos nada. Tendremos que esperar a los resultados de la primera votación”, agregó.

Los 115 cardenales electores de 48 países ingresarán a la Capilla Sixtina a las 1530 GMT del martes y realizarán una votación inicial poco después.

Nadie en la era moderna ha obtenido la mayoría de dos tercios en la primera elección. Los cardenales realizarán hasta cuatro votaciones diarias a partir de allí -dos a la mañana y dos a la tarde- hasta que elijan el nuevo pontífice.

La extensión promedio de los últimos nueve cónclaves fue de aproximadamente tres días y ninguno de ellos tardó más de cinco.

“Hay una dinámica que se produce cuando ellos están en la Capilla Sixtina. La primera votación es como que esboza los nombres. Tendremos un Papa para el final de la semana”, sostuvo el padre Rosica.

POLÍTICA MILENARIA

Como parte de los preparativos para la elección, trabajadores colgaron cortinas oscuras en el balcón central de la Basílica de San Pedro, listas para el momento en que el nuevo Papa haga su primera aparición pública ante la multitud reunida en la enorme plaza.

El Papa número 266 afrontará una serie de problemas que van desde escándalos de abuso sexual hasta una burocracia central disfuncional para la institución, conocida como la Curia.

El cónclave se lleva a cabo bajo estricto secreto. Los cardenales que votan nunca revelan los detalles de la elección.

Empleados del Vaticano que pueden entrar en contacto con los denominados príncipes de la Iglesia, entre ellos camareros y personal de limpieza, harán el lunes una promesa de no revelar nada que puedan oír en los próximos días.

Los cardenales se quedarán en un hotel del Vaticano durante el cónclave y cruzarán a la Capilla Sixtina para las dos sesiones diarias de votación.

Señales de humo sobre la capilla -negro para una votación inconclusa y blanco para un nuevo Papa- comunicarán al mundo exterior cómo se está desarrollando la elección.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios