Secciones
×

Síguenos en

Una fiesta para todos en el Hogar Padre Vito Guarato

Niñas y niños bailaron, reventaron piñatas, jugaron y vivieron muchos momentos de alegría felicidad durante la celebración del Día del Niño.

Escena de homicidio cuatro  hombres en calle que conduce a finca La Paz

El Hogar Padre Vito Guarato celebró el Día del Niño

/ Foto Por Omar Carbonero

Por Evelyn Machuca

Oct 29, 2015- 07:00

A las 10:00 de la mañana hubo misa. La capilla se llenó de decenas de ángeles que una hora más tarde estarían celebrando el Día del Niño. 

El Hogar de Niños Padre Vito Guarato festejó ayer la tradicional fiesta infantil a sus más de 120 inquilinos.

No hubo quien se perdiera la fiesta. Apenas el sacerdote dio la bendición final en la capilla, todos fueron rumbo al jardín y a la terraza para disfrutar.

Aquellos que pueden caminar por cuenta propia se apresuraron a empujar la sillas de ruedas de sus compañeros, hermanos de hogar.

Al ritmo del merengue de la famosa agrupación neoyorquina Oro Sólido. Con temas como “María se fue”, “Una nalgadita” y “La Morena”, muchos de los huéspedes especiales del hogar comenzaron a mover sus cuerpos, manos y pies y se pusieron rápido a bailar.

Un pequeño con Síndrome de Down, a quien todos llamaban “Memo”, se robó el show. Bailó todas y cada una de las canciones que fueron sonando, una tras otra: La fiesta cumbiandera (Aniceto Molina) , El pollito pío (Pulcino Pío), El Sa Sa Sapo y hasta hizo “el paso del caballito” de la sonada Gagnam Style.

Muchos niños, inclusive, desde sus sillas de ruedas se contagiaron de la alegre música y movieron hombros y cabezas para no quedarse atrás.

Mientras unos bailaban, otros reventaron piñatas. Todos se mostraron felices. Uno hasta se atrevió a cantar: “Mátalas, con una sobredosis de ternura…”.

Hubo comida de toda variedad: empanadas chilenas, pizza, panquecitos con turrón, golosinas y puré especial para quienes no pueden ingerir alimentos sólidos, entre otros platillos.

Las mascotas de las marcas patrocinadoras también se hicieron presentes para compartir momentos de alegría y de felicidad con los niños.

El platillo fuerte de la fiesta fue, sin duda, la Orquesta Platinum, que tocó un repertorio de lujo para amenizar la gran celebración.

El Hogar alberga a 121 niños, cuyas edades oscilan entre los cuatro y los 60 años y que padecen diversos cuadros clínicos, entre los que las patologías más comunes son parálisis cerebral, retraso mental hidrocefalia  y Síndrome de Down.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios