Secciones
×

Síguenos en

Albinismo: una condición vulnerable

Los albinos pueden llevar una vida normal siempre y cuando tomen medidas para proteger sus ojos y piel

Por Ilustración: Carlos Cartagena

Jul 13, 2013- 20:00

Melanina, el pigmento de color negro o marrón oscuro que hay en la piel, cabello, iris y la coroides del ojo, tiene como objetivo principal proteger la piel de los rayos ultravioletas, y al faltar esta sustancia natural, puede afectar de gran manera al ser humano.

La drástica carencia de melanina produce el albinismo, que es un defecto en la producción de dicho elemento, lo cual ocasiona que haya poco o ningún pigmento. El albinismo se presenta cuando uno de varios defectos genéticos hace que el cuerpo sea incapaz de producir o distribuir melanina.

“Es un problema genético que se debe diferenciar del vitiligo. El problema del albinismo está a nivel de la melanopsina, no hay producción de melanina, por eso los pacientes son tan indefensos”, expresó el doctor Mauricio Hernández Pérez, del Centro de Dermatología y Cirugía Cosmética.

Las personas albinas, llamados de forma común como “hijos del sol”, nacen con esta condición y viven con ella toda su vida, su meta es proteger de la mejor manera su piel para evitar infecciones e incluso un cáncer.

Hay diferentes tipos de albinismo, algunos tienen cierto grado de producción de melanina y otros no generan nada.

“Hay dos tipos de albinismo, el oculocutáneo tirosinasa negativo y oculocutáneo tirosinasa positivo. La tirosinasa es la que lleva el proceso de producción de melanina, si tiene el negativo significa que no posee ningún tipo de creación de melanina. Por eso son los más afectados con problemas oculares severos”, detalló Hernández.

No sólo la tez se ve afectada, sino también los ojos, ya que el pigmento de la melanina es la que colorea el iris. En los casos más graves de albinismo los rayos ultravioleta causan más daño, a la piel y los ojos, son pieles excesivamente secas que pueden sufrir más alteraciones de diversos tipos.

Otro ejemplo de albinismo, llamado albinismo ocular tipo 1 (OA1), afecta sólo los ojos, mientras que el color de la piel y de los ojos de la persona generalmente están en el rango normal. Sin embargo, el examen ocular muestra que no hay pigmento en la parte posterior del ojo.

El síndrome de Hermansky-Pudlak (SHP) es una forma de albinismo causada por un sólo gen y puede ocurrir con un trastorno hemorrágico, al igual que con patologías pulmonares e intestinales.

“Los que tienen escasa melanina son más agresivos que los otros, agresivo en el sentido que tienen mucho menos protección, van a tener muchos padecimientos de la piel”, explicó el médico. “Son pieles totalmente indefensas, con problemas serios, que van a sufrir de resequedad porque no tienen protección. Tienen un mayor índice de cáncer de piel, son pacientes que siempre tienen que estar en consulta con nosotros”.

Síntomas

Las señales de esta condición genética son muy obvias, carecen de color en el pelo, piel o el iris del ojo; piel y cabello más claros de lo normal, o ausencia de color en la piel por parches, en este último aspecto es que los médicos recomiendan que se debe diferenciar del vitiligo.

También hay otros síntomas que son relacionados como el estrabismo, sensibilidad a la luz, movimientos oculares rápidos o ceguera funcional.

“Todos los seres humanos tienen la posibilidad de ser albinos. Puede ser cualquier persona, ellos tienen más probabilidad de que sus hijos sean así. La transmisión es recesiva, una persona que es albina tiene mayor porcentaje de tener un hijo con la condición”, señaló Hernández, quien dejó claro que no hay cura.

El médico también puede detectar la afección con pruebas genéticas, porque son más precisas de diagnosticar el albinismo. Dichas pruebas son útiles si se tienen antecedentes familiares de albinismo y también para ciertos grupos de personas que se sabe padecen esta enfermedad.

Además, se puede decir que es una condición natural con la que se puede vivir de manera normal, aunque se deben tomar en cuenta varios detalles preventivos para evitar un futuro cáncer o infecciones.

“Sufren cáncer de piel, infecciones cutáneas, tienen menos defensas, menos protección en la piel. Tienden con más facilidad a sufrir infecciones, serán más severas que en una piel normal”, comentó el doctor Hernández.

No hay un tratamiento , pero sí hay medicinas para tratar las enfermedades que surgen como consecuencia de sus bajas defensas: “Generalmente cuando tenemos un caso de albinismo esa será una condición que tendrá de por vida, en donde siempre aparecerá algún tipo de infección en la piel”, agrega el galeno.

Desde su nacimiento deben recibir un tratamiento especial, tienen que proteger su tez tres veces al día lubricándola con cremas. La mayoría debe cubrir sus ojos con lentes oscuros para evitar que los rayos lastimen paulatinamente o permanentemente la vista. Ellos pueden tener una vida larga y normal siempre y cuando cumpla con todos los cuidados que deba recibir.

Los baños deben ser cortos, mucho tiempo en la ducha reseca la piel; evitar baños calientes, lubricar la piel constantemente y no utilizar nada que “raspe”, como esponjas.

En algunos casos muchos “hijos del sol” reciben asesoría genética, porque el albinismo es hereditario. Las personas con antecedentes familiares albinos o hipopigmentación deben considerar la posibilidad de una asesoría genética.

“Necesitan apoyo psicológico, recordemos que sí tienen un impedimento para poder hacer en la vida algunas cosas normales, como exponerse al sol o estar al aire libre, esto les puede afectar mucho. Si se protegen del sol y eso, tanto de los ojos como de la piel, pueden llevar su vida normal”, concluyó H. López.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios