Secciones
×

Síguenos en

“Las apps cristianas han revolucionado la fe”

El Pbro. español dará hoy su última conferencia en el país

José Pedro ha escrito al rededor de 30 libros que han sido traducidos a más de ocho idiomas. foto edh /lissette monterrosa
José Pedro ha escrito al rededor de 30 libros que han sido traducidos a más de ocho idiomas. foto edh /lissette monterrosa

Por Hasmed Sermeño tendencias@eldiariodehoy.com

Jun 12, 2013- 00:00

Es la primera vez que visita el país, sin embargo el español José Pedro Manglano se mostró muy animado de adentrar a los salvadoreños a un estado de positivismo y amor por la vida mediante las conferencias “Construir el amor” y “22 maneras de caerse bien” que impartirá durante su visita.

En su primer visita al país, ¿por qué eligió presentarse con esos temas?

—Deseo compartir el mensaje de un amor puro, mostrar que es posible ser feliz y es lo que al final Cristo quiere. Me encanta contar que hay un secreto para ello que es Cristo, pues es el que realmente nos

libera. Deseo que la gente desligue al cristianismo de esa concepción occidental de que el cristianismo es el que prohibe, limita, condiciona.

Un Padre hablando sobre el matrimonio es curioso, ¿Cuál es su postura?

—Es algo que me han preguntado muchas veces. Yo creo que el sacerdote si se casa con Cristo y con la iglesia. La historia de amor de esa vida matrimonial de entrega y devoción con la iglesia es fantástica y tiene los rasgos comunes y propios de una entrega matrimonial. No hay duda que en la forma en si hay cuestiones que son más peculiares de una relación entre hombre y mujer, pero la experiencia que tienes de intimidades compartidas de muchas parejas te da una perspectiva muy amplia, porque en la vida espiritual un sacerdote habla con muchas parejas en diferentes etapas y edades, no como un sociólogo que pueda medir estadísticas, sino vistas desde un plano más íntimo. Por otro lado, siempre está la antropología que es el comportamiento del hombre y la naturaleza del amor, el ADN del amor es la misma en cualquier historia y hay rasgos comunes antropológicos del amor que están presentes en esas historias.

La charla que impartirá esta noche es “22 maneras de caerse bien”, ¿qué puede adelantar al respecto?

—La felicidad es una conquista y el principal enemigo que tenemos para conquistarlo resulta que es uno mismo, hay muchos comportamientos del ‘yo’ que se oponen a la finalidad de lo que yo quiero. Este libro muestra 22 estereotipos de construcciones erróneas del yo que impiden el ser feliz y propone las actitudes fundamentales para ser una persona feliz que genera pensamientos positivos.

¿Cómo un hombre de ciencia, por qué decidió enfocarse como conferencista de temáticas sobre el amor y la superación?

—Siempre me ha atraído mucho el hacer un mundo más justo (…) Y luego de que conocí a Cristo vi que una de las formas de ayudar a la comunidad era el sacerdocio y así empezó todo.

La tecnología ha causado controversia dentro del funcionamiento de la iglesia, pero es una de sus herramientas de trabajo, ¿cuál es su postura?

—Pienso que son instrumentos. Es como si en el tiempo de la imprenta les escandalizó esa nueva forma de comunicarse. La tecnología ha creado unos nuevos medios de comunicación, desde mi experiencia ha funcionado de maravilla.

De filósofo a teólogo y escritor y ahora creador de apps. ¿Cómo incursionó a la tecnología?

—Todo empezó porque un grupo de estudiantes quería confirmarse y tenían muy poca formación cristiana y como no había mucho tiempo para prepararlos pensé en ponerles unos podcasts para que cuando fueran en el metro tuvieran tiempo de escucharlos. Luego cuando asistía a conferencias la gente se me acercaba y felicitaba por el material, y yo no tenía idea del alcance. Sin duda, ha revolucionado el cristianismo pues permite difundir el mensaje y eliminar las limitantes de la distancia y el tiempo, ya que pueden ser escuchadas cuando se desee.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios