Secciones
×

Síguenos en

Barbie, entre el amor y el odio

Grupos de feministas protestaron por la imagen perfecta que pretende enviar Barbie La casa estará en Berlín hasta el 25 de agosto y luego viajará por diferentes partes de Europa

Barbie, entre el amor y el odio
Barbie, entre el amor y el odio

Por

May 18, 2013- 20:00

No todo es color de rosa en el mundo de Barbie, pues lo que empezó como un proyecto “mágico” ha despertado gran controversia, sobre todo entre movimientos feministas.

El jueves, aún no había abierto sus puertas a los fanáticos de la muñeca cuando en las afueras de la residencia “Dreamhouse”, en Berlín, Alemania, se aglomeraron grupos de personas manifestándose en contra del proyecto, entre ellas miembros del colectivo feminista Femen.

Frente a la entrada muchos opositores, algunos de ellos disfrazados, denunciaron “la imagen perfecta” que pretende enviar Barbie. “Una imagen que en realidad nadie puede alcanzar. No queremos ese ideal”, explicó Lars, de 28 años, con una peluca rubia y grandes gafas de sol.

Una manifestante de Femen, que subió a una fuente con el torso desnudo en el que podía leerse “La vida plástica no es fantástica” –en referencia a la canción Barbie girl, éxito mundial– quemó un crucifijo en el que Jesús había sido reemplazado por una Barbie.

Por su parte, representantes de Mattel se defendieron de las acusaciones y sostuvieron que “Barbie ya no es sólo una mujer guapa, sino también puede ser una cirujana plástica o una candidata a la presidencia”.

Las entradas para la casa van desde los doce euros para los niños hasta los quince euros los adultos. Por un precio extra, las interesadas podrán probarse los vestidos de Barbie y desfilar por una pasarela o actuar en un escenario como una estrella de pop.

Para Stevie Meriel Schmeidel, presidenta de la asociación Pinkstinks de Alemania, es precisamente esta forma de potenciar la belleza y la moda lo que hace de la Casa de los Sueños de Barbie una mala iniciativa.

“La Barbie es el juguete más representativo del mundo de los juguetes para niñas, un mundo que siempre habla de cómo ponerse guapa, sobre la belleza”, explica Schmeidel.

En opinión de la presidenta de Pinkstinks, la figura de Barbie es una de las causas del “drástico crecimiento” de los trastornos alimenticios, ya que muchas niñas “sufren la presión de tener que estar guapas”.

En el mismo sentido se manifestó una de las integrantes del Sindicato de Educación y Ciencia (GEW), Doreen Siebernik, quien explicó que lo que se ve en la Casa de los Sueños de Barbie no es lo que ellos consideran “un buen ejemplo pedagógico”. —EDH/Agencias

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios