Secciones
×

Síguenos en

Recuerdan y honran memoria de Rodolfo Molina en el Marte

El homenaje póstumo se realizó el pasado jueves. En él destacaron al amigo, al artista y al gestor cultural que trabajó por las artes plásticas de este país.

Importantes entidades culturales del país recordaron a Rodolfo Molina. foto edh / Omar Carbonero
Importantes entidades culturales del país recordaron a Rodolfo Molina. foto edh / Omar Carbonero

Por

Abr 26, 2013- 19:00

“Nadie muere mientras exista alguien que lo recuerde”, dice en uno de sus libros el escritor español, Antonio Gala. Y tiene razón porque ayer la comunidad artística y académica de El Salvador recordó y honró la memoria del artista, curador y gestor cultural, Rodolfo Molina.

El salón Ernesto Álvares Córdova del Museo de Arte de El Salvador (Marte) se llenó de amigos, artistas, colegas y conocidos de Rodolfo Molina. Incluso, la mesa de honor que dio testimonio sobre la vida, la obra y el legado del arquitecto fallecido el lunes 25 de marzo a causa de un infarto.

Raudo y veloz son estos tiempos modernos, por eso el director del Marte, Roberto Galicia al abrir el homenaje póstumo hizo hincapié sobre esos “treinta días después que nos reunimos para recordar y honrar la memoria de Rodolfo Molina, distinguido artista, gran amigo y especial colaborador del Museo de Arte de El Salvador”.

Galicia sumó a la lista otras instituciones en las que Molina dejó su huella profesional y humana. Así, la mesa que honor quedó conformada por Anabella Menjívar de Martín (Museo Forma), Ruth Guttfreund (Grupo Tea), Madelaine Imberton (Asociación Iniciativa Pro Arte Popular y Rafael Alas (Marte).

La mesa de honor destacó la profesionalidad, el talento artístico, la calidad humana y el don culinario que tenía Rodolfo Molina, quien siempre puso la fraternidad de su hogar para amigos, colegas y trabajadores del arte.

“Éramos muy buenos amigos. Nos conocimos hace 13 años. Su pérdida fue dolorosa, él era de mis amigos cercanos”, declaró la artista Tatiana de la Ossa, quien de Rodolfo Molina siempre recibía un consejo, como fabricado en Asia: “Tatiana, ya no te ajolotés…”. De la Ossa afirma que en lo personal uno de los legados de Rodolfo Molina fue su paz interior que transmitía.

“La convivencia me hizo tener a un gran, gran amigo. Fue de los mejores amigos que tuve en la pintura. Yo lo extraño muchísimo ya”, declara acongojada la artista Licry Bicard con quien Rodolfo Molina realizó muchos talleres, exposiciones, conferencias y colectivos.

Durante el homenaje, hubo proyección de imágenes que mostraban a un Rodolfo Molina en sus diferentes facetas con artistas, amigos, colegas y familiares.

La Junta Directiva del Marte decidió que Sumartey el premio único que otorga llevará el nombre del artista Rodolfo Molina. —EDH

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios