Conoce el método Montessori aplicado a la decoración de habitaciones infantiles

Del método pedagógico al interiorismo. La visión de la educadora italiana María Montessori ahora es adecuada a dormitorios, donde debe prevalecer el orden, lo simple y el desarrollo del niño.

Foto Por Shutterstock

Por Sara Castro

Oct 20, 2019- 05:00

El modelo educativo Montessori tomó relevancia en el siglo XIX y XX gracias a la doctora y educadora italiana María Montessori. Los principios de potencializar la independencia infantil, respetar el desarrollo físico y social del niño y brindar una “libertad con límites” aplicados en los estudios, ahora son adaptados a los espacios en casa.

Y es que, una habitación es igual de importante que el aula. Ese espacio principal de un individuo (en este caso el de un pequeño) en el hogar se vuelve un rincón especial, un refugio; es acá donde el niño duerme, lee cuentos, juega y también aprende a cambiarse.

Ante la trascendencia de construir lugares armónicos y que contribuyan al desarrollo de un niño, los decoradores se suman a la tendencia Montessori y ponen su vista en este método que destaca los espacios preparados y estructurados.

Si quieres adecuar el dormitorio de tu hijo con esta filosofía, debes tener claro que sea simple, estético, ordenado y que los elementos en él ayuden a su crecimiento.

Una de las máximas de esta decoración es utilizar colores neutros, no solo en las paredes, los muebles y el resto de adornos también contribuirán a esta agradable paleta de tonos pasteles. Ello no quiere decir que debas excluir las tonalidades más fuertes.

Las paredes también pueden funcionar como pizarras. Ahora existen cientos de marcas de pintura con este estilo, limpia el área que funcionará como tablero y píntala. También puedes colocar fotografías, láminas u obras de arte, de esta manera desarrollarás la creatividad y la contemplación en los infantes.

Otro de los principios de la decoración Montessori es que la cama debe estar lo más cerca del suelo o incluso colocarse sobre él. De esta manera, se fortalece la independencia del niño. Pero si quieres conocer otros detalles de este interiorismo, lee los apartados a continuación.

Todo a escala: percheros, camas, sillas, mesas… todo debe tener una medida adecuada al crecimiento de tu hijo. De acuerdo con la revista Architectural Digest, esta decisión contribuye a que el niño “perciba su entorno como propio en el cual puede ser competente para producir de modo completo, algo que resulta complicado cuando todas las piezas de mobiliario son mayores que él”. Claramente la autonomía se cimentará con toda la adecuación inmobiliaria. No será lo mismo que los chicos lidien con un armario grande y pesado, que con uno bajo y fácil de abrir.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Sprout. Modern kids furniture. (@sprout_kids) el

Cama baja: para reforzar la independencia que pregonó Montessori, la ubicación de la cama es esencial en esta decoración. Colocarla lo más bajo posible o a nivel del suelo permite que el pequeño se baje y suba sin ayuda. Los barrotes y las cunas se descartan, además de evitar daños con ellos o una caída se pretende que el niño no necesite de un adulto para salir de su cama. Según la educadora española formada en la Association Montessori Internationale, Elena Merina, la medida también permite que el niño aprenda sobre responsabilidad, pues podrá ordenar su propia cama.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Sweet Montessori – Kids Decor (@sweetmontessori) el

Jueguetes y estanterías: los principios minimalistas —donde “menos es más”— también son evidentes en el método decorativo que se aborda. Las alcobas podrán tener juguetes, pero sin rebosar, y estos deberán estar colocados en estanterías que sean visibles y accesibles a los niños. Si no existe un mueble especial para guardar, se sugiere que estos elementos de entretenimiento sean colocados dentro de cajas trasparentes, todos separados de acuerdo a sus funciones: cubos o figuras geométricas, animales, rompecabezas, entre otros. Los especialistas también hacen énfasis en los materiales de los juguetes. “Es preferible que sean de materiales naturales como tela o madera en lugar de plástico”, indicó Eres Mamá. Ten en cuenta que los juguetes muy elaborados con luces y sonidos limitan la creatividad, de acuerdo con este método pedagógico.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por •FESTIVAL• (@tiendafestival) el

Alfombras: el suelo se convierte en un campo de total exploración. Es la principal área de juego, así que la ornamentación Montessori sugiere que esté completamente libre de objetos para que el niño se desplace sin complicaciones. Se recomienda cubrir ciertas áreas de él con alfombras grandes para que el pequeño pueda tener calidez, sentir confort y explorar texturas. Si no te gustan los tapices porque pueden albergar mucha suciedad, se aconsejan suelos de materiales más naturales, como el corcho o el caucho o, incluso, suelos vinílicos. Lo importante es que los infantes no sientan lo frío de la cerámica. Luego de utilizar el área, el niño siempre deberá recoger sus juguetes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Tatutatam – Ewelina Kaszkowiak (@tatutatam) el

Espejo: aunque parecería un elemento peligroso, este tipo de decoración sugiere incluirlos. A los seis meses, los bebés ya han descubierto su imagen en superficies reflectantes. A raíz de ello, se recomienda colocar un espejo cerca de la cama, siempre a la altura del niño, para que la exploración de su imagen fortalezca su reconocimiento, el de sus propias habilidades y el descubrimiento de su cuerpo. Ten el debido cuidado de que esté muy bien sujetado a la superficie donde lo colocarás, así evitarás que el niño lo bote y se lastime.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Alba (@alba.llg) el

Elementos naturales: tener contacto con la naturaleza es una pieza clave para el desarrollo del niño a nivel físico, social y psicológico, de acuerdo con la visión de Montessori. “Para los niños, la naturaleza es un parque de atracciones, excelente medicina y aula de aprendizaje. El contacto con ella mejora la salud, la capacidad de atención, el desarrollo motor y cognitivo, la autonomía, la adquisición de valores”, declaró la educadora en su primera publicación. Por esta razón, puedes colocar plantas decorativas, caracoles, conchas, piedras, hojas. Trata de que sea una habitación amplia, ventilada, muy iluminada y con vista y presencia de plantas y animales.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por ToddlerWood 🎁 (@toddlerwood) el

 

Te recomendamos

Movistar FOTOS: Conoce la centenaria mansión de un expresidente que desafía el paso del tiempo en Soyapango
Movistar El caso Milli Vanilli: a 29 años del fraude más grande en la historia de la música pop
Movistar Nerissa y Katherine, las primas ocultas de la reina Isabel que murieron encerradas en un hospital psiquiátrico

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad