Yoga para todos celebra cinco años en El Salvador

Las clases abiertas han mejorado la calidad de vida de los participantes y han expandido la importancia de la disciplina. Para celebrar, mañana la práctica contará con la mayoría de maestros de Yogashala y otras sorpresas.

Por Diana Orantes

Jul 26, 2019- 04:00

El centro de enseñanza y práctica Yogashala celebrará mañana el quinto aniversario de sus clases Yoga para todos. Habrá una sesión a las 6:30 a.m. en el parque Bicentenario de San Salvador y después se rifarán obsequios para los participantes.

“Yoga para todos consiste en clases básicas en el parque Bicentenario, impartidas por Yogashala. Están dirigidas a todo tipo de público, sin importar el nivel de conocimiento y práctica que tengan. El propósito es que lo disfruten y descubran primordialmente cómo respirar, es decir, con consciencia para gozar de buena salud”, explicó la fundadora y maestra de Yogashala, María del Carmen Palomo.

Las sesiones gratuitas son todos los sábados en el centro de enseñanza de San Benito desde las 9:30 a.m., y el último sábado de cada mes se trasladan al Bicentenario, a partir de las 6:30 a.m.

Palomo explicó que la iniciativa surgió ante la necesidad crear un espacio para ejecutar esta disciplina en el país, por eso el propósito de las clases abiertas es beneficiar a la comunidad salvadoreña y proyectar la importancia de respirar para conectarse con la mente y el cuerpo.

A veces asisten 30 y hasta 100 personas, pero Palomo está convencida de que a todos los participantes les ha cambiado la vida y gozan de buena salud.

“La gente se sorprende porque nos tomamos el tiempo para atenderlos con cariño y sin nada a cambio. Se sienten queridos y quieren más clases (…) Algunos simplemente van caminando por el Bicentenario y se quitan los zapatos para incorporarse. Vienen niños, adultos mayores, ciclistas y hasta perros. Gente de todo peso, y eso confirma que el yoga es para todos”, enfatizó.

La gratificación que le ha causado es “inmensa e incalculable”, recalcó, pero el mayor reconocimiento son las sonrisas y aplausos al final de la hora de yoga.

Para Palomo los retos más grandes de este lustro fueron atrapar la atención de la gente y convencerla de llegar, mientras que, el clima se escapa de sus manos. “Cuando llueve la gente se asusta, pero nosotros seguimos, ya nos ha tocado”, dijo.

Las proyecciones de la iniciativa son crecer y llegar a más personas; y si la demanda lo permite incrementar las clases a cada 15 días en el Bicentenario.
“Mi mayor deseo es ver el parque lleno. Es muy gratificante ver los avances de la gente en su práctica porque el yoga es una manera de vivir, un regalo de ti para ti”, concluyó.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Julia Haydeé Mora, la Miss El Salvador de 1985 que nunca envejeció
Noticias Cinco hermosos lugares que te pagan por vivir y trabajar en ellos
Noticias Las caricaturas del prófugo Mauricio Funes, nacionalizado para evitar extradición y ser juzgado por corrupción

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad