Conoce 4 técnicas de arte para mantener una buena salud mental

El aislamiento y la pandemia han puesto en jaque la estabilidad mental y emocional. La arteterapeuta Ruth Guttfreund habla de la importancia del arte en tiempos del COVID-19. Anímate a crear y a sacar el estrés.

Foto Por EDH-Shutterstock

Por Sara Castro

Mar 27, 2020- 05:15

El ambiente se volvió tenso desde que el coronavirus se diseminó en todo el mundo y la cuarentena se instaló en el día a día. El encierro es un desafío constante: desde organizarse para trabajar en casa, no ver al resto de la familia o amigos, atender 24/7 a los niños, realizar una interminable lista de quehaceres del hogar … en fin, una rutina que resulta más insoportable que de costumbre.

Pero la respuesta a ese confinamiento ha sido realizar diversas actividades que a todas luces suprimen el tedio: finalizar todas las series de una plataforma streaming, ver películas, dar recorridos virtuales en grandes museos del mundo, aprender a hornear, clases virtuales, hacer ejercicios dentro de casa, limpiar o hacer jardinería.

Lo importante de todo ello es pasar entretenido y mantener la calma ante el vendaval de información sobre los estragos que está causando el COVID-19. Pero, bajar la tensión no siempre es tan sencillo como se desea. Es aquí donde la herramienta de Arteterapia sería un salvavidas para muchos que han sucumbido ante el estrés de la pandemia y la claustrofobia del aislamiento.

Expertos definen esta disciplina como la utilización de arte como vía terapéutica para resolver problemas del pasado, mejorar la autoestima, pero también para el control emocional, reducir el estrés y la ansiedad a raíz de conflictos bélicos, desastres naturales, entre otros problemas.

Toda la catarsis que hacen niños y adultos en estos tratamientos queda reflejada en dibujos, pinturas, esculturas, collages, fotografías, entre otras expresiones artísticas.

Lo importante de estas creaciones es que están guiadas por arteterapeutas. Es este punto el que consideró fundamental la experta salvadoreña en Arteterapia, Ruth Guttfreund, quien consideró negligente catalogar Arteterapia a actividades hechas en casa sin la guía de un especialista.

“El uso del arte para sanar, reflexionar es algo libre para el mundo. Pero para mí es difícil decir: hágase terapia así mismo (…) debe haber un terapeuta guiando el proceso para llamarlo Arte terapia, si no, no lo es; pero sí se pueden hacer varias cosas en estas situaciones”, expresó Guttfreund.

Y entre esas acciones para minimizar la tensión y la angustia, Guttfreund recomendó echar a andar la imaginación y la creatividad, hábitos que consideró básicos e importantes para la vida y para la neuroplasticidad del cerebro. Es en la inventiva y el ingenio que ella basa sus terapias, pues ellas trasladarán a la persona a un lugar más cómodo y tranquilo.

Sí. Parte de estas terapias incluyen imaginar escenas de lugares donde el paciente (o cualquier persona) pueda relajarse: una montaña, un jardín, sentarse frente al mar, incluso una fiesta; pero que sea un lugar donde desee estar. “Yo llamo a una imaginación guiada, su lugar de descanso, donde sienten que de verdad se relajan”, explicó la arteterapeuta.

Tras esa relajación, pueden iniciarse actividades que involucran la imaginación: inventar un cuento, jugar con un objeto y otorgarle otros usos, escribir, dibujar, tocar música, entre otras.

“El cuerpo acumula estrés y hay que estarlo sacando (…) Todas las artes nos conectan con nuestra creatividad y vitalidad, entonces nos dan ánimo a seguir y hacen conexiones con más parte del cerebro y nos desarrollan la mente”, detalló la experta.

Para tratar de reducir la incertidumbre puedes apoyarte en las actividades recomendadas por Guttfreund.

No las pongas como una tarea más por hacer durante el aislamiento. Recuerda que los especialistas recomiendan la Arteterapia porque ayuda a que las personas expresen sus emociones, por lo que actúa como una manera de liberación, mejora la calidad de vida, regula la conducta, reduce el estrés y la ansiedad y ayuda a personas que sufren de depresión.

Rutina: psicólogos exhortan a que las personas que están en casa deben tener una rutina para fortalecer la salud mental. Ante la incertidumbre será normal que alguien se aísle, que se ponga irritable, otros serán más compulsivos. Lo importante será tener una rutina, “eso es vital”, según los expertos. La rutina debe consistir en tener un horario de trabajo (si se hace vía remota), no puede estar todo el día frente al ordenador, debe incorporar tareas del hogar, tiempo de distensión (TV, bailar, jugar, hacer ejercicios), hacer videollamadas, hacer limpieza del sueño (no ver o leer información después de las 6:00 p.m. o estar en cama todo el día viendo series o películas). El reto es el tema psicológico. La coartación de libertad es una de las cosas que más impacto hace a la psique.

Imagina: este es el primer paso para entrar en un estado de tranquilidad. Acuéstate en tu cama, en el sillón más cómodo, en el jardín o en la hamaca e imagina en un lugar donde desearías estar. Retrata bien los olores, colores, el clima. La arteterapeuta salvadoreña recomienda hacer esto cuando hay salud mental dentro de la familia.

Foto EDH / Unplash.com

Escribir: el arteterapia no solo incluye las artes gráficas, las letras también son un buen recurso para sacar sentimientos, pensamientos, ideas y sueños. No será difícil pues papel y lápiz siempre hay en casa. Puedes intentar hacer esta actividad más compleja al hacer textos a partir de palabras recortadas de revistas o periódicos.

Foto EDH / Unsplash.com

Dibujar y pintar: estas son las máximas expresiones de arteterapia. No necesitas ser un experto, solo toma lápices, acuarelas, témperas, tinta… lo que tengas en tu hogar y echa a volar tu imaginación. También puedes dibujar lo que estás sintiendo. Puedes hacerlo al aire libre, crear sobre elementos naturales o sobre el cuerpo de algún familiar (revisa que no sea pintura tóxica).

Foto EDH / Unplash.com

Inventa: los juegos son importantes para desarrollar la fantasía. De acuerdo con Ruth Guttfreund puedes iniciar inventando un cuento y que alguien más continúe la historia y así sucesivamente. O puedes tomar un objeto y cada integrante de la familia decidirá qué uso darle, por ejemplo: una botella que se convierte en flauta, para otro es una trompeta, para alguien más será un micrófono.

Foto EDH / Unsplash.com

Puede obtener más información en www.centrartesv.org. o en Instagram @arteterapiaes.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad