¿Haces la siesta o no? Tu decisión de descansar durante el día depende de tus genes, según la ciencia

Dormir unos minutos al día entre las actividades diarias es de gran beneficio para el cuerpo y cerebro, pero no lo será para todas las personas. Un estudio afirmó que la propensión al sueño o a dormir por periodos cortos depende de la genética.

Cuanto más larga sea una siesta, más tiempo te sentirás rejuvenecido después de despertar. / Foto Por EDH-Shutterstock

Por Agencias

Feb 14, 2021- 05:45

Hay personas que después de comer sienten una necesidad imperiosa de descansar y otras, aun teniendo la oportunidad, no. Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista Nature Communications constata que la frecuencia con la que las personas duermen la siesta está en parte regulada por sus genes.

Los responsables del trabajo son científicos del Massachusetts General Hospital (MGH), vinculado a la Harvard Medical School, y el equipo de la investigadora de la Universidad española de Murcia Marta Garaulet.

En concreto, se encontraron 123 áreas del genoma humano relacionadas con el hábito de dormir la siesta.

Te puede interesar: La NASA revela cuánto dura la siesta perfecta y reparadora

Para la catedrática de Fisiología Marta Garaulet, gracias a la información obtenida “entendemos por qué hay personas que después de comer necesitan descansar, mientras otras, teniendo la misma oportunidad de dormir la siesta, no lo hacen, incluso aunque lo intenten no lo consiguen”.

La siesta mejora el funcionamiento cognitivo, los tiempos de reacción y la memoria a corto plazo. Foto EDH / Unplash.com @a_d_s_w

Y es que dormir la siesta está determinado en parte por nuestros genes, añade esta científica, quien apunta que la genética también ayuda a comprender por qué para algunos la siesta es beneficiosa y para otros no lo es.

“Este estudio sugiere que en el futuro quizás se puedan establecer recomendaciones personalizadas sobre si dormir o no siesta; y sobre la frecuencia o la duración, en función de la genética del individuo”, resume Garaulet.

La investigación se llevó a cabo analizando bases de datos genéticos y de estilo de vida, relacionados también con otros hábitos del sueño; principalmente se han identificado genes asociados con la duración del sueño, el insomnio y la tendencia a ser un gran madrugador, explica la Universidad española de Murcia en una nota.

El análisis permitió al equipo identificar al menos tres subtipos de personas que, por su genética, tienen más predisposición a dormir la siesta.

Además: Estos son los medicamentos que disminuyen los molestos ronquidos en un 74 %, según estudio

Propensión al sueño: hay personas que están predispuestas genéticamente a dormir la siesta porque necesitan más tiempo de descanso que otras. Sueño ligero: quienes no consiguen un verdadero descanso durante la noche previa y necesitan la siesta para completar dicho descanso. Y grandes madrugadores: personas con tendencia a despertarse muy temprano y que se valen de la siesta para recuperar las horas no dormidas.

Para llegar a sus conclusiones, los científicos realizaron un estudio genómico completo analizando el ADN de un gran número de personas: se usaron datos del UK Biobank, que incluye información genética de 452.633 personas.

Además, a los participantes se les preguntó si dormían la siesta durante el día ‘nunca/ocasionalmente’, “a veces” o “habitualmente”; el análisis identificó 123 regiones en el genoma humano asociadas a dormir siesta.

Además, un subgrupo de los participantes llevó monitores de actividad, llamados acelerómetros, que proporcionan datos sobre el tiempo que el individuo está en reposo a lo largo del día, lo que puede ser indicador de siesta.

Un resultado interesante, según la universidad, fue que algunos de los subtipos genéticos de ‘dormidores de siesta’ presentaron factores de riesgo para su salud cardiometabólica, como es tener obesidad abdominal y presión arterial elevada, aunque los científicos apuntan que sería necesario hacer una investigación más amplia en estas asociaciones para poder sacar conclusiones definitivas.

Además, según Garaulet, estos resultados se obtuvieron de una población inglesa, con genética y cultura diferente a la nuestra, por lo que es importante replicar los resultados en España antes de llegar a conclusiones y recomendaciones sobre siesta en nuestro país.

“Dormir la siesta es algo controvertido”, señala Hassan Saeed Dashti, del MGH y coautor de la investigación. Mientras que en algunos países en los que las siestas han sido siempre parte de su cultura -como es el caso de España- se está perdiendo el hábito; en otros, como en Estados Unidos, hay compañías que lo están promoviendo como método para mejorar la productividad.

En Argentina y Estados Unidos existe un Día Nacional de la Siesta. Foto EDH / Unsplash @jamie52

“Creímos que era importante intentar esclarecer los caminos biológicos que determinan por qué dormimos la siesta”, concluye. EFE

Datos importantes sobre la siesta, según la revista científica española Muy Interesante o estudios científicos retomados por la BBC:

*Investigadores estadounidenses revelaron que los niños de 3 a 5 años que duermen siestas recuerdan mejor las lecciones del preescolar.
*China y Japón incorporan la siesta en sus jornadas laborales, pero en varias culturas está mal visto dormir las horas que uno tiene que dormir. “El problema es que no sólo hay un desprecio contra la siesta si no con el sueño en general. Eso, pese a que dormir es tan importante como comer”, señaló el psicofisiólogo del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), Daniel Vigo.
*20 y 40 minutos es suficiente para inyectar de energía nuevamente a una persona que no logra un tiempo adecuado de descanso nocturno.
*En lugar de tomar una taza de café o té para combatir la somnolencia de la tarde, es mejor echarse una siesta rápida en su lugar. Diversos estudios sugieren que las personas que carecen de sueño tienen más probabilidades de consumir (e incluso abusar) de la cafeína en comparación con las personas que se sienten despiertas y ‘frescas’.
*Una siesta ayuda a mantener un peso saludable. Según la Universidad de Navarra (España), dormir menos de 5 horas diarias aumentaba el riesgo de obesidad; sin embargo, si añadíamos un tiempo de siesta diario, esta tendencia a la obesidad se convertía en una herramienta de mantenimiento de peso saludable.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 1 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones