SELECTA: 100 años de una pasión INTERNACIONAL: Caos en Afganistán POLÍTICA: Reformas a la Constitución NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador

¿Sabes cómo elegir el método anticonceptivo femenino más adecuado?

La inadecuada elección de un método anticonceptivo puede desencadenar efectos adversos, que pueden ser prevenidos con una consulta al ginecólogo.

Por H. Sermeño | Jul 21, 2021- 20:28

Imagen de carácter ilustrativo y no comercial / Shutterstock.com

Pensar en “el mejor“ método anticonceptivo en función de evitar un embarazo sería minimizar la importancia que tiene su elección. Pues aunque muchas veces no se está consciente de ello, su uso tiene un gran impacto en la salud de cada mujer por lo que es indispensable acudir a un experto.

La inadecuada elección de un método anticonceptivo puede desencadenar efectos adversos, según explica Alicia Navarrete, ginecóloga experta en obstetricia, infertilidad y ultrasonografía.

De ahí que sea pertinente realizar una anamnesis (historia clínica) y exploración básica que permitan ayudar a decidir el mejor método para cada caso concreto.

Lee también: Sentir dolor o “no tener ganas”: conoce qué es la disfunción sexual femenina

De acuerdo con la experta, principalmente los anticonceptivos hormonales pueden ocasionar efectos secundarios, entre ellos se identifican:

  • Sangrado leve o manchado intermenstrual, más frecuente con las píldoras de dosis continua o de ciclo extendido
  • Sensibilidad en las mamas
  • Presión arterial elevada
  • Dolores de cabeza
  • Náuseas
  • Hinchazón

“Algunos efectos secundarios, que comprenden náuseas, dolores de cabeza, sensibilidad en las mamas y sangrado intermenstrual, podrían disminuir con la toma continua“, indicó Navarrete.

Sin embargo en el caso de que una mujer esté utilizando las píldoras anticonceptivas combinadas podría aumentar el riesgo de padecer serias patologías como:

  • Coágulos sanguíneos en las piernas
  • Ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, sobre todo si fumas
  • Trastornos hepáticos
  • Enfermedad de la vesícula

Continúa leyendo: ¿Sabes qué es el hígado graso? Conoce qué lo desencadena y las consecuencias de no tratarlo

El método más adecuado

El método anticonceptivo más apropiado depende de la salud general de la persona, su edad, la frecuencia de la actividad sexual, el deseo de tener hijos en el futuro y los antecedentes familiares de determinadas enfermedades, según explica la ginecóloga.

Actualmente el mercado ofrece varias opciones de métodos anticonceptivos:

  • Anticoncepción reversible de larga duración
  • Métodos hormonales
  • Métodos de barrera
  • Anticonceptivos de emergencia
  • Esterilización

La experta recomienda su elección basándose en los siguientes aspectos:

Entre los 30 y los 40 años, el uso de un anticonceptivo adecuado es decisivo. En esta etapa, la mayoría de las mujeres se plantean la maternidad y, por tanto, su preocupación en anticoncepción no trata solo de prevenir los embarazos, sino también de decidir cuándo lo desean, el número de hijos que quieren tener y el momento en el que ya no desean tener más hijos.

Los métodos de barrera y los anticonceptivos hormonales orales o tópicos (píldora o anillo) son los preferidos por las mujeres que quieren plantearse un embarazo en un periodo de tiempo medio o corto, ya que pueden quedarse embarazadas inmediatamente después de dejar de usarlos.

Te puede interesar: ¿Estoy en una relación tóxica? Checa estas 7 señales de alerta

Para las mujeres que no desean tener más hijos, uno de los métodos anticonceptivos más recomendados por los ginecólogos es el DIU (un 15% de las mujeres de más de 35 años lo utilizan). Otra buena opción para las parejas que no desean tener más hijos son los métodos anticonceptivos irreversibles, es decir, la ligadura de trompas (en ellas) o la vasectomía (en ellos).

Navarrete también indica que se deben descartar contraindicaciones. Valorar factores de riesgo cardiovascular (sobre todo tabaco, obesidad, diabetes, dislipemias, hipertensión arterial) u otro tipo de patologías como migraña.

Oros aspectos a tomar en cuenta para una elección más adecuada son:

– Investigar antecedentes familiares de cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular o tromboembolismo venoso en familiares directos menores de 50 años.

– Conocer antecedentes patológicos y antecedentes obstétricos.

– También es útil conocer experiencias previas con distintos métodos.

– Control de tensión arterial.

– Control de peso, talla e índice de masa corporal (IMC).

– Inspección de piel (valorar hirsutismo, acné, etc.) y exploración mamaria.

 

Incidencia del aspecto psicológico

Aunque está claro que la mujer tiene muy marcada su etapa reproductiva, no se puede asumir que después de los 40 años o incluso en etapa de menopausia no hay posibilidades de embarazos.

Navarrete explica que a partir de los 40 años, muchas mujeres empiezan a abandonar el uso de métodos anticonceptivos porque consideran que ya no pueden quedar embarazadas. Sin embargo, recomienda pertinente un cambio de mentalidad.

“Las mujeres de más de 40 años constituyen uno de los principales grupos de riesgo de embarazos no deseados. Por esta razón, es importante concienciar acerca del uso adecuado de un método anticonceptivo también en la madurez, mientras no aparezca la menopausia. Además a esta edad pueden aparecer otras enfermedades que contraindiquen el uso de algún método“, señaló.

En este caso en particular, la ginecóloga Alicia recalcó que a partir de los 45 años es requisito realizar chequeos para determinación de glucosa, colesterol (en algunos casos será necesario conocer también sus fracciones) y triglicéridos; y basados en esos resultados elegir el método anticonceptivo.

Desafortunadamente existen factores culturales que contrarrestan la importancia de prestar mucha atención a propiciar una vida sexual saludable versus a los sentimientos de culpa, de prohibición y de vergüenza que pueden ser generados en una mujer interesada por informarse sobre las opciones de métodos anticonceptivos.

“La educación sexual ha tenido en el pasado únicamente un enfoque médico, en el cual se les enseña a los jóvenes los diferentes tipos de anticonceptivos y su eficacia a la hora de evitar embarazos no deseado o infecciones de transmisión sexual. Sin embargo con la educación sexual integral se ve la importancia de agregar otros componentes, como autoestima, capacidad de decisión, habilidades para no caer a la presión social, visualización de proyecto de vida“, argumenta la psicóloga y sexóloga clínica de Clínica Amaré, Iris Alarcón.

A la problemática de no acudir a un experto para elegir el método anticonceptivo más adecuado, también se puede sumar la incidencia que tiene la pareja; esto en relación a la planificación familiar.

Alarcón estima que para evitar eso es necesario “crear o reforzar las habilidades blandas (inteligencia emocional, toma de decisión, comunicación, autonomía, autoconocimiento, proyecto de vida, etc.) que son el eje fundamental y todas las áreas de la vida y en la salud sexual no es la excepción, para que la persona sea integra y coherente con lo piensa, siente y hace, dando el sentido de bienestar y empoderamiento“.

En función de una salud integral femenina, tanto la ginecóloga Navarrete como la psicóloga Alarcón recomiendan acercarse a un experto para disipar dudas y tener una salud sexual plena y relaciones de pareja armoniosas.

“Sea cual sea la edad y estilo de vida, hay un anticonceptivo adecuado para cada mujer. Deben conocer sobre sus opciones, consultar con el ginecólogo y escoger el que mejor se adapte a sus necesidades“, puntualizó la ginecóloga Alicia.

KEYWORDS

Anticonceptivos Mitos Mujer Psicología Redes Sociales Salud Salud Sexual Tabues Sexuales Trends Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad