¿Tu intestino es un campo de batalla? Recuperar la flora intestinal puede ser la solución

Muchas condiciones afectan directamente la salud de tu sistema digestivo. Cuando esto ocurra, reflexiona en tu estilo de vida. Un cambio de alimentación y un poco de ejercicio pueden hacer maravillas.

La salud de tu sistema digestivo es clave para disfrutar de un estilo de vida satisfactorio. Foto EDH / Shutterstock

Por Diana Orantes

Jun 19, 2020- 04:30

Hay muchas razones hoy en día para permitir que el estrés conduzca a estados de ánimo poco saludables; lo peor de todo es que la tensión se manifiesta en el cuerpo de muchas maneras, especialmente en la salud intestinal.

El sistema digestivo y la mente se encuentran íntimamente conectados a través del sistema nervioso y ciertas hormonas, así que todas las emociones positivas o negativas repercuten en el intestino.

Lee además: ¿Qué estás haciendo para tener una buena digestión?

Ese factor, sumado a una alimentación inadecuada, afecta la proliferación de bacterias malas y buenas llamada microbioma humano.

Según la Clínica Mayo, estas bacterias cubren cada centímetro del cuerpo de forma interna y externa. Curiosamente, el número de bacterias es casi el mismo que de células y la mayoría de ellas se alojan en la microbiota intestinal o flora intestinal.

Su función es metabolizar nutrientes y medicamentos, sostener el sistema inmunitario y mantener el buen funcionamiento de la estructura del tubo gastrointestinal.

Una alimentación adecuada beneficia a tu flora intestinal y a tu salud general. Foto EDH / Shutterstock

Cuando esta se altera o daña, se generan una serie de síntomas que debilitan el cuerpo.

El nutricionista Jestin Quiroz asegura que durante la pandemia han surgido muchos casos “donde el problema adjunto a la patología de base es gastrointestinal y cuyo malestar no se presentaba anteriormente, pero esto se atribuye a muchas variables”, asegura.

Las afectaciones pueden deberse a la falta de nutrientes en la ingesta de alimentos, el estrés, el excesivo consumo de azúcar, grasas saturadas, edulcorantes artificiales o productos tóxicos como el tabaco.

Te puede interesar: 5 beneficios del carao para la salud

Puede haber hinchazón y dolor abdominal sin causa aparente, gases con mal olor acrecentado, diarrea o estreñimiento y cólicos intestinales. Esto puede ser solo el principio de una enfermedad o infección más grave si no se trata a tiempo.

Quiroz explica que cada individuo tiene una microbiota única. “Es distinta una de la otra desde que nacemos hasta que llegamos a la adultez y todo dependerá del entorno en el que nos desarrollemos y de los hábitos”.

Conoce qué puedes hacer para recuperarla si sientes que tu intestino no da tregua. Aunque el remedio a veces sea consumir suplementos alimenticios en cápsulas, líquidos o en sobres, hay formas naturales de remediar las carencias bacterianas y que tu estómago se alivie.

La relajación y el yoga contribuyen a la salud de tu sistema digestivo. Invierte tiempo en ello. Foto EDH / Sofie Zbořilová en Pixabay

PROBIÓTICOS
Están presentes en alimentos y bebidas que han pasado por un proceso de fermentación natural. Los encuentras en el yogur sin aditivos, queso sin pasteurizar, pepinillos encurtidos o vinagre, verduras fermentadas y el kéfir.

PREBIÓTICOS
A diferencia de los probióticos, estos no son microorganismos vivos, son sustancias que están de manera natural en los alimentos y sirven como sustrato para las bacterias intestinales y probióticos. Incluye alimentos como el ajo, cebolla, puerro, cereales integrales, espárragos, legumbres, tubérculos, raíces y garbanzos.

Entérate: Combate el estrés en época de coronavirus con estos cinco tips

ALIMENTACIÓN ADECUADA
Contribuyen los ácidos grasos y Omega 3 —en pescados grasos, nueces, pavo, carne y huevos—, porque su ingesta está relacionada con el aumento de serotonina lo cual disminuye el riesgo de depresión. A eso se suma la ingesta de fibra y alimentos ricos en almidón resistente y que se encuentran en las frutas, verduras, legumbres, semillas, tubérculos y raíces.

RELAJACIÓN
La meditación y el yoga ayudan a llevar una vida tranquila para que los problemas afecten cada vez menos a las hormonas.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad