Los astronautas gemelos ayudaron a descubrir que el cuerpo humano puede rejuvenecer en el espacio

La NASA descubrió a través de un extraordinario estudio llamado “Twin Study” o "Estudio de los gemelos" los cambios que ocurren en el cuerpo humano tras permanecer un largo período de tiempo en el espacio.

Los investigadores observaron los efectos del viaje espacial en el cuerpo humano, comparando al astronauta retirado Scott Kelly mientras estaba en el espacio, con su hermano gemelo idéntico, el también astronauta retirado Mark Kelly, quien permaneció en la Tierra.

Por Estrella Burgos

Abr 12, 2019- 17:57

Finalmente la NASA publicó los resultados de un estudio en el que compararon minuciosamente la evolución de los astronautas retirados Scott y Mark Kelly de 52 años de edad.

El histórico “Estudio de los Gemelos” reunió a diez equipos de investigación de Estados Unidos para observar qué cambios fisiológicos, moleculares y cognitivos podrían ocurrir en un humano por la exposición a los peligros de los vuelos espaciales.

Las diferencias observadas en Scott durante su estancia en el espacio y después de su regreso proporcionan a la NASA importantes pistas sobre cómo mantener a los astronautas a salvo durante misiones más largas como la que planean realizar a Marte y más allá, para los años 2020 y 2030.

La NASA descubrió que Scott estaba mental, física y genéticamente tan sano como su hermano durante su estancia en el espacio, y que la gran mayoría de los pequeños cambios detectados en él (comparados consigo mismo antes de la misión) volvieron a la normalidad pasados seis meses.

Algunos de los resultados eran esperados, como la pérdida de densidad ósea, alteraciones en la microbiota, aumento en marcadores de inflamación y cambios en la estructura del globo ocular. Pero otros no tanto como el cambio en los telómeros.

Esto lo lograron comparando a Scott mientras estaba en el espacio, con su hermano gemelo idéntico Mark quien permaneció en la Tierra.

Los telómeros protegen nuestros cromosomas y se sabe que las longitudes de estos tienden a acortarse a medida que envejecemos; sin embargo, los factores del estilo de vida, el estrés y las exposiciones ambientales también pueden afectar la velocidad a la que se produce este acortamiento.

Pero en el caso de Scott, el estudio reveló que experimentó un cambio en la dinámica de la longitud de los telómeros durante el vuelo espacial y pocos días después del aterrizaje, es decir que se alargaron durante su estancia en el espacio.

La encargada del equipo que analizó los biomarcadores relacionados con la edad, Susan M. Bailey, de la Universidad estatal de Colorado, dijo que “fue realmente sorprendente” constatar que se produjo ese alargamiento y agregó que este cambio en los telómeros “no puede ser visto como una fuente de juventud, que haga que la gente espere vivir más cuando está en el espacio”.

Por otra parte, tras el regreso de Scott a la Tierra, sus telómeros sufrieron un rápido acortamiento, es decir que son más cortos ahora que antes de la misión, lo que podría aumentar el riesgo de un envejecimiento más rápido.

Cambios durante y después de la misión

El estudio de los gemelos demostró la resistencia y la solidez de cómo un cuerpo humano puede adaptarse a una multitud de cambios inducidos por el entorno de los vuelos espaciales.

Los investigadores encontraron que muchas de las respuestas observadas de Scott volvieron a los niveles de verificación previa al final del estudio. Estas incluían respuestas inmunes, cambios epigenéticos, bacterias intestinales, peso corporal y metabolitos séricos.

Pero algunos factores se vieron afectados solo después del aterrizaje. Estos incluyen algunos indicadores de inflamación y respuesta inmune y otros quedaron alterados al final del estudio, como el pequeño subconjunto de cambios en la expresión génica, dinámica de los telómeros, alteración del ADN, engrosamiento de la arteria carótida, cambios oculares y algunas funciones cognitivas.

Resultados para el bien de la humanidad

Los hallazgos del Estudio Twins se pueden usar para desarrollar nuevos tratamientos y medidas preventivas para los riesgos de salud relacionados con el estrés en la Tierra. Por ejemplo, la investigación de los telómeros puede mejorar los esfuerzos para mitigar los efectos del envejecimiento y la enfermedad, así como para la investigación sobre la lesión cerebral traumática.

Sin duda, las investigaciones en astronautas podrían brindar nuevas perspectivas sobre cómo los cambios en el cuerpo se relacionan con los factores de riesgo de enfermedades. Estas son solo algunas de las muchas formas en que la investigación sobre vuelos espaciales puede ayudar a la humanidad.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Prófugo y corrupto, así retratan a Mauricio Funes en caricaturas
Noticias Pandilleros de la MS afirman que han transformado su vida y están arrepentidos de su pasado violento
Noticias La sala VIP de los García, un espacio relajante y de comodidad antes de volar