¿Hace cuánto cambiaste (y lavaste) tus sábanas? Tu salud peligra si no lo haces con frecuencia

A simple vista quizá no lo notes, pero junto a ti pueden descansar ácaros, hongos, moho, partículas de caspa de tus mascotas y restos de maquillaje que podrían afectar tu salud. ¿Sabes hacer esta limpieza de forma adecuada?

La acumulación de suciedad en las sábanas puede agravar algunos problemas dermatológicos, como el acné. Foto EDH / Pixabay

Por Mireya Amaya

Jul 05, 2020- 12:11

Para muchos, la tarea de lavar la ropa no es la más agradable, y cuando se trata de las sábanas o cobertores mucho menos, sobre todo si debe hacerse a mano. De hecho, muchos lo hacen hasta que el cesto desborda de prendas o hasta que ya ni siquiera recuerdan cuándo fue la última vez que sintieron en su cama el olor de la ropa fragante y limpia.

La National Sleep Foundation de los Estados Unidos realizó una encuesta nacional en aquella nación, en la que el 91% afirmó que cambiaba sus sábanas cada dos semanas. Y aunque eso se toma como una regla general, para muchos expertos lo ideal son los lavados semanales, según indica una publicación del portal healthline.com.

LEE TAMBIÉN: ¿Sufres con el acné? Cuidado con los remedios que se sugieren en redes sociales

Si se analiza bien, en el resto de la casa y con el afán de mantener la pulcritud y limpieza, muchos están atentos a lavar cada plato que se vaya usando o a eliminar cualquier rastro de polvo de los muebles. Sin embargo por la noche caen rendidos sobre las sábanas con muchos días de uso, donde se han acumulado miles de células muertas, ácaros del polvo e incluso materia fecal si duermen desnudos.

De hecho, el lavado más frecuente de esta ropa es necesario cuando la persona padece asma, es alérgica o sensible al polvo. Lo mismo si padece alguna infección o una lesión que haga contacto con sus sábanas o almohadas, indica healthline.com.

La ropa de cama debe cambiarse cada semana y con más frecuencia si tu mascota duerme sobre esta. Foto EDH / Pixabay

Lo mismo deben considerar quienes sudan en exceso, comen en la cama, duermen con su mascota o los que duermen desnudos sin antes ducharse.

De lo contrario se exponen al contacto con hongos, bacterias, polen y caspa de animales, así como con secreciones corporales, sudor, grasa y células de la piel. Ello podría empeorar el acné en algunas personas o desencadenar en otras problemas de eccema y dermatitis de contacto además de agudizar los síntomas de asma y alergias.

TE PUEDE INTERESAR: 15 alimentos que te ayudan a fortalecer las defensas de tu cuerpo

“No lavar sus sábanas regularmente pone todo esto en contacto cercano con su piel durante varias horas seguidas mientras duerme”, dice. “Esto puede conducir a una variedad de problemas que van desde irritación de la piel hasta acné e incluso infecciones en el peor de los casos”, sostiene en una publicación de la revista digital Readers Digest, el doctor Joshua Zeichner, director de investigación cosmética y clínica en dermatología del Hospital Mount Sinai, de Nueva York.

¿Cuál es la forma adecuada? Lo mejor según los expertos es preferir los detergentes con poca o sin fragancia, y solo usar la cantidad recomendada. Además una investigación publicada en el Journal of Allergy & Clinical Immunology recomienda usar agua en la temperatura más alta sugerida en la etiqueta de cuidado. Así hay más probabilidades de matar la mayoría de los gérmenes, eliminar los ácaros del polvo y evitar que el polen se adhiera a la tela, finalizan.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad