Las insólitas enfermedades que podría revelarte un hipo persistente

Cuando el singulto (hipo) se prolonga por días o meses se genera un agotamiento extremo en el paciente. Muchos asocian la alimentación o los problemas gástricos con esta afección, pero cuando es crónica podría ser originada por neumonía, cáncer hepático y hasta tumores cerebrales.

Foto Por EDH-Shutterstock

Por Sara Castro

Ago 22, 2020- 19:40

El hipo podría considerarse una breve indisposición en la zona del diafragma; los pocos minutos que podría durar no significa un peligro. En efecto, la definición que realizan los médicos sobre esta afección es de “espasmos involuntarios y repetidos del diafragma seguido de cierres rápidos y ruidosos de la glotis, provocando el típico sonido de hic”. Nada que parezca grave.

Pero no todas las personas experimentan esos cortos episodios donde hay una contracción brusca e involuntaria del diafragma. Hay muchos casos donde el hipo ha durado 24 horas o, incluso, se ha prolongado por meses o años. Y un claro –y sorprendente ejemplo– de ello fue Charles Osbourne, el hombre que entró al Guinness Récord por haber sufrido hipo durante 69 años y nueve meses.

Esos casos extraños y poco frecuentes se denominan en la medicina como hipo persistente, intratable, refractario o rebelde.

Lógicamente, un cuadro con un hipo crónico derivará en una deteriorada calidad de vida, pues estas contracciones impiden comer y dormir, llevando al paciente a un agotamiento extremo.

Te podría interesar: Hombre estadounidense sufre derrame cerebral por estirar el cuello

Si el hipo pasajero puede ser provocado por algún tipo de comidas demasiado condimentadas, por comer en exceso o de forma rápida, por consumir bebidas carbonatadas o por acciones tan sencillas como reír en exceso o hablar; el considerado refractario tiene unas causas mucho más complicadas y que podrían alertar a enfermedades más graves.

De acuerdo con el portal de salud Manuales MSD, el diafragma también puede “irritarse debido a una neumonía, a una cirugía torácica o gástrica o a los productos de desecho que se acumulan en la sangre cuando existe una disfunción renal (uremia)”.

También las úlceras gástricas, la esofagitis o pancreatitis son enfermedades causantes de este tipo de hipo más complejo. Y en muy raras ocasiones este es originado cuando el centro respiratorio cerebral está afectada por un accidente cerebrovascular o un tumor cerebral. En caso de que esta sea la razón de esos sobresaltos respiratorios, los expertos afirman que puede ser muy difícil de detener y puede llegar a ser muy extenuante.

Foto ilustrativa. Foto EDH / Shutterstock

Padecer de este hipo crónico, claramente, llevará al paciente a consultarlo con urgencia, pero hay otros síntomas que lo acompañan que deben alertar, como dolor de cabeza, debilidad, entumecimiento y pérdida de equilibrio.

Las pruebas especializadas serán clave para ayudar a descifrar cuál es la verdadera causa de esta afección. Los expertos deberán hacer una rutina de laboratorio que incluya un ionograma y un video endoscopia alta; esta es importante porque puede revelar una esofagitis derivada de un reflujo. “También podría requerirse de una resonancia magnética cerebral y una tomografía de tórax antes de catalogar el hipo como primario”, señala el portal Intramed.com.

Lee: Sarcopenia, la enfermedad donde los músculos pierden su función durante la vejez

Conoce otras causas de un hipo intratable y, para aquellos más breves, algunos remedios que pueden aliviar estos espasmos.

Los mejores remedios para tratar un hipo que no es crónico:

– Inspirar profundamente y contener luego el aliento el máximo tiempo posible. Si el hipo cede, se aconseja soltar el aire lentamente y respirar luego muy superficialmente.

– Respirar en una bolsa de papel (no de otro material) para aumentar la concentración de CO2 en sangre y estimular así al centro respiratorio.

– Colocar 2 gotas de vinagre o éter en la nariz (este último no se podrá colocar con un gotero común por su baja tensión superficial; se utilizará una pequeña jeringa con una aguja muy fina).

– Tomar 2 vasos de agua helada sin respirar.

– Traccionar de la lengua.

– Tragar azúcar o hielo picado.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones