¿Por qué las mujeres sienten la obligación de depilarse?

Es un hábito que puede remontarse desde antes de la edad media, las razones han cambiado con el tiempo pero hoy en día está muy relacionado con el concepto de belleza. Sin embargo, cada vez menos mujeres le prestan atención.

Foto referencia

Por N. Hernández / Agencias

Jun 26, 2020- 12:02

¿Cada cuánto te depilas el vello púbico, las piernas o axilas? ¿Te incomoda el vello de tu rostro? ¿Tu belleza depende de la ausencia de vello en tu cuerpo? por mucho tiempo la depilación o el hecho de eliminar cabellos del cuerpo ha sido relacionado a un significante de clase, nociones de feminidad y con “el cuerpo ideal”.

Sin embargo, en la actualidad muchas campañas y famosas como Cameron Díaz, Lady Gaga y Miley Cyrus promueven la naturaleza del cabello en diferentes partes del cuerpo. Incluso, el movimiento llegó a ser tendencia en Instagram.

Por ejemplo, en la edición de septiembre de Harper’s Bazaar, la actriz Emily Ratajkowski posó con las axilas sin depilar, esto representó un giro de 180 grados para la publicación desde sus primeros mensajes contra el vello de las axilas. La youtuber Ingrid Nilsen y la artista Halsey también mostraron su vello corporal.

Pero, ¿de dónde viene la idea de depilación femenina?

“Esto ha sido profundamente estigmatizado, todavía lo es, y se le ha añadido un componente de vergüenza. (…) La eliminación del vello corporal es una de las pocas tradiciones estéticas que han pasado de ser una rutina de belleza a una higiénica”, explicó Heather Widdows, profesora de ética global en la Universidad de Birmingham de Gran Bretaña y autora de “Perfect Me: La belleza como un ideal ético”.

“Hoy, la mayoría de las mujeres sienten que deben depilarse. Como si no tuvieran otra opción. Hay algo profundamente cargado en eso, aunque las percepciones están cambiando lentamente”, agregó.

Hasta el siglo XX la eliminación del pelo en el cuerpo se estableció como un mandato para las mujeres, pero antes de esta época tanto hombres como mujeres acostumbraban depilarse.  en la Edad de Piedra.

En el antiguo Egipto, Grecia y el Imperio Romano se usaban conchas marinas, cera de abeja y otros métodos de depilación porque se creía que menos pelos era igual a mantener el cuerpo limpio. Además, en Roma lo asociaban con la clase porque entre más suave era la piel, más pura y superior era la persona.

Otro lugar que destaca respecto al tema es Persia donde se consideraba que la depilación de las cejas indicaba la edad adulta y edad para el matrimonio de las mujeres. En China, el vello corporal era considerado normal e incluso en la actualidad muchas mujeres enfrentan menos presión para rasurarse.

En muchos países de Asia no es muy común afeitarse el vello púbico, de hecho en Corea fue considerado un signo de fertilidad y salud sexual. A mediado de la década de 2010 algunas mujeres coreanas se sometieron a trasplantes de vello púbico para agregar más pelo en esa zona.

Durante la Edad Media en Europa las mujeres católicas dejaban crecer el vello como una muestra de feminidad, pero en el rostro era antiestético. Cuando Elizabeth I llegó al poder en 1558, puso de moda la depilación de cejas.

A finales del siglo XVIII las mujeres europeas y norteamericanas consideraban la depilación como esencial y a finales del siglo XIX las mujeres de ambos lados del Atlántico comenzaron a incluir la depilación como una parte integral de sus rutinas de belleza.

Fue hasta 1871 que el vello empezó a ser considerado poco femenino gracias al libro de Charles Darwin El Origen del hombre, según Plucked: A History of Hair Removal de Rebecca Herzig.

Esto porque la teoría de la selección natural de Darwin asociaba el vello corporal con “una ascendencia primitiva y un retorno atávico a formas anteriores y menos desarrolladas”, según Herzig, profesora de estudios de género y sexualidad en Bates College de Maine.

En contraposición, tener menos pelos en el cuerpo, sugirió el naturalista inglés, era una señal de ser más evolucionado y sexualmente atractivo.

Cuando se empezó a popularizar la teoría de Darwin muchos expertos médicos y científicos del siglo XIX relacionaron los vellos con una “inversión sexual, patología de la enfermedad, locura y violencia criminal”, según Herzig.

No obstante, el concepto fue aplicado a mujeres como un “control social de género” y se llegó a pensar que las mujeres debían de estar libres de vellos para ser consideradas dignas de atención y los vellos empezaron a vincularse con la vergüenza.

Ya en la década de 1900 las mujeres estadounidenses consideraban que una piel sin vellos era más femenina y eran considerados asquerosos; y la depilación de axilas se popularizó en las primeras décadas del siglo XX cuando se empezó a utilizar vestidos sin mangas.

En 1915, Harper’s Bazaar fue la primera revista para mujeres en publicar una campaña dedicada a la eliminación del pelo en las axilas (“una necesidad”, como fue descrita). Ese mismo año, la compañía de cuchillas de afeitar para hombres Gillette lanzó la primera afeitadora comercializada específicamente para mujeres, la Milady Décolletée. Su publicidad decía: “Una hermosa adición a la mesa de baño de Milady– y una que resuelve un problema personal vergonzoso”.

Los dobladillos cortos de las décadas de los 30 y 40, así como una escasez de medias de nylon durante la Segunda Guerra Mundial, implicó que más y más mujeres estadounidenses comenzaran a afeitarse las piernas también. Y la llegada del bikini a EE.UU. en 1946 también llevó a las empresas de afeitado y a las consumidoras a centrarse en recortar y moldear sus regiones inferiores.

En la década de 1950, cuando Playboy llegó a los puestos de diarios y revistas (su primer número salió en 1953), las mujeres ampliamente depiladas que promocionaban lencería establecieron un nuevo estándar de sensualidad. Para 1964, el 98% de las estadounidenses entre los 15 y 44 años se afeitaban regularmente las piernas. Las tiras de cera y la primera depilación láser también se estrenaron en ese momento, aunque esta última fue abandonada rápidamente por sus efectos dañinos en la piel antes de regresar al mercado décadas más tarde.

“Eliminar el vello corporal pasó de ser lo ‘esperado’ a imponerse como norma”, explicó Widdows. “Estar depiladas llegó a ser visto como la única forma ‘natural’ y limpia de presentar el cuerpo. Excepto que realmente no es así”, concluyó la experta.

Y tú, ¿qué opinas de la depilación femenina?

Te puede interesar

¿Por qué algunas partes del cuerpo tienen pelo y otras no?

Un grupo de científicos descubrió la razón, el mecanismo natural que el cuerpo humano tiene para bloquear el crecimiento de vello en determinadas partes del cuerpo.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad