¿Sufres con el acné? Cuidado con los remedios que se sugieren en redes sociales

Últimamente una ola de usuarios de distintas redes sociales ha compartido sugerencias de cómo lidiar con este trastorno de la piel, pero la mayoría de estas carece de un análisis clínico. Por ello, dos dermatólogas nos explican todo lo que debemos saber.

Para contrarrestar esta condición, es importante conocerla con la ayuda de un médico. Foto EDH / Shutterstock

Por Camila Domínguez

Jun 23, 2020- 08:28

Aunque hay tratamientos efectivos, el acné puede ser muy persistente. Y tal y como se enfatiza en el sitio de la Clínica Mayo, más allá de las cicatrices que puede heredar son importantes los daños emocionales que genera en algunas personas.

Para contrarrestarlo de forma eficaz, primero hay que tener claro en qué consiste este trastorno de la piel. El acné es una enfermedad de la glándula sebácea (la que produce sebo), en la que hay producción excesiva de grasa, una reacción inflamatoria y taponamiento del poro.

En lugar de generar una cantidad normal y sana de grasa que protege la piel, el acné comienza a ser un trastorno excesivo de creación de sebo.

Te puede interesar: El anisakis, un parásito de mar que puede llegar a tu cocina

Se da por lo general entre los 12 y 26 años; durante esa edad se denomina “acné púber” y luego de los 26 como “acné post púber”, según indica la dermatóloga guatemalteca Gabriela Juárez, quien tiene siete años de experiencia y es acreditada por el centro Inderma de Guatemala.

Esta condición es multifactorial y puede ser por causas internas y externas, entre ellas se encuentran: los cambios hormonales (que ocurren normalmente durante la adolescencia), el estrés, la alimentación y la genética. Esta última se da porque el tamaño de la glándula de sebo es hereditario, en algunas personas es más grande y por ello producen más sebo.

Otras causas comunes son usar productos que tapan el poro y cremas que contienen esteroides, pues, aunque veamos una mejoría, a largo plazo agravan el estado de la piel.

Antes de tratar tu acné debes saber qué tipo es y cómo afecta a tu organismo. Foto EDH / Kjerstin Michaela Haraldsen en Pixabay

¿Qué tipos de acné existen?

La dermatóloga María del Pilar Manrique diferencia el acné en cuatro niveles de severidad: leve, moderado, severo y muy severo.

Sin embargo, tanto la doctora Juárez como la doctora Manrique concuerdan en que hay muchos tipos de acné y no hay categorías que los engloben. Además, estos pueden estar asociados al síndrome de ovario poliquístico.

También puede clasificarse según el tipo de lesión que genera: si solo hay espinillas blancas o puntos negros es un acné comedónico, y si hay barros, es un acné inflamado. Asimismo, puede ser un acné papular, nodular o medicamentoso, entre otros.

La Clínica Mayo advierte que en los adultos mayores, la aparición repentina de acné grave puede indicar la presencia de una enfermedad preexistente.

Lee también: Extraña enfermedad en la piel de bebé provoca que sus padres lo abandonen en un hospital de Italia

¿Cómo tratarlo?

Seguro has escuchado del ácido salicílico y otros agentes útiles que combaten el acné. Pero, ¿de verdad sabes cómo tratar esta enfermedad?

La dermatóloga Manrique explica que ante un cuadro leve y moderado lo recomendable es iniciar la limpieza del rostro con un jabón suave, que limpie a profundidad y quite la grasa pero no seque la piel. Luego hay que aplicar una crema hidratante a base de exfoliantes suaves, como el ácido salicílico, glicólico o láctico.

También deben incluirse en la rutina los medicamentos secantes, como el peróxido de benzoilo y la clindamicina. Y, por último, usar un protector solar (esto es indispensable).

La doctora Juárez agrega que para tratar correctamente esta condición se deben usar retinoides (derivados de la Vitamina A). “Estos regulan la patología inicial, la enfermedad de la glándula”, explicó. Entre los más comunes se encuentran la tretinoína y el adapaleno, los cuales ayudarán a regular la secreción de la glándula sebácea y a liberar el poro tapado.

Aunque algunos remedios naturales pueden ser efectivos, siempre hay que consultar con un médico antes de aplicarlos. Foto EDH / Shutterstock

Hay que destacar que en casos más severos será necesario el uso de antibióticos, sin embargo, estos tienen que ser recetados por un médico.

Una duda muy frecuente entre quienes lo padecen es si se pueden usar ingredientes naturales para tratarlo. Sí y no.

La dermatóloga Gabriela Juárez aclara que esto dependerá del grado de severidad del acné, pues en casos graves se puede empeorar la condición. Pero si eres de esas personas que prefiere acudir a remedios naturales, te recomendamos usar el aloe vera o sábila, avena, manzanilla, barro marino, aguas termales, yogur natural y miel.

Entérte: ¿Eres de las personas que siente la necesidad de rascarse continuamente? Puede que tengas dermatilomanía

En cuanto a productos naturales tomados, opta por los probióticos, el aceite de pescado, el aceite de salmón y las vitaminas E, A y C. Todos estos tienen un efecto antiinflamatorio, lo que controla la aparición de brotes.

¿Qué debemos evitar?

Anteriormente habíamos mencionado que debe evitarse el uso de cremas a base de esteroides, pero también hay que procurar elegir maquillaje y productos no comedogénicos, es decir, los que no obstruyen el poro.

Ten cuidado con los productos de venta libre, pues podrías agravar tu condición. Foto EDH / Shutterstock

Otra recomendación es verificar, antes de adquirir los productos, que estos sean los más adecuados para un cutis con tendencia acneica, “oil free”, en gel o loción para que no recarguen la piel.

Lo que nunca debes colocar en tu rostro es bicarbonato de sodio y limón, ya que dicha mezcla puede provocar quemaduras y lastimarlo.

¿Y las manchas?

Cuando la condición ya está controlada, el siguiente paso es reducir y eliminar las cicatrices que suele heredar.

Los métodos más comunes dan protagonismo al uso de retinoides, terapias de láser, microdermoabrasión y peelings, ya sean caseros o clínicos. Con ello se busca regenerar la piel, para que se vaya contrayendo y mejorar así las cicatrices.

Conoce más: Lipedema y linfedema: más que enemigos estéticos

Los peelings caseros se realizan a partir de la aplicación de ácidos, como el salicílico, glicólico, málico o láctico.

La alimentación influye

Lo que comemos contribuye también a la generación del acné.

Cuida tu alimentación. No dejes de incluir frutas y verduras en tu dieta. Foto EDH / Archivo

Todos los alimentos que aumentan el índice glucémico, como la papa, el arroz blanco y el maní, se han relacionado con cambios metabólicos que producen más sebo. Los lácteos, por contener la hormona de la vaca, provocan un desbalance en nuestro cuerpo que puede dar como resultado la producción de acné.

Para saber si se trata de este trastorno dermatológico, debes identificar el comedón, que es el poro lleno de sebo característico de esta enfermedad.

Pero, sobre todo, recuerda que si bien puedes tratarlo en casa, lo más recomendable es acudir a un dermatólogo.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad