5 alergias extremadamente raras

Hay quienes no pueden tener contacto con el agua, para algunos la acción de tragar es un suplicio y otros podrían tener crisis asmáticas o cutáneas con un clima gélido. Conoce el poder de alérgenos poco comunes que, incluso, afectan considerablemente las rutinas de vida.

Foto Por EDH-Shutterstock

Por Sara Castro / Agencias

Nov 23, 2019- 21:00

Ácaros, polvo, pelo de animales, polen de plantas, medicamentos o ciertos alimentos son los alérgenos más comunes que desencadenan determinados malestares físicos.

El portal web oficial de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. define las alergias como “una reacción del sistema inmunitario hacia algo que no molesta a la mayoría de las demás personas. Y quienes las padecen, suelen ser sensibles a más de una cosa”.

Cuando el sistema inmunológico reacciona “de forma equivocada” ante ciertas cosas es cuando se producen reacciones inflamatorias que originan los síntomas típicos de la alergia: estornudos, goteo nasal, sarpullidos, edema (hinchazón) o problemas respiratorios.

Pero entre ese listado de alérgenos comunes también hay agentes menos conocidos, “pero igualmente capaces de desencadenar síntomas orgánicos muy desagradables y en ocasiones severos”.

Es acá donde muchos se podrían sorprender sobre la hipersensibilidad que causa la canela, el ajo, algunas secreciones e, incluso, el ejercicio o algunas estaciones climáticas. Sí, aunque parezca descabellado existen personas que no pueden tener contacto con estos elementos.

El doctor Sami Bahna, del Colegio Americano de Alergias, Asma e Inmunología (ACAAI, por sus siglas en inglés) en EE. UU., reveló a EFE Salud que las alergias a la canela, el ajo, la pimienta negra, la vainilla y otras especias afectan al tres por ciento de la población y pueden perjudicar considerablemente las actividades cotidianas.

En relación a las reacciones que sufre el cuerpo debido al ejercicio, se ha señalado que están estrechamente relacionadas a ciertos alimentos que se ingieren antes de una rutina deportiva.

Montserrat Fernández, doctora de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), detalló que para que una persona sea alérgica al ejercicio debe existir una “sensibilidad o predisposición previa al alimento tras la práctica de una actividad física”.

Así como hay sistemas inmunológicos que rechazan los elementos mencionados, existen otros que reaccionan de manera negativa a los vinos, a la henna, el oro, a los germicidas de conservantes, teléfonos móviles, las carnes, al sudor y a un extenso abanico de compuestos.
A continuación presentamos cinco alergias poco comunes, que pueden llegar a ser sorprendentes. Ha sido tal su impacto, que su investigación y profundización es imprescindible tras diagnósticos poco asertivos. Conócelas.

Frío: esta condición es tan extraña que en Europa Central afecta a una de cada 2,000 personas. La jefa de la unidad de Alergia del Hospital Universitario Río Hortega (España), Alicia Armentia, explicó que esta afección tiene un componente genético y otro ambiental. Las personas que la padecen presentan urticaria al contacto con el aire, agua y objetos fríos; otros llegan a sufrir asma o rinitis al respirar aire frío. Si pones un cubo de hielo en tu piel y tienes erupciones, puedes padecer: “urticaria a frigore”.

Termómetro que muestra la temperatura exterior de casi 37 grados centígrados bajo cero. Foto / EFE

Agua: ¿Te imaginas con ronchas o lesiones cutáneas cada vez que te bañas, tocas agua o estás bajo la lluvia? Esta alergia se llama urticaria acuagénica y la padecen alrededor de 35 personas en todo el mundo. En los diagnósticos más graves aparecen ampollas en la garganta al intentar beber agua o tés. La ciencia aún no ha determinado por qué sucede esta hipersensibilidad, sin embargo algunos expertos culpan al cromosoma 2q21. Esta enfermedad aparece en la pubertad y afecta más a las mujeres.

Foto Pixabay.

Tragar: según la ciencia, esta alergia es nueva, pues antes de 2007 aún se confundía con reflujo esofágico. Para quienes la padecen es un suplicio tragar los alimentos, porque cuando lo hacen se genera, inmediatamente, dolor torácico, molestias o vómitos. El especialista en gastroenterología infantil Enrique la Orden Izquierdo define la alergia como “una inflamación de la mucosa esofágica en la que participan las células típicamente asociadas a la alergia”. Algunos alimentos pueden desencadenarla, como la leche, el gluten o los huevos.

Foto EDH / Shutterstock

Secreciones: existen mujeres alérgicas al semen de su pareja y hombres sensibles a las secreciones vaginales. Este padecimiento también es difícil de diagnosticar porque se confunde con las infecciones por parásitos, bacterias o levaduras, “la diferencia es que, en el caso de las alergias sexuales, el malestar empieza por lo general entre cinco y 15 minutos después de la relación”, señaló el médico alemán Jürgen Brater. Más raro aún es la alergia al semen propio, conocida como síndrome post orgásmico.

Foto EDH / Shutterstock

Suelo: una catedrática de inmunopatología en la Universidad de Valladolid (España) describió un caso al portal El País de esta extraña patología. La experta explicó que un hombre que trabajaba puliendo el suelo de la universidad padecía de constantes gripes. Ella descubrió que los suelos que limpiaba parecían fósiles. Al consultar con expertos, se descubrió que esa área era un paleosuelo “compuesto de cientos de moluscos del Cretácico, llamados hippurites”. Con ello se confirmó que hay alérgenos que pueden permanecer vivos tras 80 millones de años.

Foto EDH / Shutterstock

Te recomendamos

Movistar Salen a la luz reveladoras imágenes de la hija de Lucero y Mijares, así se ve a sus 14 años
Movistar ¿Recuerdas a “Lady frijoles”? Tras ser deportada, ahora es presentadora de TV y emprendedora en Honduras
Movistar Fuertes revelaciones: Así es la vida de Melania Trump en la Casa Blanca

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad